A la "Macarena de Salobreña" se le ha quedado un regusto amargo en la comisura de los labios, en la noche electoral ya que IV años después de estrenarse en el palacio barroco de San Telmo. Vox obtuvo en el año 2018 con el cabeza de lista, el Juez Francisco Serrano, 12 diputados.

Con la Señora Olona de cabeza de lista y con las aspiraciones truncadas de ser vicepresidenta. La Virgen de la Macarena solo obtuvo II diputados más en el parlamento andaluz, resultados absolutamente insignificantes a ojos del espectador.

El partido popular de un tibio y melifluo: Juanma Moreno se alzó con 58 diputados, superando la mayoría absoluta que se halla con 55 diputados.

Ciudadanos con un Juan Marín que lejos de cocinar encuestas adulteradas como hace Tezanos se ha convertido en primera fuerza extraparlamentaria. Con un partido supeditado a la opulencia europea (Psoe) que va en declive con un Juan Espadas que se le ha vencido la espada de Damocles en su tez, obteniendo un pésimo resultado de 33 diputados autonómicos.

La izquierda andalucista de Teresa Rodríguez que se presentó al segundo debate junto con el resto de los candidatos vestida de andalucista emulando al mito de la transición (Blas de Infante) un chovinista aldeano que pretendía emular y encarnar, llevando a la práctica a Sabino Arana.

Por último cabe destacar a la candidata de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto que consiguió rascar V diputados con los que relajar posaderas, lo que es de Justicia valorar es el 46% de abstención que optaron por hacer mutis por el foro y se marcaron un "Andaluces desmarcaos"

La metrópoli de Andalucía y el conjunto de sus compatriotas está hastiado de ver grotescos y dantescos espectáculos bochornosos y se decantaron por un Gazpacho y un salmorejo electoral ya que el exceso de democracia, produce acidez electoral y deriva en el virus electoral tan latente y letal aún más que la plandemia.

Vox, debería de realizar de inmediato un ejercicio de autocrítica y ver en lo que ha errado ya que cuando el éxito electoral se acaba, la antesala es el preludio y ha sido en territorio almohade, pero puede ser perfectamente extrapolable a unas elecciones generales o a otros puntos geográficos del mapa de la piel de toro.

La pelea de barro y lodazal electoral la llevaron "Elketra Olona" que su disfraz de andaluza folclórica me recordó al de bellas señoritas que bajan en Canoa hasta arribar a Dodge City para alegrar la vista a los vaqueros fatigados.

Mientras que Hebe Rodríguez vive en una izquierda fucsia, aburguesada y pueril centrando su programa electoral en Onán y en la perversión sistemática a niños de temprana edad, un progresismo que desprende hedor a detritus moral con cargas virales sarracenas.

En este sainete de truhanes llamado democracia el que ha cumplido su sueño húmedo de gobernar en solitario y a dos manos ha sido: Juan Manuel Moreno Bonilla que puede prescindir de Olona y al igual que la partitocracia entera derretirse a elogios de la bastarda Agenda 2030, como hacen todos los partidos políticos del sistema sin excepción alguna.

Hablando de candidaturas simbólicas como FE DE LAS JONS, parece que no van a ser decisivas a día de hoy. Pero sí que produce un auténtico gusto visual el ver una candidatura Mahón con un yugo y flechas incrustado en cualquier colegio electoral.

Aunque el incremento del voto varíe a la baja es de sumo agrado el poder repercutir sin FE y sin Respeto alguno el voto para impedir que el bipartidismo instaurado (PP PSOE) sea fagocitado por la perniciosa Ley D¨Hont u optar por lo que un humilde servidor denomina por marcarse un Trevijano que consiste en NO VOTAR.

Cualquiera de las dos opciones es aceptable ya que estuve siguiendo el debate electoral con detenimiento como si se tratase de una cinta enclavada en el género de la comedia protagonizada por Eddie Murphy.

La campaña de Vox ha sido muy mal planificada y orquestada dado que hacer de "Señorito andaluz" con traje de gitana, llevado implícito por una alicantina denota que los andaluces se lo han tomado como una burla.

