Un completo análisis de Olivier Bault, para Remix  News, de las opciones de Marine Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones francesas

Si hay algo en lo que la mayoría de los comentaristas parecen estar de acuerdo tras la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas es que, aunque el actual presidente Emmanuel Macron sigue siendo el favorito, nunca antes su rival Marine Le Pen había estado tan cerca de convertirse en presidente de Francia.

De hecho, de todos los candidatos que tenían posibilidades de llegar a la segunda vuelta, ella era la mejor situada, ya que la media de los sondeos de la semana pasada recopilados por The Telegraph la sitúan con un 47% frente al 53% de Emmanuel Macron en intención de voto para la segunda vuelta que se celebrará el 24 de febrero.

Si el populista e islamista Jean-Luc Mélanchon hubiera obtenido medio millón de votos más, Macron se impondría a él con un 58 por ciento de los votos frente al 42 por ciento de su rival. La siguiente rival potencial mejor situada era la candidata de centro-derecha Valérie Pécresse, que podía contar con el 36 por ciento de los votos en la segunda vuelta frente al 64 por ciento de Macron, y Éric Zemmour obtenía el 34 por ciento de las intenciones de voto frente al 66 por ciento de Emmanuel Macron.

El domingo por la noche, todos los sondeos publicados tras conocerse quiénes son los dos favoritos indicaban que la segunda vuelta sería una carrera reñida, y una encuesta de Ifop Fiducial publicada por los canales de televisión TF1 y LCI incluso situaba el resultado final dentro del margen de error, con sólo un 51 por ciento para Emmanuel Macron y un 49 por ciento para Marine Le Pen,  en un sondeo realizado por teléfono justo después de las 20 horas del día de las elecciones.

Dado que la mayoría de los votantes de Zemmour tienen intención de votar a Le Pen, son tanto los votantes de Mélenchon como los abstencionistas de la primera vuelta los que pueden marcar una gran diferencia. Según el mismo sondeo de Ifop-Fiducial, casi una cuarta parte del 22% que votó al candidato de izquierdas el 10 de abril tiene intención de optar por Le Pen el 24, a pesar de que Mélenchon ha pedido a sus votantes que no den ni un solo voto a Le Pen. Un tercio votará a Macron.

Muchos optarán por quedarse en casa el día de la votación. La razón es que el electorado de Mélenchon no sólo está formado por inmigrantes, por islamistas que lo ven como un idiota útil y por los jóvenes urbanos woke (Mélenchon tuvo, con diferencia, los mejores resultados en los barrios de inmigrantes y entre los votantes menores de 35 años), sino también por personas pertenecientes a la izquierda social tradicional que serán sensibles a la coherencia de Le Pen en su voluntad de mantener el generoso Estado del bienestar francés y de que el Estado desempeñe un papel más importante en la economía.

Para los estándares franceses, Le Pen es una social-conservadora, mientras que Macron es un liberal-progresista.

La izquierda social es el electorado al que Emmanuel Macron intenta dirigirse desde el lunes por la mañana, y una de las primeras cosas que hizo fue señalar su disposición a reconsiderar su plan de aumentar la edad de jubilación de 62 a 65 años. Después de cinco años como presidente, el presidente liberal y globalista de Francia difícilmente puede ser convincente en este terreno, y el peligro para Macron sería que demasiados votantes de izquierdas decidieran no votar en absoluto en la segunda vuelta de las elecciones o simplemente introducir en la urna un voto en blanco o nulo.

Aparte del 22% de Mélenchon -y el propio Mélenchon sólo ha pedido a sus votantes que no voten a Le Pen, quedándose corto a la hora de pedirles que voten a Macron-, hay cerca de un 10% de los votos repartidos entre candidatos de izquierda más pequeños, como el candidato de Los Verdes, Yannick Jadot, que obtuvo el domingo el 4,6% de los votos, y la candidata socialista Anne Hidalgo, que obtuvo un ridículo 1,75% ya que hablamos de la candidata de un partido que gobernó Francia en alternancia con el centro-derecha desde 1981 hasta 2017.

Los Verdes y el Partido Socialista no verán reembolsados sus gastos de campaña por el Estado, ya que los partidos necesitan obtener al menos el 5 por ciento de los votos para ser elegibles. Una humillación más para Hidalgo viene del hecho de haber obtenido el 2,1 por ciento en su ciudad de París, donde es alcaldesa desde 2014.

Esta elección se parece mucho al último clavo en el ataúd de los dos grandes partidos que se repartieron el poder en Francia durante décadas, ya que la candidata de Les Républicain (LR), Valérie Pécresse, sólo quedó quinta con el 4,8 por ciento de los votos. Esto significa que el partido de los ex presidentes Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy tampoco recibirán un reembolso, y Pécresse se vio obligada a enviar un dramático llamamiento a las donaciones el lunes por la mañana para cubrir esos gastos.

