En Occidente es notoria la existencia de gobiernos apoyados en los medios generalistas de masas,  y que tienen el compromiso con los patrocinadores de esos medios para favorecer con sus políticas el lucro de los mismos, la agenda ideológica globalista y la destrucción de los valores nacionales.

Los gobiernos esbirros de los medios de masas aplican políticas y lanzan leyes que favorecen a los dueños de esos grupos mediáticos que en España poseen emporios como Atresmedia o Mediaset. A esos señores del dinero, técnicamente se los conoce como fondos de inversión o "fondos buitre".


Un ejemplo demostrativo del poder de la rapiña financiera sobre la política española fue el caso del desguace y venta del parque de viviendas sociales de Madrid. 1900 viviendas sociales protegidas construidas con el dinero de los impuestos de los madrileños fueron entregadas al  fondo buitre Blackstone a un precio irrisorio, muy por debajo del de mercado. La operación fue permitida y alentada por la entonces alcaldesa madrileña Ana Botella.


Una estrategia pactada por los grandes financieros y dirigentes gubernamentales globalistas es que un sector productivo sea destruido desde el poder político y preparar de este modo las condiciones necesarias para arruinarlo. Tras ello, vendrán los Fondos buitre para comprarlo a precio de saldo. En los tiempos que corren, ¿es éste el caso del sector hostelero español, así como del turístico, heridos de muerte por las insensatas y déspotas medidas de cierre y ahogo financiero decretadas por los gobiernos central y autonómicos? ¿Es el caso del sector primario español, dejado morir por inanición de ayudas, y por ninguna defensa internacional, por parte del gobierno socialista, que lo insulta cuando califica como “explotadores” a los agricultores o como “productos basura” al aceite de oliva y al jamón serrano?


En 2019 y 2020 Pedro Sánchez mantuvo reuniones a puerta cerrada con diez grandes grupos de inversores: Soros Fund Management, Zurich Insurance Group, Morgan Stanley, BC Partners, Mckinsey, Dow Corporate, City Group, Bank of America, Amchamspain  y Salesforce. No ha sido la única ocasión que Pedro Sánchez se reúne con fondos de "inversión”, hubo otras…


La primera tuvo lugar en septiembre 2018, dos meses después de reunirse con George Soros y unos meses después de llegar a La Moncloa. Con Sánchez tertuliaron Stephen Schwarzman (presidente de Blackstone); Brian Duperreault (consejero delegado de AIG), Dawn Fitzpatrick (Soros Fund), Colm Kelleher, director general de Morgan Stanley; André Collin y Phil Gramm, directivos de Lone Star; Ric Clark, presidente de Brookfield AM; Joshua Empson (Providence); Manuel Falcó (Citigroup); Mark Gallogly, cofundador de Centerbridge; Scott Bessent, responsable de inversiones de Key Square; Michael Silber socio en Nueva York de McKinsey y el fundador de Element Capital Jeff Talpins.

En enero de 2019, de nuevo se reunió con otros grupos de "inversión" aunque en esta ocasión le acompañaron empresarios españoles.


En septiembre del 2019, y aprovechando la visita a la Asamblea General de la ONU, Sánchez se reunió con "inversores" en el edificio 'The Paley Center for Media' (calle 52 con la 5ª Avenida). Estuvieron junto a él, Soros Fund Manager, BlackRock, Blackstone, Citigroup, Morgan Stanley, Altamar, Bridgewater Associates, Brookfield Asset Management, Centerbridge Partners, Global SWF, L Catterton Partners, Senator LP y Providence Equity.

Pedro Sánchez se ha reunido con lo más granado y vampirizador del mundo especulativo internacional. Recordemos que la primera de todas las reuniones con la alta finanza fue en la propia Moncloa y con el especulador George Soros, de la que muchas voces sostienen que recibió instrucciones precisas para arruinar los sectores más productivos de España y entregárselos en bandeja de plata a los Fondos buitre.


Los ciudadanos podemos tener la impresión de que los políticos de la oligarquía supracapitalista española dirigida por el PSOE, han vendido los sectores más productivos de España a los Fondos Buitre. Los asientos en los Consejos de Administración de estos Fondos de Inversión les acogerán con sumo agrado. El pueblo español está empezando a hartarse de las famosas “puertas giratorias” para políticos en las grandes empresas energéticas, y éstos atisban como los Fondos buitre y el enorme abasto de corporaciones e inversiones que manejan, les ofrecen asientos bien retribuidos y apartados de la mirada social.


Los medios generalistas, que en gran parte son tutelados por esos mismos Fondos buitre silencian estas evidencias, dados los millones que les regala el poder político a cambio de su complicidad.

Recordemos. El turismo, destruido y limitado, es sustituido por la invasión inmigratoria devaluadora de la imagen de España; el aceite de oliva y el jamón serán considerados 'productos basura' por el impulso del inefable Alberto Garzón, Ministro de Consumo; la industria automovilística del Diesel está siendo barrida por las políticas de “transición ecológica”; y las puertas de España son abiertas a los Fondos buitre comandados por George Soros y las grandes familias de la especulación occidental y china que están comprando barrios, polígonos, hectáreas y cadenas hoteleras a precio de saldo.

El mejor caldo de cultivo para devaluar una Nación, espantar su fortaleza y atraer a los carroñeros transnacionales es poseer un gobierno globalista pegado a la Agenda 2030 y que explota un clima social de anarquía y caos como el que estamos viviendo desde hace una semana.

El terremoto callejero de las turbas antifas esbirras de Pablo Hasél está haciendo el trabajo más fácil a la rapiña usurera deseosa de morder todavía más los limitados recursos de nuestra Patria.

Los 'antifascistas' que estos días incendian las calles y destrozan panaderías y tiendas, ponen la alfombra roja a la élite capitalista interesada en absorber las Patrias a bajo precio y en comprar nuestros recursos nacionales despojados al pueblo español. Los imbéciles y catetos esbirros de un rapero criminal son los mamporreros del gran capitalismo y los peores enemigos de los obreros de España. No sólo les destruyen los comercios, vehículos y calles sino que entregan la Patria –la única defensa del trabajador- al dominio de los mercaderes sin alma. Son los fieles mamporreros del “sistema” que dicen odiar…Payasos.