A propósito de un caso:

 

Hace un tiempo atendimos con la Uvi Móvil a una paciente que sangraba por la nariz, quiero pensar que todos ustedes se habrán hecho la pregunta de: ¿Una uvi móvil para un sangrado nasal (epixtasis)?, efectivamente es algo exagerado enviar una uvi a un domicilio para una “simple epixtasis”

 

Esto fue lo que ocurrió: una joven de 17 años y su abuela de unos 70, llaman al 112 para que les envíen a casa un médico porque está sangrando por la nariz y está muy asustada por si fuese Gripe A (algo que nada tiene que ver con el sangrado nasal), el 112 le explica que no es motivo para enviar a un médico y que puede acercarse al servicio de urgencias donde le atenderán (precisamente estaba en la calle posterior de su edificio), ella insiste en que le envíen un médico y el 112 le dice que no cumple criterios para enviar un servicio médico ni de enfermería a su domicilio.

 

Hay que tener en cuenta que Madrid tiene una población de aprox. 5 millones de habitantes y hay que seleccionar muy bien a quien se envía los recursos sanitarios y limitados a domicilio.

 

Como la joven no consiguió su propósito, llamó a policía contando que estaba sangrando por la boca (situación frecuente en la epixtasis, cuando se echa la cabeza hacia atrás y la sangre discurre por la parte posterior (laringe) pudiendose expulsar por la boca), es decir, mintió para conseguir su propósito, porque una hemorragia por boca, si no se ocultan los datos (como fue el caso), puede ser sangre procedente del aparato digestivo o respiratorio y la situación clínica es más grave que una epixtasis.

 

Así fue como nos pasaron a nosotros el aviso: “hemorragia por boca en joven de 17 años”, llama policía local.

 

Al llegar al domicilio, la joven estaba sentada en el sofá, con muy buen aspecto (como para tener la patología que nos habían contado), y así nos lo confesó, que mintió porque quería que la viesen en casa. Nos enseñó lo que había sangrado porque lo había dejado en el lavabo y pudimos comprobar y confirmar el abuso de su comportamiento, porque el sangrado era mínimo.

 

Le dijimos que se presionase la nariz con sus propios dedos en la parte del hueso nasal y tras tomarle la Tensión arterial y comprobar que no tenía hemorragia digestiva ni pulmonar, nos fuimos, indicándole que su mentira podía dejar sin atención a personas con patología muy grave por no tener una unidad móvil libre al estar atendiéndola a ella.

 

Es necesario que nos concienciemos de nuestra actitud ante los servicios públicos, estos son limitados pero suficientes para la Comunidad de Madrid, si se usan adecuadamente.

 

Visualizar sangre, siempre impresiona e incluso ciertas personas se pueden llegar a marear o sentir náuseas.

 

Se llama hemorragia a la salida de sangre fuera o dentro del organismo como consecuencia de la rotura espontánea o accidental de uno o varios vasos sanguíneos. Es importante controlar cuanto antes toda pérdida de sangre.

 

El sangrado puede ser externo (se visualiza) o interno (se sospecha por la clínica, aspecto y lo que cuenta la persona).

cancer-de-fosa-nasal

Primeros Auxilios ante una Hemorragia Externa:

  • Colóquese
  • TUMBAR a la persona y ELEVAR los miembros inferiores si es posible.

 

  • (1) COMPRIMIR la zona sangrante, con los dedos o el puño según el tamaño del punto sangrante mediante un paño limpio.
  • Nunca levantar el primer paño que se haya colocado, porque arrastraríamos el coagulo que se forma y volvería a aumentar el sangrado.
  • Es fácil saber si se ha cortado o no la hemorragia sin levantar el primer paño:
    • Si se ha detenido el sangrado el paño irá cambiando de color de rojo brillante a marrón rojizo (parduzco) eso si se “empapa” y si no llega a “empaparse” no hace falta levantar: entendemos que se ha cortado.
    • Si NO se ha detenido el sangrado, el primer paño de empapará y comprobaremos que sigue goteando sangre, por lo que se añadirá otro segundo paño, SIN retirar el primero. Continuar comprimiendo manualmente la zona con ambos paños.
  • Arropar a la víctima y evitar que se mueva.

 

  • Sólo con la compresión se controlan la mayoría de las hemorragias.

 

  • Si hay más víctimas o disponemos de una venda, se podrá colocar dicha venda encima de los paños para comprimir, sin apretar demasiado, y comprobando que los dedos de las extremidad afectada no cambian de color (morado o azulado), se quedan fríos o la víctima refiere “hormigueo” o adormecimiento de la extremidad (esto indica que la venda está demasiado apretada, habría que aflojarla).
  • (2) Elevar la extremidad afectada por encima del corazón (miembros superiores o inferiores), para disminuir la llegada de sangre a esa zona.
  • Seguir añadiendo paños si se “empapan” sin retirar nunca los anteriores.
  • Si además de la compresión directa y la elevación del miembro afectado la hemorragia no cediese, se (3) Comprimirá el Punto Arterial correspondiente a cada miembro:
    • Miembros Superiores: Arteria Braquial (localizada en la parte interna del brazo por encima del codo).
    • Miembros Inferiores: Arteria Femoral ( mitad de la ingle, comprimir con el puño entero, con el paciente tumbado “boca arriba”).
    • Se realizaran las tres maniobras a la vez: (1) Compresión directa sobre la herida,(2) Elevar el miembro afectado y (3) comprimir el punto arterial.
  • Si cede la hemorragia deje de comprimir el punto arterial y vigile que no vuelva a sangrar.
  • Trasladar a un Servicio de Urgencias u hospital si es posible.
  • Llamar al 112 si la situación es grave y no es posible mover o trasladar a la victima.