España es una democracia plena pero en devaluación constante y acelerada gracias a la mediocridad de nuestros políticos que han convertido la excepción en regla general. Que los informes preceptivos no sean vinculantes permite cierto margen para la política y evita que los órganos emisores se conviertan 'de facto' en legisladores. Pero convertir los informes de Consejo de Estado o del CGPJ en papel mojado no eleva la calidad de nuestra democracia.

El reparto de los fondos europeos se hizo castrando y censurando el crítico informe del Consejo de Estado. La Ley de Libertad Sexual de Irene Montero -'sólo sí es sí- se aprobará a pesar de la crítica unánime del CGPJ por eliminar el delito de abuso sexual y definir de manera extensiva el consentimiento. Lo malo no es que no se sigan los criterios de los órganos consultivos sino que sean ninguneados y ridiculizados. ¿Para qué consultamos entonces?

Lo mismo ha pasado con el comité de expertos para la renovación de RTVE. Tres de los expertos recomendados no han sido nombrados; en cambio, siete de los nombrados no pasaron el examen del comité de expertos. ¿Para qué tenemos un comité de expertos si no es escuchado? El ninguneo institucional garantiza 'hooligans' en lugar de profesionales. ¿Es lo que queremos?

Con la renovación del CGPJ reiteramos el error. PP y PSOE llegaron a un acuerdo para el reparto de cromos sin escrúpulo ni disimulo alguno, violando el cadáver de Montesquieu a plena luz del día. Tanto ha sido el descaro que Podemos ha terminado por decir que también quiere meter la cuchara; exige veto a los nombramientos del PP. Y esta exigencia de última hora es la que ha llevado al fracaso de las negociaciones. ¿Cuándo respetarán la letra de la Constitución que garantiza que los jueces gobiernen a los jueces?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? El último paga la ronda. El actual PSOE decide saltarse todos los límites, colocando a afines y fieles en lugar de profesionales honestos y eficaces. Desequilibra tanto la balanza política que el PP decide no quedarse fuera y hace lo mismo. Por supuesto, Podemos trata de cobrarse su cuota. Y hasta Vox exige poder presentar sus candidatos. "No vamos a jugar con las manos atadas a la espalda". Voilá.

La guinda del pastel es la falta de ejemplaridad del emérito. Ahora regulariza con Hacienda cuatro millones de euros de unos gastos de viajes sufragados por una fundación de su primo Alvaro de Orlean radicada en el paraíso fiscal de Liechtenstein. 'El Estado soy yo' debió de pensar. Y de ahí para abajo, la caja B de Podemos, los sobres de Bárcenas y el reparto de cromos de unos y otros. Urge una regeneración ética y hasta martirial.

El anzuelo del pescador

Sánchez, al rescate de la banca. De los 115.000 de créditos ICO, los bancos tienen un riesgo de 27.800. Un 20% de dichos créditos atraviesan problemas de solvencia, según el Banco de España. Y eso llevaría al impago o a quitas por 5.000 millones. Y ahí está Sánchez, al rescate de los bancos anunciando ayudas por 11.000 millones sin siquiera consultar con Calviño. Es política, no economía...

El BCE seguirá con el 'manguerazo'. No hay riesgo de sobrecalentamiento de la economía por el plan de estímulos, señala el economista jefe del BCE. Conclusión: seguirá el 'manguerazo'. El último, que apague la luz...

Simón, el feminista. Hay más riesgo en los pasos de Semana Santa que en el 8M. Justifica de esta manera que sacrifiquemos las fallas, la Semana Santa y los sanfermines, pero no es sacrosanto aquelarre feminista. Y eso después de que sus técnicos certificaran que el pasado 8M fue factor clave en la expansión del virus. El hombre -y la mujer, por aquello de la paridad- es el único animal -y 'animala'- que tropieza dos veces en la misma piedra.