Apenas tengo tiempo para escribir este post, pero no quiero faltar a mi cita de los viernes porque la situación lo requiere y creo que no consiente más silencios. Ni siquiera somos el hazmerreir de Europa … somos el “hazmellorar”, porque no sabemos, a ciencia cierta, adonde pretende ir el Gobierno con un déficit del 21 % interanual (como acaba de anunciarse) y con unas tasas de contagios y fallecimientos por la pandemia que nos sitúan a la cabeza de todos los países de nuestro entorno. No se bien, por mi parte, si escribo esto en calidad de jurista o como simple ciudadano, al que le preocupa (y mucho) la deriva que está tomando el país, que muchos se niegan a ver. Pero da igual, porque tanto en una como en otra condición diría lo mismo.

Y es que cada vez está más claro. Sanchez se ha desentendido de la pandemia y de la economía (bajo la excusa de la co-gobernanza con las CCAA) para poner en marcha un Estado chavista despótico, que es su finalidad real. Para ello Iglesias no para de “comerle la oreja” aconsejándole las viejas tácticas de A. Gramsci y N. Chomsky (posiblemente sin que el propio Sánchez sea consciente de ello). Cuanto más pobres y sometidos se encuentren los ciudadanos, más sencillo será gobernarlos al antojo de quien ostenta/detenta el poder. Estamos ante la “nueva realidad” y debemos ser conscientes de que no era solo una frase.

Por otra parte, cambiar indultos y reformar el delito de sedición por apoyos parlamentarios para poder aprobar unos Presupuestos con los que pretenden arruinarnos más aún, (y en los que dudo mucho que se contemple “adelgazamiento” alguno del Sector Público) es de una torpeza supina. Y lo es porque provocará más divisiones aún entre los ciudadanos si este intercambio absurdo se traduce, además, en un trato desigual a los ciudadanos. Semejante trueque nada tiene que ver con el contenido de unos Presupuestos que conduzcan a mejorar la vida de los ciudadanos en condiciones de igualdad de trato y sin discriminaciones de tipo político, porque no está el horno para muchos bollos. Por otra parte, y durante esta semana hemos asistido a episodios que rayan en lo increíble, con anuncios de modificación del delito de sedición, el increíble Informe de la Fiscalía General sobre las denuncias al gobierno y el desprecio al Rey vetando su presencia en la entrega de Despachos a los Jueces en Barcelona.[1]

En posts anteriores he insistido en la tremenda y alarmante falta de trasparencia en la gestión del Gobierno, utilizando cortinas de humo para desviar la atención hacia un pasado bastante lejano ya, borrando de la memoria un pasado mucho más reciente (los asesinatos de ETA) e ignorando completamente el presente.[2] Eso solo puede ser calificado como despotismo y como ineptitud para gobernar conforme a las reglas del Estado de Derecho, porque no tiene más finalidad que la de perpetuarse en el poder a costa de quien sea y de lo que sea.

Y es que la incompetencia es tanto más dañina cuanto mayor es el poder del incompetente, que en el caso del Gobierno actual ha alcanzado un nivel muy alto, al extender sus tentáculos más allá de lo que constitucionalmente le corresponde. Esto es lo que está sucediendo con los medios de comunicación, organismos que deberían ser independientes (como pueda ser el CIS, la Agencia EFE, y otros similares), la Fiscalía, el poder judicial y … vaya usted a saber a dónde se dirige ahora, que todo parece apuntar hacia la propia Corona.  Pero si esto debería ser ajeno al control del Gobierno, y no lo es, resulta que estamos ya lejos del Estado de Derecho, y nos vamos acercando peligrosamente hacia otro tipo de Estado, en donde el ciudadano se ve privado de sus derechos, comenzando por el de discrepar públicamente.

Se nos echa en cara la mera discrepancia y se nos pide “arrimar el hombro”, pero no se nos ofrecen soluciones a esta doble crisis sanitaria y económica que tenemos encima. ¿Mera incompetencia o deliberada pretensión de llegar a un poder omnímodo? Creo que es una terrible mezcla entre las dos cosas y que una ha llevado a la otra de la mano de unos personajes dignos de estudio. Para comenzar, el Presidente quiere el poder ante todo, para lo cual ha admitido en el seno de su Gobierno a quienes -como Iglesias- están en contra de la Monarquía parlamentaria (entre otras muchas cosas). Y como esto no resultaba suficiente ha pactado con quienes desprecian a España, hipotecando así toda su forma de actuar, de tal modo que ya resulta difícil diferenciar lo que realmente piensa Sanchez de lo que le imponen sus socios internos y externos.

