El dinero es omnipotente. Esto “no es noticia nueva”, ya nuestros clásicos dedicaban versos a este dogma universalmente admitido.  El guasón de Quevedo –genial siempre—le dedicó unos versos inmortales:

Madre, yo al oro me humillo,
él es mi amante y mi amado,
pues de puro enamorado
de continuo anda amarillo.
Que pues doblón o sencillo
hace todo cuanto quiero,
poderoso caballero
es don Dinero….

…………………

Por importar en los tratos
y dar tan buenos consejos
en las casas de los viejos
gatos lo guardan de gatos;
y, pues él rompe recatos
y ablanda al juez más severo
,
poderoso caballero

es don Dinero.

En otros tiempos Don Dinero construía palacios, compraba esposas;  en 2001, además,  cuaja en control absoluta de la opinión pública por un método muy sencillo, es dueño de todos los medios de comunicación o los tiene cogidos por donde duele. Esto hace que, --a cálculos de buen cubero--, únicamente el 0.2 % de los cuarenta millones de españoles --nacidos en nuestro suelo--, sea capaz de pensar por sí mismo y tenga una opinión distinta de la universal,  sobre los temas trascendentales que afectan  a la existencia de España.

Es una  pena ver a eminencias de su profesión --  no solo a “la masa”, o a los analfabetos en Historia-- sino, incluso, a  “genios” en otras especialidades, pero nacidos hace menos de setenta años,  que no tengan la menor idea sobre sobre Franco y su Obra.

Quienes vivimos la República, la Cruzada, la Reconstrucción de España, la “reconciliación real” de los dos bandos (gracias a la magnanimidad de los vencedores y al despertar de su sueño los vencidos, engañados por la República) podemos hablar con conocimiento de causa. Y yo lo voy a hacer en forma cruda.

Solo unos “degenerados” mentales, al servicio de la Sinagoga de Satanás, aupados a “primeros espadas” de la comunicación, -- pero sin un adarme de vergüenza, mintiendo cada vez que abren la boca,  han logrado lavar el cerebro de las cuatro o cinco últimas generaciones. Esta realidad,  imposibilita a los jóvenes para asimilar  la Verdad histórica.  Ignoran que la España super moderna, es obra del  Régimen nacido de la Cruzada victoriosa.

Y esto fue tristemente posible porque la Sinagoga de Satanás le “coló” a Franco—hay que reconocerlo-- los traidores desde sus primeros Gobiernos. Tómense el trabajo de investigar un poco, que es la mejor manera de aprender y convencerse del  valor de las cosas… No se lo voy a dar todo hecho. Tampoco es muy difícil-

He contado decenas de veces por escrito y en mis charlas, que tuve un amigo catalán de pura cepa, —Manel--,   de la Conca de Barberá  que,  a los dieciséis años (quinta del 41)  estaba “liado a tiros con los comunistas”,--como “anarquista convencido” y de la “FAI”--,  en los famosos sucesos  de la primavera de 1937 en Barcelona y fue de los últimos en retirarse derrotado. Acabó alistándose en la 27ª División, la más aguerrida de las rojas, en la batalla definitiva del Ebro… pero a la hora de la derrota total de la Cataluña roja, dijo: “¡Yo no huyo” soy español!

Convertido por el P. Piulachs, S. J. lo tuve de gran colaborador en Fuerza Nueva. De inteligencia privilegiada, no habló una sola palabra en castellano,  hasta los quince años. No tuvo estudios, pero era un asiduo del Ateneo, y conocía todas las hemerotecas y bibliotecas de Barcelona. Mantenía contacto con sus “antiguos compañeros” (alguno era ya general del Ejército ruso)  y me facilitaba información. Un día me dijo: “No olvides este nombre: Marcelino Camacho”está en la cárcel pero “come como en el Ritz”. ¡Así lo tratan!… Conviene conocer la realidad. Los medianamente informados sabíamos que el “misterioso Isidoro” era Felipe González que,  aparentemente era “peligroso” y “perseguido”, pero se movía, entraba y salía de España,  protegido por la policía.

Todo lo anterior para dejar claro: primero, que en la España, solo tenían que temer los rojos “asesinos” de “hechos o intenciones probadas”; segundo: que convivían dos políticas,  una “oficial” y paralelamente, otra “real” de “laissez faire”, que no se enteraba” de lo que “consentía y dirigía”; tercero, que la Sinagoga de Satanás fue derrotada el 1º de Abril, pero muy poco después, los masones vieron que podían volver sin riesgo, como el tío de mi amigo el anarquista Manel. Era grado 33 del Gran Oriente, “huido a Francia para pasar a Méjico”…. Al verlo en Lérida, pocos meses después, extrañado le preguntó: Pero, tío, ¿no tenías que estar en Méjico? --¡Sí! Pero “ya no hace falta”, ha pasado el peligro….

Y tanto que había pasado y habían empezado a poner los cimientos de lo que tenemos ahora. Franco,-- que conocía el percal--, ¿se había olvidado de todo lo que conocía sobre cómo actúan las Logias? ¿Fue la Iglesia quien provocó el cambio?

He referido, igualmente, muchas veces la respuesta del P. Tusquets, a mi pregunta: “¿Por  qué en 1950, en la Habana nos dijo,  a quienes le pedimos que  nos hablara de la Masonería, que  ‘no podía’, porque se lo habían  ‘prohibido’, sin decirnos  ‘quien’ podía hacerlo?”

Su respuesta fue: --“La Jerarquía eclesiástica española”.

Cuando yo era directivo en Compañía Roca Radiadores S. A. –hoy “Sanitarios Roca s.a.”--, se incorporó un joven yerno de Don José Roca, Jorge Barangé TUSQUETS. Lo pregunté si era pariente del P. Tusquets y me dijo, es hermano de mi madre…lo que me permitió visitar al mejor experto en Masonería durante la República… para pedir me aclarase la duda dejada doce o trece años atrás.

Son datos para la Historia de España…y sus historiadores.

Resumo para concluir por falta de espació: Tenemos unos gobernantes que viven del ODIO A FRANCO y un pueblo que ignora todo sobre el Caudillo y su obra al frente del Régimen que nos trajo una nueva a EDAD DE ORO.

Si tuviera tiempo escribiría un  “MANUAL PARA IGNORANTES de la HISTORIA RECIENTE”. Sería beneficiosa e impagable por provocar la salida de Babia de los  españoles.