Mientras que la izquierda fucsia que deambula por el Sistema como Pedro por su casa tampoco es que pueda jactarse de opulencia dado los votos escrutados porque es igual de irrelevante que la formación pistacho en San Telmo.

Los andaluces se han "levantao" pero no por Teresa, sino por Juanma que es el que ha salido indemne con un discurso que a mi juicio ha sido como muy pausado y lánguido sin excitarse (electoralmente hablando)

Macarena, con un eslogan de dentífrico barato, retraída que no se asemejaba  en el semblante y tez a lo que ha sido ella en el congreso de los diputados una jabata, limitándose a vender simplemente su proyecto y claro el elector adscrito al común denominador de la derecha sociológica ha optado por el original y no la copia.

¡Para Estum Festum!

Macarena Olona Choclán ganó en la calle, pero no fue respaldada en las urnas, salvando las distancias con el Colosal: Don Blas Piñar, no quererme tanto y votarme más. Frase que también citó en campaña electoral; Juan Marín y que precisamente es lo que le ha deparado su electorado, un trasvase de votos a la formación cian lo que se denomina por parte de Ciudadanos al partido popular "Voto hurtado" y del Partido Socialista al Partido Popular, voto prestado. ¿Quién sabe si habrá leasing? (alquiler con opción a compra)

Si yo estuviese en la Calle Bambú, donde está ubicada la sede de VOX en Madrid, haría un ejercicio severo de autocrítica ya que están condenados a ser para lo que están predestinados, la muletilla del partido popular ya que Vox no sale de la tierra como la primera mujer de Adán (Lilith) sino como Eva, sale de una costilla, en este caso una costilla del partido popular.

Ni VOX, Ni Adelante Andalucía o ¡Andaluces Levantaos! Es una amenaza al sistema, sino un mero parche paliativo para avivar sentimientos viscerales pero con un férreo control por parte de la élite oligárquica. Así que ¡hala! a disfrutar de lo votado ya que os vais a jartar de empacho electoral. Vox, le auguro un porvenir con una pésima campaña por parte del cortejo fúnebre de Olona que no merece otro calificativo que la ha reducido a hacer una oposición "digna" lo que en Román Paladino, se denomina: Mucho ruido y pocas nueces.

Los protagonistas de la jornada electoral son los andaluces que se han "levantao" pero para disfrutar de unos pequeños placeres como son la familia natural, por supuesto, el ver las bellas regiones de Andalucía que componen su vasta pluralidad regional ya que la Historia permanece intrínseca en la retina e Iris de todos los españoles, mientras los políticos vienen y van o los sacrifican cual gorrinos como si de la matanza de un pueblo se tratase.

Pero los perniciosos instrumentos que son los partidos políticos quedan enquistados como un tumor maligno, para Olona, al contrario que las letras y estrofas de Mecano, sí que es nuevo este cementerio donde va a ser reducida a un mero ente astral electoral.

Un baluarte activo desperdiciado como es el parlamento andaluz que ha sido un cortejo socialista, ahora liderado por un centrista monocolor popular: Juan Manuel Moreno Bonilla. Con respecto a Olona citando a José Antonio Primo de Rivera, los andaluces le han devuelto el esputo pero hacia una derecha original, para esto vale Vox, de refuerzo del botón. Si sigue con esta fallida a todos los efectos estrategia electoral.

Desde luego que de ahí, no saldrá nuestra España ya que el parlamento andaluz, del palacio de San Telmo, es una taberna crapulosa al final de la noche y no es el sitio de Falangistas, cualquier organización Social patriota y menos para el honrado y laborioso pueblo Español.

Olona, Moreno Bonilla, Nieto, Espadas, Rodríguez y Nieto deberían de desaparecer sus siglas políticas ya que somos miembros de una familia, no de un partido político, dando prioridad a tres condimentos necesarios: Familia, Sindicato y Municipio.

 

 

El Pueblo andaluz y español es:

 

LIBRE, SOCIAL Y NACIONAL.