Pasen y vean. Otro puto y falsario circo. Simiesco y viruelero, dizque viruela del mono. Apurada síntesis. Un deletéreo e ilegítimo presidente del (des)gobierno. Una “sauna” gay. “Contagios” en un "cuarto oscuro". Un empresario del "ambiente" cuyo yerno es el citado primer ministro de Bozalistán. Una orden gubernativa mandando cerrar El Paraíso. Villana y Cortesana, vulgo Madrid, transformada en mercado de Wuham.  ¿Imposible que encaje? Pues... ENCAJA. Encaja la farsa, por supuesto. Como siempre. O casi siempre. Por ejemplo: 2019, la danesa Bavarian Nordic registra la vacuna Jynneos, contra viruela y viruela de mono. 2021: Kill Bill (Gates) rebuzna sobre  hipotético bioterrorismo con viruela en aeropuertos. 2022: extendiéndose paulatinamente por todo el planeta, cual principio del coronatimo,  brotes de la “rara y conocida” viruela de mono. Aten los cabos sueltos. Muy sencillo.

Simulacro viruelesco de la OMS, pasado año

Como bien comprenderán, estimados lectores de ECDE, toda astracanada (para oligofrénicos profundos, como acontece la presente humanidad), requiere de suculento simulacro. La viruela del mono, como no podía ser menos, ha tenido su representación previa. Tal la calandraca pangolínica, memento Evento 201.

El pasado año, el denominado Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante Pandemias de la OMS ( Organización Mafiosa contra la Salud), formado por expertuzos en " bioseguridad y salud pública", sic, puso en marcha una simulación de un juego de guerra “vírico” realizando a la sazón  predicciones y pronósticos y prospectivas varios ante lo que sobrevendría en el caso de que "agentes encubiertos" (terroristas biológicos, ellos mismos) liberaran una cepa de viruela del mono modificada genéticamente en laboratorio y, por supuesto, a prueba de vacunas ( siempre tan vinculadas a la masonería) contra la viruela.

No hace falta que les diga que en su despollante divertimento bélico presagiaron cifras: la muerte de 250 millones de seres humanos en todo el planeta. Sus programadas “plagas” (ora falsas ora reales), entonces.

Como el coronatimo, lo tenían planeado…desde 2001

Pero no fue tan solo el citado simulacro. En absoluto. Y siempre mintiendo, compulsiva y perennemente, no podía ser de otra forma: encubrimiento masivo desde que el mundo es mundo. Ejemplo a vuela teclado. Las vacunas no acabaron con la viruela (ni con la polio ni con ninguna enfermedad "vírica" o "bacteriana"). Los bioterroristas - es decir, los mundialistas de la despoblación - desencadenando su próxima guerra biológica…

..Y acaecieron más simulacros sobre viruela, por supuesto. Principiemos, chocante dato: muestras de una enfermedad presuntamente erradicada desde los ochenta son enviadas a dos centros “autorizados”: el Centro Estatal para las Investigaciones Virológicas y Biotecnológicas VECTOR (Koltsovo, región de Novosibirsk, Rusia) y en los CDC de Atlanta en Estados Unidos.

 

Y nutridas desinformaciones y "estudios" previos.  “Prefiguraciones” teatrales: el Congo, top. Teatros dentro del calderoniano Gran Teatro (y Mercado) del Mundo. Presagiando, pues. Por ejemplo, en noviembre del pasado año, en un laboratorio de una significativa pieza de FARMAFIA, Merck, se encontraron viales etiquetados como "viruela" ( ¿ pero no habíamos quedado que tan solo se hallaban “preservados” en los citados laboratorios de Rusia y Usa?).

 

La denominada Operación Invierno Oscuro (Dark Winter), entonces: se llevó a cabo como simulación de un ataque bioterrorista donde se esparcía la viruela por Oklahoma, Georgia y Pensilvania, en EEUU, entre el 22 y el 23 de junio de 2001. Tara O’Toole y Thomas Inglesby, del Johns Hopkins Center for Civilian Biodefense Strategies, y Randy Larsen y Mark DeMier, de Analytic Services, fueron los principales diseñadores y controladores del proyecto Dark Winter. Meses más tarde, sobrevino “casualmente” el autoatentado del 11- S, además de enviarse varias cartas con ántrax por toda Gringolandia. Viruela, pretexto "vírico". SMALLPOX BIOWAR, pues.

Bill Gates, cómo no, clave y “profeta” de la viruela

El Gran Profeta (de los cojones): Gates, obvio.  El maltusiano lenda merenda ha advertido en menudeadas ocasiones -con una inquietante sonrisa brotando de sus labios- que Yanquilandia (para iniciar) debería prepararse para un ataque terrorista de viruela. Por ejemplo, en los aeropuertos estadounidenses, tan obra maestra de Terry Gilliam: Doce Monos. Cuando Bill Gates lanza una “advertencia” de este tipo suele ser porque los genocidas globalistas están planeando llevarla, próxima e indubitablemente, a cabo.

El colega Gates, perejil de todas las salsas. Sin ir más lejos, el pasado San Isidro Labrador, crucial fecha, presunto inicio de la farsa viruelera, durante una entrevista promocional de su propio Mein Kampf, How to prevent the next pandemic ("Cómo prevenir la próxima pandemia"), "sentó cátedra" en la caja tonta del zurderío globalista. La CNN, claro (aquí en Bozalistán, La Sextapo).

El führer del Cuarto Reich vaticinaba en esa entrevista que "hasta que las 'vacunas' evolucionen, una dosis cada seis meses ofrece la mejor protección para los mayores de 50 años...". Memento Jacques Attali y su limpia de ancianos.

Apuntaba Gates, también, la primera decisión que muy probablemente tomará la OMS (Organización de Mata Sanos), en el atroz conciliábulo que "casualmente" se celebrará en la masónica Ginebra durante la próxima semana (del 22 al 28 de mayo de 2022). Allí se adoptarán, digamos, los estatutos de una suerte de Cuarto Reich (El hombre en el castillo, Philip K. Dick), brutal y global tiranía sanitaria, bautizada como "Tratado Internacional sobre Pandemias". Entre otras "joyitas", derrumbe de las soberanías: personales y nacionales.

Hoja de ruta de la tiranía sanitaria

Según los mafiosos de la ONU, los próximos pasos serían:

- Celebrar su segunda reunión en agosto de 2022 para discutir el “progreso” de un borrador de trabajo.

- Celebrar audiencias públicas para informar acerca de sus deliberaciones (Fecha por determinar).

- Entregar un informe a la 76.ª Asamblea Mundial de la Salud en 2023

- Presentar su resultado para su consideración por la 77ª Asamblea Mundial de la Salud en 2024.

…Satrapía sanitaria, sin más: 2024, cristalización. La semana entrante, perfilándose. Y España, fiel lacaya, siempre a la vanguardia. De las mentiras. BÉLICAS: "víricas" (preferible viruela a Marburgo, vinculado a la macabra 5-G). O ucranianas. O, sobre todo, climáticas, geoingeniería mediante. La próxima astracanada, más que probable. Antes de la bufonada Blue Beam, si llegase. En fin.