Se pierden en la memoria vuestra cadena de delitos; tapando unos con otros, siempre con el último escándalo. Mal lo pasaréis cuando venga Pacho con la rebaja a ajustaros las cuentas de vuestra criminalidad por tanto daño hecho y odio sembrado; ¡terroristas! El mundo da muchas vueltas. ¡Hay cuando os caiga encima el fruto de vuestras cosechas! Ya no habrá estupidez y maldad que os alimente. Vosotros lleváis las cosas hasta sus últimos extremos. Sorprendéis siempre en el mal al llegar mucho más lejos de lo imaginado. No tenéis arreglo ni enmienda. Ni perdón de Dios en el que no creéis. Vuestra alma es negra y vuestro corazón está podrido. Sois enemigos de Dios y de España, desde que queréis dinamitar la gran Cruz de la Cristiandad. ¡Claro que sois capaces! Bien se vio la otra vez todo lo que habéis hecho, desde el Golpe de Estado de 1934, y la quema de iglesias. ¿Cuántas cruces lleváis hecho trizas en España? Sólo por afán de hacer daño. No tiene otra justificación. Vuestro futuro es más negro que el infierno, en el que ya vivís anticipadamente, pues aunque no se vea, la conciencia existe y la justicia, también. Y os caerá encima. Por arrastrar a los demás, a la gente normal, lo hacéis todo, aparentemente, gustosos. Ahí está la prueba de lo que sois, progresistas en la maldad y en la mierda, adonde los cerdos como vosotros son dichosos, revolcándose. Preferís hundir el barco aunque vosotros viajéis en él y también naufraguéis. Esa es vuestra estupidez y depravación. Y lo doloroso, la cantidad de tontos que engañáis a diario.

Gente irracional, escandalosamente salvaje, carente de respeto y dignidad, convencida de que la revolución es la panacea, para llegar al poder y no soltarlo más. A eso van. A veces falla, como os falló con el que llamáis dictador y que os metió en vereda. Gente enferma de estupidez, que no debe coger nunca el poder. Si lo hace creerá que es suyo y nunca lo soltará hasta destruir cuanto haya tocado. Su grado de inconsciencia les lleva a no saber lo que hacen. Su irresponsabilidad es tan grande como su maldad. Engañan con la democracia y Libertad en las que no cree. Y como al pueblo, y en este estado, es fácil de corromper, pues ahí está la facción operando. Ya hace muchos años que gracias a ellos, la sociedad se fue degradando, luego corrompiendo, hasta llegar al estado de descomposición de hoy. Al negocio de la droga como los narco gobiernos de Latinoamérica. Su carencia en la facultad de distinguir el bien del mal, la verdad de la mentira; sin sentido común, les hace ser extraños compañeros de viaje, amigos del vicio y el exceso, con los que no se puede ir ni apañar euros. Si toman el poder, ya sabemos de qué manera, una auténtica desgracia. Ahí está. Ahora mismo lo detentan y no lo soltarán, pues sin escrúpulos todo les importa nada y menos. Sólo les importa hacer daño para perpetuarse en el poder. Así nos llevaron al 11 M cuando entonces lo cogieron y ya no lo soltaron. Y si pierden ahora el poder, lo volverán a repetir, como dicen los supremacistas catalanes. Y si la situación lo requiere porque ya destruyeron totalmente a España, y la sumieron en la depresión absoluta, aplicarán el comunismo que es hacerse con el poder totalitario por las bravas. Esta es la banda de vagos y maleantes dirigentes, que buscan machacar a todo el que se mueva. Ese es el proceso del comunismo. No hay otro. Eso es el comunismo; no hay más que ver el caso que le hacen en América al felón, viajando a costa nuestra. Pero la mentira siempre será la primer arma de lucha política para esta patulea de delincuentes. El arma nunca les falla; hasta que se impone la verdad, y entonces toda esta banda asquerosa se esconde debajo de las piedras como las cucarachas.

¿Qué hacen ahí metidos de "progresistas" algunos que no parecen tan malos? Disimulando como que no se dan cuenta de lo que hay. ¿Son falsos? Como no les queda detalle, pues todo es posible. Qué hacen ahí algunos fantasmas que sacan pecho encima, y van de gallitos, ¡so calamidades! No les da la gana de ver la realidad, y la ven distorsionada. No siembran más que odio, división y mierda y después la que crispa es la derecha, y todos sus pecados se los atribuyen a sus víctimas. Huyen a la desbanda hacia adelante, aprovechando que nadie les para los pies. ¡Si hubiera una derecha como Dios manda, ya estabais vosotros así...! El que por evitar la guerra permite el desorden se encuentra pronto con la guerra que es el peor desorden. Sólo queda la esperanza de que vuelva la justicia y paguen sus delitos en la cárcel. Que paguen todo el daño que hicieron. ¡Esa es la justicia! Será muy difícil que vaya a haber otra vez elecciones generales, libres; si no las tienen seguras y amañadas antes, no las habrá. Con maestros como el de Venezuela, o Cuba, a donde niegan la dictadura, ya se les ve el plumero. Como decía su otro maestro Largo Caballero, "nosotros solo respetamos la ley si nos beneficia". Eso hicieron siempre hasta llevarnos a la guerra del 36. ¡Claro, que nos os falta detalle! Sois mala gente, y de vosotros sólo se puede esperar lo peor.