El miedo a cualquier crítica ha forzado a El Corte Inglés a patrocinar a El Español, el, por ahora, fracasado proyecto de Pedro J. Ramírez en Internet. El periodista blasona de ello en un vídeo promocional. Y tiene razón: nadie habría regalado a El Español lo que le ha regalado El Corte Inglés. Es el precio del rescate.

 

Decíamos ayer que El Corte Inglés se está rompiendo por las luchas intestinas entre las familiasAreces y Álvarez, así como entre los ejecutivos del El Corte Inglés, principalmente entre quien ahora manda, Florencio Lasaga y el presidente de la compañía, Dimas Gimeno (en la imagen), encargado de la gestión diaria.

 

Es verdad que Lasaga cuenta con más apoyos, pues preside la Fundación Areces (37% del capital) y a las hermanas Marta y Cristina Guil, hijas adoptivas de Isidoro Álvarez, que poseen un 15%. Total: 52%. Es decir, que los Areces y los Álvarez (Dimas Gimeno es Álvarez de segundo apellido) se quedarían fuera.

 

A Gimeno le apoyan el ex ejecutivo, todavía consejero, Juan Hermoso. Y a éste, el portavoz del El Corte Inglés, Diego Copado. Lasaga y las hermanas Guil consideran que Hermoso y Copado deben salir de la compañía, pero Dimas Gimeno les protege, una forma de protegerse a sí mismo.

 

En definitiva, El Corte Inglés está en guerra civil y con una parálisis en la dirección que lleva a que no se tomen decisiones. Por ejemplo, preocupa la reducción constante en la calidad del servicio y quizás lo más peligroso de todo, una desmoralización creciente por parte del personal. Ambos problemas suelen ir unidos, pero también es verdad que a nadie le agrada trabajar allí donde no se percibe estrategia ni jerarquía de prioridades.

 

En el entretanto, huida hacia adelante, tanto de los lasagistas como de los gimenistas: por de pronto, se ha paralizado la venta de activos y el cierre de otros.

Estamos en que Lasaga y las hermanas Guil quieren echar a Juan Hermoso. A fin de cuentas, ya está jubilado como ejecutivo pero sigue cobrando de El Corte Inglés. A lo mejor sólo es el primer paso. Lo que está claro es que algo debe cambiar.

 

Eulogio López para http://www.hispanidad.com/