La trama Púnica ha aflorado nuevas irregularidades en el Canal de Isabel II que afectan a la propia gestión de la mayor empresa pública de la Comunidad de Madrid. Documentos internos del Canal demuestran que el contrato que sirvió para pagar en negro la mejora de la reputación 'online' del expresidente autonómico Ignacio González fue adjudicado a la empresa que presentó la oferta más cara y que, posteriormente, se utilizaron los criterios técnicos del concurso para maquillar su victoria.

El contrato bajo sospecha, que está siendo investigado por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, salió a concurso en junio de 2014 y debía servir para sufragar la creación de un recorrido virtual y una web sobre el ciclo del tratamiento del agua, con atención especial a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) del Tajo. El precio máximo que se fijó para el proyecto fue de 340.000 euros más IVA. Según los pliegos, la oferta más barata sería la vencedora. De hecho, la licitación concedió el 70% de los puntos en juego a criterios puramente económicos y, el 30% restante, se decidiría en función de elementos técnicos.


FUENTE EL CONFIDENCIAL.COM...LEE EL ARTICULO COMPLETO