[Oigan, en el país de la libertad de expresión, si eso fuese cierto que lo había retuiteado, ¿algún problema por ello? ¿En serio esto es el problema de este país?]

En los estados laicistas actuales, que tanto se vanaglorian de su laicismo, hay sin embargo un dogma: la vacunación covid (sabemos que ni es vacuna propiamente, ni tampoco puede ser contra lo que no se conoce suficiente). El que se atreve levantar la voz, tan siquiera de cierta sospecha, en contra de esta campaña, enseguida es tildado con varios atributos bien peyorativos. Y que quede en eso.

Los políticos se vacunan – no sabemos si es cierto, pero se hacen fotos apoyando el proyecto -, hasta algún obispo se vacuna antes de tiempo, para luego pedir perdón por ello, por haberse adelantado. Otra propaganda más para invitar al proceso.

Bergoglio no para un día sí y otro no, a hacer propaganda a tutiplén. Los musulmanes responsables de la Meca no permiten ir allí sin haberse puesto la vacuna. Algún que otro rabino en Israel diciendo que la vacuna es “un ángel de Dios”, invitando a lo mismo. Todos compinchados para servir a un orden mundial ya viejo.

Por eso, es raro oír la voz de algún responsable político que ponga pegas a toda esta presentación, o una especie de teatro, podemos decirlo claramente. Así es el caso de la nueva consejera de Educación y Cultura en Murcia, María Isabel Campuzano. En la extensa entrevista que le hicieron en El Español, no dio ni un paso atrás, ni se vino con milongas:

 “Usted llegó a poner en duda la efectividad que tiene la vacuna contra el coronavirus en la Asamblea Regional. ¿La nueva consejera se inoculará la dosis cuando le toque?

- Yo opino que se sabe poco, que me gustaría tener más información y vemos algunas informaciones que nos llegan de medios de comunicación sobre países donde se paraliza la vacunación. Creo que podemos plantearnos serias dudas sobre su validez y su riesgo. Yo no me la voy a poner.

- ¿Es usted negacionista?

- Mi marido casi se muere de Covid: se contagió el 8 de marzo en el acto que celebró Vox en Vistalegre y estuvo ingresado muy grave durante dos semanas en el Hospital Morales Meseguer de Murcia. Entonces, cómo voy a ser negacionista, lo que yo digo siempre es que soy ‘preguntacionista’. Lo que pasa es que aquí, si preguntas, te tachan de negacionista. A mi marido se lo llevaron en una ambulancia y si no llega a sobrevivir, a mí me habrían traído un tarro con sus cenizas. No le habría vuelto a ver jamás. Y aquí nadie me decía nada ni respondía a mis preguntas. Luego resulta que se estaba muriendo de los tratamientos que le ponían, hasta que los italianos empezaron a hacer las autopsias y determinaron que había que cambiar los tratamientos por cortisona. Entonces determinaron que a mi marido le tenían que poner cortisona y a los tres días ya estaba en mi casa.”

Esta señora fue expulsada de VOX, con otros dos diputados regionales, por diferencias con la cúpula nacional por el tema de la gestión del partido en Murcia. El asunto parece estar en la justicia ordinaria, de lo cual no conozco el resultado. Pero ese no es el tema aquí, sino su inhabitual valentía para afrontar prácticamente un dogma no declarado (no obstante de facto aplicado) del covid. Especialmente es raro ver esto en algún político de la “derecha”, digamos, porque ellos suelen ocuparse de los asuntos económicos, dejando lo ideológico para la izquierda, confirmando posteriormente los pasos que la izquierda va marcando.

Pues bien, parece aquí un punto de inflexión, algo de aíre fresco, y alguien que parece usar la cabeza. Mabel no pide perdón por vivir y opinar, y eso es algo que promete.

Los partidos políticos actúan a veces como si fueran sectas. Lo que viene del punto más alto, se cumple y punto. Pues mal vamos, entonces. Pienso que lo mejor que puede hacer VOX es hablar con estas tres personas. Y con Alejandro Vélez de Badajoz, de paso.

Porque que lo piensen bien: igual que VOX va a enterrar al PP debido a su pereza, y este último partido va a desaparecer del mapa político español en cuestión de pocos años, si VOX no escucha voces que hablan con sentido, y también con el ala patriótica del partido, no podrá aglutinar o siquiera colaborar con el necesario bloque patriótico que por la necesidad se formará en España, igual que en tantos otros países europeos.