Comprar un coche, aunque sea de segunda mano, siempre es ilusionante. Esa sensación de, después de muchos sacrificios, poder conducirlo sabiendo que es tuyo, suele ser indescriptible. No hay que ser un apasionado de los coches para saberlo.

 

A partir de ese día en el que se finaliza el papeleo y te entregan las llaves, comienza una nueva etapa de tu vida, alegre para muchos, o así lo pensó I.R, al estrenar su nuevo coche familiar.

 

Sus necesidades eran bastante particulares. Con una familia de 8 integrantes, su búsqueda fue larga y complicada.

 

Optó por confiar en un profesional, de esos que últimamente abundan en Madrid. Después de un sinfín de llamadas, consiguió el que a su juicio era el coche perfecto: un cómodo y moderno Volkswaguen Carabel a un precio bastante razonable.

 

Lo tenían a la venta en Yamovil, una empresa con una larga trayectoria en el sector y que a priori, ofrecía garantías que un particular no suele ofrecer.

 

Confiados, finalizaron la compra y continuaron con su vida, sin saber el calvario que les aguardaba.

 

Durante 18 meses el coche se comportó a la altura… no hubo ni fallos mecánicos, ni sorpresas desagradables; de hecho, instalaron una bola de remolque y un DVD para los niños; Era a priori el coche que les acompañaría durante varios años.

 

Su sorpresa llegó en un control policial rutinario. Su marido, que conducía el vehículo, descubrió de la peor forma posible que el coche estaba solicitado por la polícia: habían comprado, sin saberlo, un coche robado.

 

El vehículo fue retenido por las autoridades, y pese a los documentos aportados por el propietario, tuvo que acudir a dependencias policiales a dejar sus huellas.

 

Inmediatamente I.R llamó a Yamovil, para obtener una solución lo más rápida posible, y ahí descubrió la peor cara de esta empresa.

 

Ofrecieron devolverles el importe aportado en su momento, DESCONTANDO LOS 18 MESES DE DESGASTE POR USO: “No se pusieron en mi lugar, no intentaron solucionar nada, intentaron regatear hasta el último céntimo”.

 

Como compensación, ofrecieron también facilitarles un coche de sustitución: “me ofrecieron un coche de 7 plazas, cuando el nuestro era de 9. Somos una familia de 8 integrantes, la solución que nos ofrecen no nos sirve”. Comentó la desafortunada propietaria.

 

I.R Intentó, por todos los medios, llegar a una solución amistosa. Hablaron con el comercial y con el encargado del concesionario sin obtener ningún resultado más allá del antes comentado, y una fría respuesta del tipo: “su caso está en manos del departamento jurídico”.

 

Las redes sociales como válvula de escape

 

Agotada toda posibilidad de conseguir una solución, no quedó más remedio que hacer su caso público en las Redes, consiguiendo de inmediato un apoyo notable entre personas que habían sido afectadas por la negligencia de la empresa.

 

Es así como un incidente ha despertado el enfado de cientos de clientes insatisfechos, que ven en el caso de I.R una forma de hacer públicas sus molestias con la empresa.

 

Desde www.sierranortedigital.com contactamos con el consecionario, que se mostró reacio a dar muchos detalles del caso.

 

Explicaron que el vehículo en cuestión era importado, que pasó todos los controles que pone la empresa a la hora de adquirir un vehículo y que en principio todo estaba en regla.

 

“Nosotros somos tan afectados como ella, Nosotros somos también víctimas de una estafa y estamos tan interesados como ellos en conseguir una solución, y que los responsables se enfrenten a la justicia” explicaron desde Yamovil.

 

“Es normal que la propietaria quiera una solución inmediata, pero hay una serie de pasos administrativos que tenemos que cumplir, no se puede hacer una devolución al instante. El caso está en manos de nuestros asesores jurídicos y se le está dando la máxima prioridad. También hemos dado parte a nuestro seguro y por supuesto a las autoridades”.

 

Sobre si la empresa ofreció un reintegro descontando los 18 meses de uso, no hubo ningún tipo de posición al respecto, alegando que se trata de un asunto de carácter privado que involucra a terceras personas e información sensible.

denuncia_yamovil