“Los países de Europa del Este tampoco suspiran por Occidente, ya no quieren copiar su sistema, sino seguir su propio camino cultural”, afirma el historiador francés Max-Erwan Gastineau en una entrevista con el informativo dominical de Kossuth Radio, publicada en Hirado.hu, sobre las diferencias fundamentales entre Europa Central y Occidente.

Señor Gastineau, hace unos días publicó un artículo en uno de los mayores periódicos franceses, Le Figaro, en el que escribía sobre la ley de pederastia húngara. No es la primera vez que defiende al gobierno húngaro. ¿Por qué siente la necesidad de explicar a Occidente el trasfondo de estas decisiones?

No es mi trabajo defender al gobierno húngaro, sino intentar explicar a Europa que hay dos Europas, histórica y culturalmente. No me gusta la arrogancia de Occidente, que piensa que la democracvixtoria occidental debe aplicarse en todas partes y que es la mejor democracia del mundo. Es como si quisiera hacernos creer que los europeos del Este no valen tanto como ellos. En primer lugar hay que conocer la historia de estos países, Polonia, Hungría, para entender por qué hacen esto o aquello. Por eso escribo sobre Hungría, porque creo que lo que hace Hungría es defender un modelo de sociedad que se basa en una crítica al liberalismo. Para mí, es una tesis muy interesante y está muy basada en la realidad, en la verdad. Nosotros, los franceses, en lugar de criticar, deberíamos tomar algunos de estos teoremas e integrar lo que Budapest critica en el caso de la Unión y de Occidente.

¿Y por qué le interesa este tipo de antiliberalismo?

Porque la gente de hoy tiende a confundir Europa con los valores liberales. Por supuesto, el liberalismo es una filosofía importante, los derechos humanos son importantes, todo se basa en el individuo, pero las sociedades, ya sea en Occidente o en Oriente, no se basan sólo en estos derechos. Tenemos tradiciones, historia, moral. Europa no sólo se basa en los derechos, en el individuo, sino también en la historia, en la cultura y en una unidad en la que se encuentra el cristianismo. Europa necesita los dos polos, los individuos y las comunidades sociales. Creo que todo esto puede convivir, el Occidente basado en los individuos y la estructura social conservadora de Europa Central.

Diecisiete de los 27 países que debatieron la ley de pederastia estuvieron en contra de Hungría y siete a favor. Entre estos últimos se encuentran Eslovaquia, Eslovenia, Polonia, la República Checa y Lituania. ¿No es una coincidencia?

No. Pero en Francia tampoco quieren entenderlo, aunque haya habido innumerables debates en la televisión. Aquí piensan que todo el mundo está de acuerdo con los valores de Bruselas, no se dan cuenta de que hay diferencias. No sólo entre Oriente y Occidente, sino también entre distintos países. Si observamos qué países estaban en contra de Hungría y cuáles a favor, vemos que hay una clara diferencia. Occidente tiene que darse cuenta de que la moral liberal que surgió en los años 60 y 70 no es tan fuerte en Oriente precisamente por sus tradiciones y su historia particular. Esto último tiende a descuidarse aquí en Occidente. Por eso necesitamos conocer la historia de los húngaros. Estoy seguro de que muchos de ustedes lucharon contra el comunismo con principios liberales, pero básicamente la sociedad es más bien conservadora. Esto es lo que escriben escritores centroeuropeos como el checo Kundera, muy famoso en Francia. Mientras que en Occidente, en 1968, se luchaba por cambiar la moral y desmantelar la sociedad, en Oriente, por el contrario, se construían comunidades y se preservaba el cristianismo, amenazado por el comunismo. En otras palabras, había dos Europas en el 68, igual que hay dos Europas ahora. Y, por supuesto, hay oposición y rivalidad entre ellas. Europa Central y Oriental quiere salvar a Europa, se siente amenazada y necesita ayuda para sobrevivir.

¿No comete Occidente el mismo error en Asia o África? ¿O en países árabes como Irak, donde la situación es peor que hace veinte años?