Lo único que ha demostrado es una enorme capacidad para “escurrir el bulto”, echando siempre la culpa de sus muchos errores (por comisión y por omisión) a otros. Por tanto, clara incompetencia para resolver los verdaderos problemas que nos aquejan, que contrasta con su capacidad para mantenerse en el poder a pesar de todo y de todos (ya que le da lo mismo decir una cosa y luego su contraria). En definitiva, persona no apta para Gobernar respetando las reglas del Estado de Derecho, porque si se encuentra solo es capaz de perderse en su propia casa (en el momento actual, en La Moncloa).

Su socio de Podemos es harina de otro costal, porque a pesar de sus múltiples contradicciones (especialmente entre su forma de vida y lo que predica) no suele dar puntada sin hilo, pasando de sus enfrentamientos con el propio Gobierno (reales o fingidos, no lo sabremos nunca) a los abrazos idílicos. Por decirlo de forma gráfica, es el “listo” de la pareja que, para colmo, y cuando le conviene, se hace el tonto, como si con él no fuera la cosa. Tiene la rara habilidad para situarse, según le convenga, dentro o fuera del propio Gobierno, ejerciendo una curiosa e inédita oposición desde el propio seno del Gobierno (como quien se da con su propia cabeza en la pared). Y lo que aún es peor, sirve de nexo entre el Presidente y los aliados externos, con lo cual evita -o eso cree- el desgaste del propio Presidente en esta función.

Con lo anterior, están descritos los personajes principales de este “sainete”- o, más bien “drama”- que estamos viviendo, y obviamente, desde mi personal perspectiva (que podrá ser compartida, o no). Ahora toca volver a la “trama”. Una trama conocida por todos, pero que pocos se atreven a denunciar públicamente, y que consiste en la forma tan descarada en la que se están riendo de los ciudadanos y de los problemas reales que tenemos. Como ya he tenido ocasión de exponer fundadamente, se están riendo de nosotros porque ni dicen lo que han hecho, lo que realmente están haciendo y, mucho menos, lo que piensan hacer en un futuro próximo.[3] Es decir, omiten cualquier atisbo de trasparencia en sus decisiones y, sobre todo, nos mienten de forma descarada y sin rubor alguno, porque, cuando son interpelados en el Congreso sobre cuestiones concretas, se limitan a responder con una retahíla de generalidades que, para colmo, es generosamente aplaudida por sus afines.

Miserable juego de despropósitos (como digo en el título de este post) en el que los ciudadanos nos sentimos cada vez más “marionetas” de un teatro en donde otros manejan los hilos, con la triste agravante de que el panorama de lo que se avecina se antoja aún peor. Pero así es como estamos y no parece verse en el horizonte cambios en semejante forma de concebir el poder, de modo que a sufrir toca …eso sí, hasta que se nos hinchen las narices.

La pena es que después de tantas decepciones empiezas a perder la esperanza en todo, aunque conviene recordar el sabio consejo de Tennyson: “Nunca será tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza”. De modo que, con este rayo de esperanza, me despido de todos con sonrisa etrusca renovada, porque nada molesta más al contrario que mantener la calma en la borrasca (ya que eso le turba enormemente), o saber que conoces sus flaquezas y que a pesar de todo no te rindes (Kipling dixit) …

[1] Sobre esto último me remito al siguiente link : https://www.elconfidencial.com/espana/2020-09-24/cgpj-rey-felipe-vi-escuela-judicial-gobierno-barcelona_2761171/

[2] Entre otros, me remito a mi post PORQUE UNA EXPLICACIÓN OS DEBO … que puede ser consultado en el siguiente link: https://www.linkedin.com/pulse/porque-una-explicaci%C3%B3n-os-debo-jose-luis-villar-ezcurra/

[3] Me remito a lo dicho en mi post EL NUEVO DESPOTISMO Y LA MEMORIA SELECTIVA que puede ser consultado en el siguiente link: https://www.linkedin.com/pulse/el-nuevo-despotismo-y-la-memoria-selectiva-jose-luis-villar-ezcurra/

 frasecita