Con urgente sentido de supervivencia, primero en la Plaza de Colón luego, en breve lapso, hacia La Moncloa secuestrada.  Sin tintes ideológicos sea vencida la siniestra demagogia que ha engañado a millones de ciudadanos. Así, todos a una en Memoria de nuestros muertos, las víctimas de la violencia etarra y las del genocidio encubierto, el mayor delito de Pedro Sánchez y el grupúsculo apandador que ha destrozado España en tres años. Unidos sin importar la crítica de la mafia vendida que ha prostituido la información pública por prestarse a la estafa del sanchismo, impune en los tribunales y en el juicio mediático, localizada la caterva periodística que ha vendido el alma al Diablo a cambio del bienestar en tiempos de iniquidad apocalíptica y dantesca tragedia. 
 
Unidos el 13 de Junio sin fisuras en la indignada voluntad, manifestando la paciencia colmada y exigiendo el destino judicial que ha de esperar a los verdugos que, tomando como rehén nuestro país maravilloso, han torturado con la manipulación de la sociedad haciendo uso de un premeditado plan de subversión para desintegrar cuarenta años de meritoria democracia. Crimen de un desgobierno auspiciado por el pensamiento político salido de las aulas universitarias, para aplicarlo como método de experimentación y quebrar el consenso constitucional, delinquir convirtiendo el desorden personal y político en premisa ventajista de continuada, perversa impunidad, conculcando la Ley, sojuzgando la imparcialidad de los tribunales, vendiendo a millones de ciudadanos por el precio de la miseria, de la ruina a propósito de un plan de ingeniería social que implicó el método encubierto de la eutanasia por sedación, la destrucción del tejido empresarial; el yugo impositivo para obligar a la ruina y la traición contra el Estado, intentando desintegrarlo desde sus más intoxicadas vísceras podridas de socialcomunismo. Basta. 
 
Al margen de intereses partidistas, con el orgullo de la unidad por la nueva foto de Colón que los hacedores de crimen anatematizan ¿en tanto reivindican el guerracivilismo estalinista del asesino Largo Caballero? Vade retro, Satanás. Sin confusiones, con el horizonte abierto hacia la fusión de la intención constructiva, porque se delinea el deseo electoral de una conciliación de pretensiones y una sola idea de regeneración política con el Partido Popular y VOX obligados a entenderse por España, a unificar criterios que serán más semejantes cuando el tiempo de la cizaña se agote y los sembradores del desgobierno criminal sean desposeídos de los recursos públicos que han robado con el más repugnante de los sectarismos, prestos a desfilar ante los jueces que hoy van despertando en defensa de la integridad y contra los enemigos de nuestra diezmada España. 
 
El 13 de Junio sea día de reivindicación contra Sánchez y sus cómplices de estafa estatal. Todos a una por lo que importa. Ya habrá tiempo para disquisiciones cuando España vuelva a ser España después de la pesadilla sanchista, si no es demasiado tarde en esta cuenta atrás para salvar la fe en la continuidad democrática.