Karim Benzema en el 14’, Gareth Bale en el 21’, el 48’ y el 62’ y finalmente otra vez Benzema en el 90’ pusieron las cosas muy fáciles a su nuevo entrenador, Zinedine Zidane, que en su debut desde el banquillo blanco vio cómo su equipo salía al campo dando una imagen seria y con una actitud totalmente diferente a la de otros partidos jugados días o semanas atrás. La intensidad fue la nota constante durante los 90 minutos en el Bernabéu. Y el premio fueron tres puntos que mantienen al Real Madrid en la lucha por el liderato de la Liga.

Eso sí, el feudo blanco tiene que tener claro que la ilusión y el efecto ‘nuevo entrenador’ no durarán para siempre, por lo que Zidane tendrá que demostrar si es ‘el elegido’, ese destinado a devolver la gloria al Real Madrid. Porque ahora que Rafa Benítez se ha ido, no vale decir que fue el único responsable del desastre blanco: jugadores, directiva, el propio Florentino Pérez también tuvieron mucho que ver con la situación que ha vivido el equipo hasta ahora. Zinedine Zidane, eso sí, ha comenzado poniendo los puntos sobre las íes de su estrategia al decir que “no puede ser que dos o tres jugadores no defiendan”. Se avecinan cambios en el Madrid. ¿Quién se acuerda ahora de Rafa Benítez?