Según la encuesta mencionada anteriormente, aunque Pécresse dijo que votaría a Macron -lo que no es una sorpresa a pesar de su anterior giro a la derecha para apoyar su campaña presidencial, que muchos dudaron que fuera sincero-, el 35 por ciento de sus votantes tiene intención de votar a Le Pen y el 35 por ciento a Macron, con un 30 por ciento que no votará en absoluto el 24 de abril.

Además de ser más plausible al hablar con los menos pudientes, Marine Le Pen puede contar ahora con el apoyo de los dirigentes conservadores de derechas que se habían decantado por Zemmour, ya que no sólo el propio Éric Zemmour ha pedido el voto para ella, tras haber quedado en cuarto lugar con sólo el 7,1 por ciento de los votos, sino también la sobrina de Marine Le Pen, Marion Maréchal, y el líder del pequeño partido democristiano Via - La Voix du Peuple, Jean-Frédéric Poisson.

Otros, como el candidato presidencial gaullista Nicolas Dupont-Aignan (que obtuvo el 1,5 por ciento de los votos), así como Florian Philippot, que abandonó a Le Pen y creó su propio partido en 2017 y lideró la protesta contra la segregación sanitaria el año pasado, han dicho que votarían a Marine Le Pen, y una importante figura conservadora del partido LR de Pécresse, Éric Ciotti, también ha dicho que votaría contra Emmanuel Macron, aunque la línea oficial del centro-derecha es pedir a sus votantes que no voten a Le Pen, es decir, que voten a Macron o que opten por la abstención.

Incluso Macron tuvo que reconocer el lunes que el llamado "Frente Republicano", que significaba la alianza de todos los partidos contra Le Pen y su Agrupación Nacional (RN), está ya muerto y enterrado, y la mayoría de los comentaristas en Francia y en el extranjero coinciden en que ahora es posible una victoria de Le Pen. La división política en Francia parece estar ahora entre los globalistas, progresistas, multiculturalistas y eurofederalistas por un lado, y los "populistas" más conservadores al estilo de Orbán por el otro. Y si Macron no consigue movilizar a la izquierda a su favor, podría muy bien perder contra los que una vez llamó la "lepra" nacionalista y populista que se extiende por Europa".

De hecho, el programa político de Le Pen recuerda en muchos aspectos a las medidas adoptadas por los gobiernos conservadores de Hungría y Polonia, incluso con su promesa de celebrar un referéndum sobre la inmigración para sortear la oposición del Consejo Constitucional, así como la promesa de poner fin a la reagrupación familiar de los inmigrantes que viven en Francia, lo que inevitablemente provocará un conflicto con el Tribunal Constitucional francés y el tribunal administrativo superior del país, el Consejo de Estado, y también con el Tribunal de Justicia Europeo. No cabe duda de que su promesa de tramitar todos los procedimientos de asilo fuera de Francia también provocará conflictos similares.

En el ámbito de la economía y de las políticas familiares, Le Pen aboga por reducir los impuestos sobre la energía, e introducirá una exención del impuesto sobre la renta para todos los ciudadanos franceses menores de 30 años, con mayores exenciones fiscales para los padres de los niños y una duplicación de las prestaciones pagadas a las madres solteras, un aumento de las pensiones y su indexación a la inflación, la promesa de no aumentar la edad de jubilación (al contrario que Macron), nuevas inversiones en energía nuclear y en el sistema sanitario, así como una vuelta a los fundamentos en la educación con más clases de francés, historia y matemáticas en las escuelas, etc.

En cuanto a la política exterior de Francia, si Le Pen gana las elecciones del 24 de abril, probablemente se parecerá más a la de Hungría que a la de Polonia. En cuanto a las sanciones contra Rusia, Marine Le Pen apoya las sanciones existentes, pero se opone a cualquier embargo en el sector energético.

En el ámbito de la defensa, incluso antes de la invasión ucraniana, la candidata de RN prometió aumentar el gasto y centrarse en la dimensión nacional, con una prometida salida del Mando Integrado de la OTAN (lo que supondría una vuelta a la situación existente hasta 2009), un énfasis en la marina para proteger mejor los intereses y territorios de ultramar de Francia, el abandono de los programas de armamento franco-alemanes para futuros aviones de combate y tanques, y la promesa de renunciar a la idea de una defensa europea común dentro de las estructuras de la UE y centrarse en cambio en la cooperación bilateral con determinados países de la UE y de fuera de ella.