En Ucrania se hunde todo el frente: desde Avdiivka hasta Liman, Svetlodarsk-Popansnaya-Zolote, Severodonetsk-Rubeznoye y hacia el sur el sector Artyomovsk-Pavlohrad-Dnipro, Donetsk-Zaporiyia y Zaporiyia-Dnipro. El ejército ucraniano está deslavazado. El mando militar da ordenes que o bien no se pueden cumplir o son irreales, mientras que el mando político vive en un universo inexistente. No es de extrañar que Unidades ucranianas enteras se estén rindiendo y los soldados deserten en grupo. Sirva de ejemplo este video (pelotón del 3er batallón de la brigada 115). Los soldados exponen que el mando los está enviando a una muerte segura, que no tienen ningún tipo de cobertura, que se niegan a cumplir las ordenes, se niegan ir a la batalla y se rinden. Y no es un caso aislado, es la norma. Cada vez son más las unidades militares que han perdido respeto al mando militar y político y el miedo a ser fusilados en el acto. Graban y publican videos explicando la situación real y diciendo que se niegan a continuar luchando. Aquí otro ejemplo (batallón 13 de la brigada 58 acusa a Zelenski de utilizarlos como carne de cañón). De hecho, la situación es tan grave que Zelenski ha ordenado a los comandantes disparar a sus oficiales y suboficiales que pongan en duda las ordenes. El gobierno Zelenski ha presentado al parlamento el proyecto de ley que ampare estas acciones de los comandantes.

El gobierno Biden comienza a encajar la realidad de su derrota. Reconoce que el proyecto de ofensiva general ucraniana (es decir, norteamericana) poniendo sobre el terreno 40.000 hombres es irreal. No hay de dónde sacar tal contingente humano y Estados Unidos se está quedando sin reserva de material. El gobierno useño se plantea seriamente que quizá ha llegado el momento de la paz. De hecho, los medios de comunicación norteamericanos han comenzado a cambiar el discurso. Ante este viraje norteamericano la Unión Europea no ha tardado en reconocer que se le están acabando las existencias militares (J. Borrel, 23 de mayo). De tal manera han comenzado movimientos diplomáticos serios. El general Mark Milley -jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU- confirmó el día 23 que el gobierno norteamericano ha reanudado los contactos con Rusia. Tres serían los objetivos: hacer llegar serias propuestas de paz, impedir la destrucción de Ucrania como estado y evitar una escalada que podría llevar a una guerra directa (nuclear) con Rusia.

Respecto al primer objetivo: hacer llegar serias propuestas de paz. Ya hay una propuesta norteamericana sobre la mesa: dar a Rusia 5 Oblast (Crimea, Jerson, Zaporozhie, Donetsk y Lugansk). Pero esta propuesta llega tarde porque en el campo militar la situación ahora es otra distinta: Dnipro, Odessa, Poltava y Jarkov van a caer junto con Mykolaiv, Summy, Chernikov. Y si no hay una negociación seria (con Estados Unidos que es quien dirige la guerra) junto con un alto el fuego, el avance ruso continuará. Luego es el momento de que esta propuesta norteamericana incluya estos territorios, antes de que se pierda Ucrania entera. Mientras tanto Lloyd Austin insiste en que Estados Unidos ayudará a Ucrania "hasta el final". Es decir, que Estados Unidos hará la guerra a Rusia hasta la destrucción de Ucrania. Los Estados de la UE también comienzan a elevar al gobierno Putin sus propuestas de paz. Italia ha enviado una propuesta y Andrei Rudenk -ministro de exteriores- respondió el día 23 de mayo que “lo estamos estudiando” y que dará una respuesta.

En relación al segundo y tercer objetivo: impedir la destrucción de Ucrania como estado y evitar la extensión de la guerra. El gobierno Biden asume que -como mínimo- Crimea, Donetsk y Lugansk ya están vinculadas a Rusia y si la guerra continua muy posiblemente todo el este del Dnieper quedará sujeto a Rusia. Pero la cuestión es ¿qué pasa con el oeste del Dnieper? Se barajan dos posibilidades: una, la continuidad de Ucrania como estado controlado por Estados Unidos; dos, que también el oeste desaparezca y caiga en manos de Polonia. Y ésta es la cuestión.

Polonia está presionando para una intervención directa de la OTAN sobre el oeste de Ucrania. De hecho, Polonia es el país que más ha insistido en que la OTAN debe intervenir directamente en la guerra. Y resulta que desde la parte polaca se están realizando provocaciones fronterizas en Bielorrusia: soldados polacos traspasan la frontera, lo que puede acabar en una respuesta de la guardia fronteriza bielorrusa (video de puesto de control, Kozlovichi). Por lo tanto, hay una posibilidad muy real de que salte la chispa entre Polonia y Bielorrusia, situación que sería aprovechada por Polonia para intervenir en el oeste de Ucrania y, además, la OTAN quedaría directamente implicada. ¿cuál puede ser el interés de Polonia para intervenir directamente en Ucrania? Sencillamente, en Polonia cada vez hay más voces para recuperar la Galitzia (la actual Ucrania occidental con ciudades principales como Leópolis, Ternopil y Frankivsk). Dice el refrán: “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Ahora bien, una intervención directa de tropas polacas sobre territorio ucraniano implicaría directamente a la OTAN, con lo que se daría el paso importante hacia la tercera guerra mundial.

Mientras tanto Zelenski vive en su universo onírico bailando a yenka internacional: Zelenski abrió el Foro Económico Mundial. Ese Siniestro Foro que reúne a los totalitarios comunista que controlan los gobiernos de Occidente, los manipulan, los hace caer y destruyen países, ponen en marcha crisis económicas, inventan plandemias, promueven migraciones masivas y siembran división y quiebra allá por donde pasan. Allí están von der Leyen y Merkel acompañadas de Xi Jinping, y Tedros con su inseparable Fauci, más las “banqueras” Lagarde y Georgieva, y tantos otros que en un mundo decente deberían estar todos ellos detenidos. Y no olvido al perverso Klaus Schwab, quien dio la bienvenida a Zelenski.