1. El PP parece haber entrado en guerra abierta. De momento la aparente ganadora es Ayuso. Pero más bien hay otro que está presto a recoger las nueces del árbol sacudido: Feijoo.
  2. Aznar, Rajoy, Casado, Feijoo. No nos engañemos. Tanto monta, monta tanto. Son lo mismo: Masonería socialista e independentista.

Socialismo porque las medidas propuestas y puestas en práctica por el PP cuando ha estado en gobiernos central, regionales y locales es siempre lo mismo: desarrollo de las legislaciones plantadas por el PSOE (de los tributos a las leyes “históricas” pasando por educación y género al aborto, la promoción de los chiringuitos sociatas, anarquistas, LGTBI; inmigración, agenda 2030…).

Respecto al PP como partido encubiertamente independentista, ahí tenemos: del Pacto del Majestic -entre Aznar y Pujol- a las barrabasadas “indepes” de Feijóo, que tamiza su independentismo con el término “galleguista” (igual hacia Pujol en la década de 1980 y ABC le proclamaba español del año). Y que en diversas ocasiones ha manifestado que Galicia es una comunidad sin estado. Y que está desarrollando una copia del programa 2000 de Pujol. Y que pretende hacer desaparecer el español de la vida cotidiana de los gallegos. Y que últimamente ha lanzado sus  21 días cogalego e mais para obligar a los ciudadanos a utilizar sólo el gallego en todo ámbito, incluso en sus relaciones privadas y exterminar el nefando vicio de hablar español. ¿Han oído ustedes alguna amonestación por parte de algún dirigente del PP?

  1. Que Ayuso se está vendiendo -o la están vendiendo- como el mirlo blanco, la esperanza liberal del PP, la derecha fetén que baja impuestos: ¡oh, gracias por esquilmarnos un poco menos que el PSOE! Pero si escarbamos mínimamente vemos que tampoco hay mucha diferencia: ya en cuestiones como el aborto, leyes “históricas”, LGTBI, inmigración, educación, agenda 2030…

Es para mi es indubitable que el FEM y el Club no van a permitir que alguien que no sea de los suyos esté al frente del PP. Por eso hay que plantearse si realmente lo del PP es una crisis o un teatrillo para efectuar un recambio en la cúpula del Partido. Todo dirigido-ordenado por La Secta para detener la caída electoral del PP, frenar el alza de Vox y que todo siga igual.

  1. Vengo sosteniendo que el Régimen del 78 pivota sobre un partido único PSOE-PP que son socialistas y partidos masónicos (como el propio Régimen). Ahí están los dos en el “Foro La Toja” (un Bildelberg provinciano) defendiendo el statu quo político, acordando medidas keynesianas, repartiéndose las subvenciones (Sociedad Pública de Participaciones Industriales, los Fondos Europeos…).

Y si algo tiene alguno de liberal, pues la cosa no mejora porque el liberalismo igual que el socialismo son hijos de la masonería. Y recuerdo -a esos católicos peperos o votantes del PP- que el liberalismo igual que el socialismo están condenados de forma infalible por la Santa Iglesia Católica, por ejemplo: “Mirari vos”, “Syllabus” y “Quanta cura” o “De fide” (Concilio Vaticano I) a encíclicas -especialmente de León XIII- “Sobre la libertad humana”, “Sobre los males de la sociedad moderna”, “Sobre las sectas del Socialismo, Comunismo y Nihilismo”, “Sobre la Masonería”. Y nada de esto está anulado, abolido, derogado o invalidado.

El liberalismo y el socialismo no son más una cínica política parcializada de intereses particulares -de camarillas y de personas- que hacen pasar sus inmorales inclinaciones, ambiciones y afanes como lo necesariamente Bueno y el Bien Común. ¿A caso no es esto lo que hemos vimos durante años en las luchas entre los barones del PSOE? ¿A caso no es esto lo que vemos en la guerra civil del PP? ¿A caso no es esto lo que hemos estado viviendo en estas décadas de Régimen del 78?

A ver. En todas estas décadas ¿quién ha mirado por el Bien Común? Los partidos AP-PSOE ¿miraron por el Bien Común cuando se entregaron a las exigencias de la masonería a cambio de entrar en la Unión Económica Europea? Vimos como se destruían las riquezas de España: agricultura, ganadería, pesca, industria… y todo para poder publicitar el “ya somos europeos”. ¿Qué quedó? Apenas nada. Fue prácticamente un volver a empezar. De esto saben mucho los agricultores, los ganaderos, los pescadores. Y cuando por fin perecía que levantaban cabeza, vuelven a recibir nuevos zarpazos “Europeos” que los despedazan día a día. Y de aquella industria ¿qué queda? Nada. Eso sí, España se convirtió en un parque de atracciones veraniego, parque temático para los turistas y jubilados de la UE. Pero, ahora, hay “otros destinos” más baratos y golosos que están reventando el sector turístico español.

  1. ¿Qué queda dentro del masónico Régimen del 78? Vox. Lo primero, este régimen en descomposición es lo único que hay, es la pista de baile, es la orquesta y el tipo música. Por lo tanto, si queremos reformar las cosas, por pequeños que sean los cambios, hay que intentarlo desde dentro mientras sea legalmente posible. Esta es una de las razones por las que PSOE-PP quiere ilegalizar a VOX, porque sus propuestas de reformas (administrativas, territoriales, económicas, sociales, educativas, culturales, de la UE…) son una amenaza. Vox es una amenaza para los clanes y camarillas que detentan el poder local, regional y general y para sus redes de “chiringuitos”, porque pretende acabar -entre otras cosas- con los privilegios y exenciones, regalías y prebendas, grotescas asignaciones y subvenciones de lo que maman todos ellos, lo cual se resume en “abuso de poder”.
  2. Por todo esto, lo único que queda es Vox (y aquí).