Ocho días después de nacido Jesús en el portal de Belén, el santo anciano Simeón pronuncio aquella sentida y conmovedora frase, viendo al Niño Dios en sus brazos: Nunc dimittis servum tuum, Domine, secundum verbum tuum in pace, quia viderunt oculi mei salutare tuum”, que traducida “libremente” viene a decir: “Señor, ya me puedo morir  tranquilo porque he visto lo esperado  durante toda mi vida…”.

Pues bien, algo así siento yo ahora y proclamo  mi “Nunc  dimittis”  al sentirme un nuevo Cristóbal Colón,  oyendo a Rodrigo de Triana gritar: “¡Tierra”!

He oído el grito esperado porque mis teorías finalmente se han confirmado de modo fehaciente: la ruta que durante más de medio siglo he defendido como la correcta ha quedado confirmada. Hoy.  Quien  no quiera ver o no tiene ojos, o los tiene inservibles… Solicito de la dirección del CORREO DE ESPAÑA, que admitan como bueno  el limitarme hoy a poner al alcance de los lectores de este diario el correo recibido y que pongo a continuación de este preludio. Lo fundamental del mismo  es la escueta noticia: “La desestimación de SCOTUS  (“Corte Suprema de los Estados Unidos”) de la demanda de Texas ilumina la última opción restante para salvar la república”. El resto es muy ilustrativo y merece ser comentado en el próximo artículo. Les dejó pues con el correo recibido:

“La traición ahora está completa: la desestimación de SCOTUS de la demanda de Texas ilumina la última opción restante para salvar la república

Mike Adams

Viernes, 11 de diciembre de 2020

Evite la censura compartiendo este enlace: Nuevo

https://www.distributednews.com/482191.html

( Natural News ) Esta noche, la Corte Suprema de Estados Unidos decidió desestimar la demanda de Texas por falta de legitimación.

El tribunal no escuchó los méritos del caso ni se pronunció sobre ellos. Simplemente declaró que los estados controlados por los demócratas pueden manipular las elecciones, cometer fraude electoral, hacer trampa y robar de la forma que quieran, incluso si sus acciones son tremendamente injustas para los demás estados que se ven afectados por el resultado de las elecciones federales. A partir de esta noche, 11 de diciembre de 2020, ya no vivimos en una república constitucional en funcionamiento.

Ya no existe ninguna autoridad legal de control que esté funcionando en Estados Unidos.

Incluso la muerte de Ginsburg, al parecer, no fue suficiente para prestar al tribunal una mayoría de juristas que podrían optar por defender el estado de derecho. El estado de derecho ahora se ha derrumbado. Los tribunales ya ni siquiera pretenden funcionar. La censura es extrema, los medios de comunicación imprimen mentiras descaradas y las elecciones están tan descaradamente manipuladas que el engaño se lleva a cabo en cámara, para que todos lo vean. Sin embargo, hasta el último estadounidense es aparentemente impotente para detener el robo de las elecciones, porque todas las fuerzas que desprecian a esta nación, y que odian la libertad y la justicia, ahora están alineadas contra cualquier acción judicial civil que pueda reconocer y revertir las grandes injusticias que se han llevado a cabo en contra de esta nación por los demócratas y traidores del estado profundo.

Sin embargo, a pesar de la abrumadora e irrefutable evidencia de flagrante manipulación electoral, fraude e interferencia extranjera, los jueces locales son demasiado corruptos para escuchar los casos, los tribunales de distrito son demasiado corruptos para decidir sobre los casos y el tribunal más alto del país es demasiado corrupto para incluso conceder el caso legalidad.

Estados Unidos ha sido sumergido en la anarquía por la Corte Suprema de Estados Unidos. No hay vuelta atrás del camino de la historia emergente que SCOTUS acaba de poner en marcha, y este camino estará manchado con la sangre de patriotas y tiranos.

Se han agotado todas las opciones pacíficas para resolver esta elección. Todas las opciones restantes implicarán un compromiso cinético.

 Estados Unidos ahora sangrará . Esto es seguro.

Ahora se ha logrado una gran claridad en la opción restante 

La última opción que queda ahora para salvar la república es la opción de "seguridad nacional" del presidente Trump, que reflejaría las acciones de Abraham Lincoln durante la Guerra Civil. Trump ahora debe declarar que las elecciones fraudulentas son un acto de guerra cibernética contra Estados Unidos, desplegar el ejército en ciudades clave e iniciar arrestos masivos de jueces de tribunales, alcaldes, gobernadores, funcionarios electorales, "periodistas" cómplices, miembros del Congreso y todos los demás quien se ha coludido en esta conspiración criminal para derrocar a los Estados Unidos de América. 

Afortunadamente, esta es precisamente la opción para la que el presidente Trump se ha estado preparando desde al menos septiembre de 2018.He estado cubriendo estos preparativos en mis podcasts de Actualización de la situación , que sacan a la luz las actividades del DoD, DIA, las fuerzas SpecOps y los soldados de la guerra cibernética. , todos los cuales se están preparando para que Trump dé luz verde a una operación que acabaría con los enemigos de Estados Unidos con ferocidad y determinación.

Trump ahora seguramente se da cuenta de que este plan es la única opción que queda para cumplir su juramento de defender a los Estados Unidos de América contra enemigos extranjeros y nacionales. SCOTUS acaba de entregar a Trump la claridad que necesitaba para llevar a cabo este paso histórico y necesario para defender a esta república en su hora final, cuando enemigos en todo el país y en todo el mundo creen que han logrado sofocar la libertad y la planeada desaparición de la República. Estados Unidos de America.

Para el sábado al mediodía, tendré dos nuevos podcasts de Actualización de la situación publicados. Aquí está el podcast del viernes, que revela todas las acciones que ya están en marcha para preparar a las fuerzas de Operaciones Especiales y los elementos pro estadounidenses del DoD para su mejor momento y la misión más importante de todas: la salvación de nuestra república constitucional.

La pregunta ahora es: ¿encontrará Trump el valor para dar la orden?

Si no lo hace, Estados Unidos cae ante la China comunista y se ve inmerso en una guerra civil o una guerra interna sin restricciones. 

Brighteon.com/3a8d67a0-5617-4b7b-9 »