Cuando se hizo público el noviazgo entre el entonces Príncipe de Asturias y Heredero al Trono del Reino de España, D. Felipe de Borbón y Grecia, y Dña. Letizia Ortiz Rocasolano, entre las muchas novedades que ocuparon los medios de comunicación destacó especialmente el regalo que ella le hizo: un ejemplar rústico y comentado de El Príncipe de Maquiavelo.

Este Manual, junto al Enchiridion militis Christiani de Erasmo de Róterdam, es un clásico de referencia para todo Estratega, Diplomático y Gobernante de cualquier Nación de raíces cristianas y latinas, y en él se analiza desde la perspectiva de los clásicos romanos (Tito Livio, Cicerón, Séneca, Tertuliano) cómo permanecer con éxito, paz y prolongadamente en la Jefatura del Estado, sea éste, Reino o República.

No sabemos con certeza absoluta lo mucho o poco que el Rey Felipe VI ha acudido o acude a dicho libro, que a mi juicio tiene un valor práctico relativamente alto y puede ser ciertamente útil en determinados supuestos en lo que toca a los asuntos humanos del buen gobierno y las relaciones internacionales, pero podemos afirmar con certeza, a la luz de los acontecimientos, que lo prometido por Maquiavelo para todo aquel gobernante que siguiera sus consejos no se está cumpliendo en nuestro Jefe del Estado.

A pesar del tono tranquilizador, suave y, como suelen decir ahora, “conciliador” quedó evidente en el reciente Discurso Navideño, por sus gestos y lenguaje no verbal, que su Majestad está preocupado y con cierto grado de profunda inquietud por su futuro y el de España, tanto en el sentido de su Unidad como de la Soberanía Nacional, además de dar la impresión de verse atado de pies y manos por poderes internacionales de naturaleza globalista, sionista y empresarial del mercado farmacéutico y “sanitario” que en realidad son del Mercado de la Muerte: Eugenesia y Eutanasia, control demográfico, ideología lgtbi...

Desde El Correo de España, con todo el respeto, pero desde la lealtad a España, a la Fe Católica de la que es Hija y a nuestro Señor Jesucristo (al que estamos Consagrados por su bisabuelo en contra de lo que le ordenó la judeo-masonería de la época) junto a la Virgen Inmaculada, como Pueblo le pedimos que recuerde un Libro de las Sagradas Escrituras, que también es fuente de una Inteligencia mucho mayor que la de El Príncipe de Maquiavelo, el Libro del Profeta Daniel:

comentario-de-daniel-volume-11

  • Capítulo 2: Quién es el Soberano, Rey y Señor de Señores.
  • Capítulo 4: Lo que implica olvidar esto y apostar en nuestras propias fuerzas o inteligencia.
  • Capítulo 6: Los frutos de ser fiel y leal a Él y no confiar en los reyes de este mundo y en las alianzas con ellos.

Majestad, no pretendemos darle las conclusiones o lecciones de estas lecturas pues usted tiene la formación e inteligencia para comprender, sólo esperamos y pedimos a Dios Padre por medio de Jesucristo el Señor y de la Virgen María, a la que esta tierra de la que usted es Rey está Consagrada desde hace siglos, que tenga la determinación por la Fe Católica, renueve su Reinado y Monarquía en una Misa Tradicional como lo hicieron sus predecesores, y escoja el Buen Camino.

Salvando las diferencias particulares usted puede llegar a tener el apoyo y la adhesión que ha alcanzado el Pte. de los EEUU Donald J. Trump si da los pasos por Dios y lo explica al Pueblo de España que en el fondo nunca ha dejado de ser Tradicional y por lo tanto Monárquico y de Fe Católica. Haga a España Grande de nuevo.

Desde El Correo de España estamos a su disposición con lealtad y amor a usted, a la Institución, a España y a la Santa Fe Católica, y le decimos como el Profeta Daniel dijo al Rey Nabucodonosor de Babilonia y al Rey Ciro El Persa: “¡Rey para siempre vive!”. Amén.