Sí, y escribí sobre esto en mi libro “Le noveau procès de l’Est”. En 1989, Estados Unidos y el mundo occidental creían que todos los pueblos del mundo estaban construidos sobre los mismos cimientos. Querían ver el mismo modelo en los Balcanes, en Europa Central, en Sudáfrica o en América Latina. Así fue hasta la llamada Primavera Árabe. Creíamos en la misma profecía, en la misma uniformidad. Esa época ha terminado. Creo que los países de Europa del Este tampoco suspiran por Occidente, ya no quieren copiar su sistema, sino seguir su propio camino cultural. Vemos lo mismo en otras partes del mundo, por ejemplo en Asia. China o Singapur siguen un modelo diferente. Creen, en gran parte debido a las enseñanzas de Confucio, que el mundo está formado por diferentes culturas y que podemos tener éxito sin adaptar el modelo occidental que intentaron imponer en los años 90.

¿Y quién cree que es más probable que entienda a quién? ¿De Oeste a Este o al revés?

No todo es blanco o negro, porque hay diferencias entre los países de Europa Central, hay debates, hay socialdemócratas, conservadores o liberales, igual que en Occidente. También en Francia se cree firmemente en la necesidad de defender las tradiciones francesas y europeas. Muchos franceses están en contra del multiculturalismo o de las familias arco-iris. Muchos no quieren inmigrantes que no sean capaces de integrarse. Y cada vez es más frecuente que el pueblo imponga su voluntad a los políticos. Esto ha ocurrido en Gran Bretaña, por ejemplo. Esperan la fuerza de la familia y el respeto a la tradición europea frente a la globalización.

¿Hay alguna posibilidad de que Emmanuel Macron entienda algún día lo que quiere Orbán?

No, no lo creo. Si lees sus discursos, sus debates, verás que Macron es un hombre de los años noventa del siglo pasado. Sigue creyendo que existe un consenso mundial sobre lo que es la democracia o los derechos humanos. No ha entendido que se trata de un pedazo de idealismo de Occidente. Algo más comenzó a suceder en los años noventa. Leí muchos discursos de Orbán, que mostraban que había mucho movimiento en el mundo. Huntington dijo lo mismo cuando habló del choque de civilizaciones. Tal vez Macron haya entendido todo eso, pero se aferra a las raíces de un viejo mundo. Y de estas raíces se hereda la tradición francesa, el espíritu francés o europeo. Se apoya en valores abstractos y trata de superar una Europa Central basada en tradiciones conservadoras. Por eso perdió las elecciones hace unos días. Es cierto que estos resultados también muestran que una gran parte de los franceses ha dado la espalda a la política. Esto toma la forma de ultraje físico al no votar. “¿Por qué debería ir?”, preguntan. Durante treinta años, los problemas han sido los mismos: El desempleo, la migración que lleva al comunitarismo, la islamización y luego el terrorismo. Están las antiguas regiones industriales abandonadas, el problema de la educación. Los políticos no han tenido una respuesta a esto durante mucho tiempo. Y si no lo hacen, ¿por qué elegirlos? Los franceses siguen interesados en la política, pero ven la incompetencia de los políticos, su incapacidad para resolver los problemas de la nación francesa.

Un joven historiador colega suyo, Thibaud Gibelin, ha escrito un libro titulado “Por qué Viktor Orbán juega y gana”. ¿Está usted de acuerdo?

Creo que Orbán es un político con talento que entiende lo que quiere el pueblo. Cuando participo en debates políticos en los medios de comunicación franceses y se le menciona, digo que no sólo es un político, no sólo un buen estratega, sino también un buen teórico. Pone en práctica lo que dice y eso es muy interesante para mí como historiador, estemos o no de acuerdo con él. Y ciertamente es uno de esos raros políticos que tiene una visión y la pone en práctica. Sí, Viktor Orbán está jugando y está ganando porque tiene una visión del mundo que es coherente con la visión del pueblo húngaro y, por extensión, con la visión de los pueblos de Europa. Y eso es un retorno a las naciones, la defensa de las culturas y tradiciones nacionales amenazadas, y la imagen de un Estado fuerte orientado a los intereses de la nación.