El Instituto de Política Social recalca que la educación pública es para las familias con menos poder adquisitivo mientras que la educación concertada es para familias de clase media /alta y el gobierno quiere imponer una clase social, olvidándose que efectivamente existen las clases sociales y es una realidad innegable.

El Instituto de Política Social, denuncia que la Ministra Celaá quiere jugar al modelo de clases sociales, aparentemente trabajando por la clase obrera o baja, mientras que la realidad es que quiere imponer un único modelo ideológico y de enseñanza, sin contar con la opinión de los padres. “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”, es decir, lo que los políticos de turno quieran sin la opinión de los padres, verdaderos educadores.

El Instituto de Política Social Española ha denunciado esta mañana que la Ley Celaá, es una ley clasista, cuyo objetivo no es otro sino demostrar que la clase obrera vuelve a ganar, cuando la realidad es que según el Instituto, esa clase obrera es inexistente, ya que es la propia Celaá la que determina e impone el modelo ideológico sin la opinión del pueblo.

El presidente del Instituto de Política Social, Pablo Hertfelder García-Conde, ha señalado que la Ministra Celaá está jugando con las familias y con los propios profesores de la escuela concertada y de educación especial. Así mismo ha señalado que las movilizaciones sociales son necesarias para demostrarle a la Ministra y al gobierno, que con los hijos no se hace política.

No queremos que con nuestros hijos se haga política, hace más de diez años, yo fui objetor a la asignatura educación para la ciudadanía, la LOMLOE es muchísimo peor que la LOE, esta ley quiere privar en la totalidad la libertad de los padres, educadores y coaccionar las mentes de los escolares, creando confusión y muchas veces poniendo en duda razones tan existenciales como qué es lo que uno aporta en el mundo, la ley Celaá supone un atropello hacia las escuelas con personas discapacitadas, es un insulto grave hacia sus familias y hacia ellas” Señala el presidente del Instituto, Pablo Hertfelder García

Por su parte la entidad ha recordado el derecho incuestionable como es el de la educación libre, plural e inclusiva, haciendo especial hincapié en la necesidad de mantener las escuelas especiales abiertas.

“El comunismo siempre ha tenido dos líneas estratégicas muy claras, crear el caos, sembrar la ruina y mantener el país en mínimos, eso es lo que se nos viene encima, es necesaria la presión social para demostrar al gobierno que con nuestros hijos no se hace política y mucho menos se atenta contra la libertad de los padres y educadores” Explica Hertfelder García-Conde.

El Instituto recuerda que las leyes están para mejorar el país, estabilizarlo, pero sentencia que España, suspende en políticas sociales y en atención a las familias. Matizan que esto no es una lucha contra la pública, sino una lucha por la concertada y la educación especial.