El Rey Elefante, mucho, muchísimo antes de la astracanada de Sangenjo. Y Franco moribundia. Impresionante poro abierto: informe recién desclasificado de la CIA (los mayores narcos sobre la faz del planeta, utilizando siempre el espantajo anticomunista para manejar a su capricho a la ultraderecha europea). Acuerdo entre Juan Carlos I y Marruecos regalando el Sáhara Occidental, Ceuta, Melilla y Canarias. Principiando el sórdido sainete en 1975 y concluyendo en 2027.

Bozalistán se lo tiene bien merecido

Marruecos desde la venta del Sáhara, tenía pillado por los dídimos al Rey Elefante. La pérdida de nuestra provincia en territorio africano fue, recordemos, además de un soterrado y felón acuerdo, una venta "100 millones de pesetas pagados por Arabia Saudi". Memento, de nuevo, informe.

El pútrido Sin Mérito, memento, negoció también dar Lanzarote o Fuerteventura y aguas canarias a Marruecos  una vez “entregadas” Ceuta o Melilla a Marruecos. Ains, el citado informe de la CIA fechado el 6 de noviembre de 1975, jornada de arranque de la Marcha Verde, oh casualidad, y zascandileando por allí el sociata Enrique Mujica, y por los useños, claro, el genocida Kissinger, tan clave, cómo no, también, en la PLANDEMIA.

Perderemos Ceuta, Melilla y Canarias

Si se analiza con cierta perspectiva el presente se podría llegar a la conclusión de que el destino geopolítico de ¿ Las Afortunadas? con la (re)apertura del turismo marroquí ( y otros “turisteos”) desde Agadir a Dakhla (Villa Cisneros), tras la calandraca pangolínica, agregado al lucrativo negocio pesquero y portuario al norte de Mauritania estaría ya ABSOLUTAMENTE decidido porque su economía no dejaría de ser más que un satélite de la marroquí desde ese y señalado y fatídico 2027, año del inicio de “operaciones” del puerto Dakhla Atlantique, otra "casualidad". Juas. Rejuas. Puerto, por cierto, fidedigno calco del puerto Tánger Med. Curioso.

En la operación acordada con la CIA (que llevaba colonizando Bozalistán desde los años cincuenta, con Franco en plena y represora y "soberanista" forma), no solamente se pactó el abandono del Sáhara Occidental por parte de España, sino la cesión con el tiempo, de Ceuta y Melilla. Esta expansión del reino alauita, en consonancia sobre todo con Gringolandia, fue y será, sobre todo y en última instancia, a "costa del sacrificio de las Islas Canarias", mapa estratégico geopolítico mediante, diseñado con bastante anterioridad. Como dijimos más arribas, en los mismísimos albores de la transición/transacción/ traición.

Sin esta operación, en la que se produjo "un intercambio de intereses políticos internacionales" en plena década de los años setenta (con Franco todavía razonablemente sano y, sobre todo, plenamente consciente de la traición que se tramaba), hubiese sido prácticamente "imposible" que el Caza Elefantes hubiese alcanzado el trono de España. Y, consecuentemente, se hubiera implantado el cleptocrático y royuelero narcorrégimen del 78 (con su “sazonada” vuelta de tuerca cualitativa el 11-M de 2004)

…¿Y los españoles? ¿Reaccionarán? Juas. Rejuas. En fin.

https://www.cia.gov/readingroom/search/site/sahara