Hoy vamos a hacer referencia a esto de los aplausos a los sanitarios. Este medio social en el que vivimos todos está francamente derrumbado, no hay valores y probablemente no los vaya todavía a haber después de que termine la Pandemia del Coronavirus. La gente en general, no todos, no es consciente y está muy hipnotizada por todo este cuento de los aplausos. La mayoría se comporta como si estuviera unida pero la realidad es que no es así, parece que son como los perros que tiran al unisono del trineo pero no es verdad, tiran cada uno para un lado, hay intereses de grupo o núcleo, en donde la población vive dividida y en donde se han desvirtuado las premisas básicas que la humanidad, de la vida. La gente no puede ocuparse de sus padres o abuelos que lo dieron todo por ellos porque están muy liados con sus trabajos, hijos, placeres honestos y deshonestos, la gente está siempre muy ocupada y no tiene tiempo. 
 
En sintaxis hay en el medio social hipocresía y cobardía. En este mundo en donde se arroja una arma biológica (el Negocio Virus), para cambiarlo hace falta ser mas astutos que los que la inventaron. Los cambios verdaderos han de llegar de abajo a arriba y sino nada, de arriba no va a llegar nada. Solo migajas. El virus ha sido expandido en las zonas donde a ellos les conviene mayormente para que entremos en una situación como la Edad Media pero tecnológica. Cuando yo digo que voy manifestando un mensaje, ahí no me importa que me difamen, que no lo apoyen, que no les interese, porque yo no busco el reconocimiento de los demás, yo lo doy como un "remedio casero" y habrá solo por el momento una poquita gente que le resuene.