Cabe asumir, con carácter general en la Andalucía actual, que a la mayoría de los votantes les inspira la moderación. Ahora bien, si esto es así ¿cómo explicar la debacle de Ciudadanos que ha perdido sus 21 escaños y 540.000 votantes? ¿Será que han considerado que no es un partido “moderado”? La realidad es que esgrimir la mera moderación como eje del voto no parece explicar los resultados.

Hay otra razón a tener en cuenta: el hartazgo de la mayoría de andaluces ante la prepotencia y la corrupción del partido socialista y de la izquierda que les ha apoyado y calla. Los socialistas han gobernado en Andalucía durante casi 40 años, justo igual que Franco, pero han dejado una estela de nepotismo y corrupción indudable. Frente a ese hartazgo llegó en 2018 la oportunidad de una alternativa, lo que se logró mediante la investidura de Moreno Bonilla, gracias al apoyo de los 21 escaños de Cs y los 12 de VOX, el cual generosamente toleró quedarse fuera del gobierno e incluso ser marginado por PP y Cs, con tal de desmontar al PSOE de los ERE y de liberar a los votantes cautivos de los favoritismos del PSOE.

Durante estos cuatro años Moreno Bonilla ha hecho una gestión económica y social que ha sido percibida como buena por una mayoría de votantes, que han abandonado a Cs, por su falta de lealtad al PP en Murcia, Madrid y Castilla León, abortadas estas dos últimas mediante las convocatorias anticipadas de elecciones, y por el voto útil al PP por su experiencia como gestor.

En consecuencia, cabría destacar que el hartazgo de los gobiernos socialistas y de izquierda, la buena gestión y la utilidad del voto han sido probablemente las razones de la victoria de Moreno Bonilla y del PP. Llega ahora, tras su investidura, el momento de la verdad de la gestión, que la gran mayoría de andaluces espera que sea moderada y valiente, porque ambas cualidades no son antagónicas.

¿Fue un ejemplo de moderación la Transición del franquismo a la democracia? Pues habrá que mantener ese espíritu y derogar de inmediato la Ley de Memoria Histórica y Democrática que aprobó el Parlamento andaluz en 2017 y que ataca directamente al espíritu de Reconciliación de entonces.

¿Cabe considerar como actitud moderada denunciar toda corrupción y a la vez empezar con un borrón y cuenta nueva? Por supuesto que sí. Es muy razonable levantar las alfombras, saber la verdad y poner las cosas en su sitio, concediendo perdón a quienes se arrepientan. Lo que no puede ser es callarse ante un Zapatero que viene a Andalucía a decir que está orgulloso de Chaves y de Griñán y de sus equipos de corruptos. El PP cometería un error si se amilana, como le ocurrió a Rajoy ante la acusación que le hizo Sanchez de que era un “indecente”

Denunciar todas las corrupciones que haya habido en Andalucía está en manos de Moreno Bonilla. Si renuncia a hacerlo sería cómplice por omisión lo que es muy distinto de la moderación. Tampoco es moderación no querer saber nada de la grave corrupción de los cursos de Formación, que no pudo investigar la juez Ayala porque no se lo permitieron. Hay que retomar ese tema.

¿Cabe considerar moderación el evitar tomar posición ante temas tales como la inmigración ilegal o la “okupación” de viviendas, los grafitti,  etc.? Nada de eso. La buena gestión exige también enfrentarse a temas delicados.

¿Cabe considerar moderación el no enfrentarse a los adoctrinamientos educativos que promueve el gobierno de Sanchez o que ya estén instalados en Andalucía? Nada de eso. El ejemplo de Ayuso puede servir de referencia a Moreno Bonilla al respecto.

En suma, la auténtica moderación requiere combinar el orden con el progreso. Ambos deber ir de la mano. Optar por sólo uno de ellos no lleva a la armonía.

VOX, que es miembro de gobierno de coalición PP-VOX en Castilla y León, es un partido de confianza, pero también responsable. Por ello debería apoyar, mediante sus votos y sus propuestas constructivas, a que Moreno Bonilla realice una gestión excelente y moderada en todos los ámbitos económico, social y político.

En esa línea de cooperación, desde fuera del gobierno andaluz, VOX debería, con sus diputados y medios, planificar una actuación pedagógica constante ante la sociedad, para explicar cómo actuar con una moderación realista y clara a la vez que defiende la Libertad, la Justicia y la Fraternidad en nuestro marco Constitucional.

Viva Andalucía y viva España.