En otras ocasiones he expuesto los motivos que antaño me empujaron, con harto dolor y sobrados motivos, a no poner la X en mi declaración de la renta y, además, difundirlo para tratar de movilizar en ese sentido a los buenos católicos: las jerarquías eclesiásticas generalmente han dejado de predicar la Verdad cuando resulta molesta para los políticos (no hablan del divorcio, aborto, eutanasia, perversión de costumbres y de menores, homosexualidad, ideología de género, corrupción generalizada y explotación, ataques a nuestra Religión, etc); no orientan ni movilizan a los católicos ante los problemas morales y de bien común; no condenan, atajan y reparan las terribles profanaciones y actos sacrílegos de propios y extraños, y cuando los laicos, hartos de la pasividad de la Jerarquía, organizan un acto de reparación, generalmente lo desautorizan; muchos eclesiásticos llevan años impulsando separatismos de todo tipo, además de perseguir el nombre y la bandera de España y no rezar por ella; y se ponen de perfil o incluso impulsan las apenas veladas herejías que se producen aquí y las que en ocasiones vienen de la Curia romana.

000_Saludo1detalleconjunto-1
No quiero tampoco entrar en las raíces históricas que impulsaron anteriores Concordatos que reparaban las muertes, destrucciones, robos y `desamortizaciones´, asignado, en justa reparación de ellos, fondos al sostenimiento de la Iglesia Católica, sistema al que la Jerarquía renunció inexplicablemente.
Este año únicamente quiero reafirmarme en ello, porque a los no corregidos hechos anteriores se han sumado tres de trascendental importancia. A saber:
-       La complicidad y coautoría de las Curias españolas y romana en la profanación del Valle de los Caídos y la sepultura del Generalísimo Franco (Aquí y Aquí). Recordemos que la primera es Basílica Vaticana con especial protección, incluso por tratados internacionales, y que la segunda era la de un Caballero de la Milicia de Jesucristo, protector como ninguno de la Iglesia en España.
-       El cierre de los templos durante prácticamente toda las pasadas Cuaresma y Pascua, con la imposibilidad casi general y total a los fieles (y a muchos consagrados) de asistir a Misa, Oficios y demás actos de culto, negándoles prácticamente los Sacramentos de la Comunión, Confesión y la Extremaunción, y realizar el Cumplimiento Pascual. Jamás había ocurrido en 2.000 años. Recuérdese que esto se ha hecho incluso aumentando las prohibiciones de la autoridad civil.
-       Atacar de forma extrema la Comunión tras el comienzo del restablecimiento del culto.
Sean las imágenes que acompañan a estas palabras fedatarias de lo anterior.
 02_Coronavirus_Padua_marzo_2020Conf-1

04_Cierre_Iglesias_2-1

01_Urbi_et_Orbe_sermon-1

04_Cierre_Iglesias0

09_Bozal_de_gala-1

07_Confesion-1

08_bautizo_sacrilego_coronavirus-1

06_sacrilegio2-1

05_sacrilegio_-1

El caso de la impresentable campaña publicitaria a favor de la “X” en “El País”, el periódico que más daño ha hecho a la religión católica, es, además de carísima (20 páginas de publicidad) y falta de fundamento en términos de eficacia (jamás serán los rojiliberales descreídos los que pongan la X), es esclarecedora del sinsentido de las jerarquías eclesiales españolas.  

00_X_irpf_portada.Pais_1_junio_2020-1
       
Por supuesto, mi diezmo para “ayudar a la Iglesia en sus necesidades” lo daré. Pero NO a las jerarquías y pastores que ponen en gran peligro la fe de los fieles y malversan el óbolo en medios de comunicación propios que parecen del enemigo, además de financiar los de los que atacan a la Esposa de Cristo.