José Antonio Ruiz de la Hermosa, director de programas en Radio Ya y a partir de septiembre en Decisión Radio, es un amigo con el que he colaborado en muchos programas y el que me ha abierto la puerta al mundo de la radio. También es historiador, pero por encima de todo es un militar retirado, especialista en aeroevacuaviones y prevención de riesgos, y con 42 años de experiencia en el Cuerpo Militar de Sanidad, con el que participó en diversas misiones del Ejército del Aire en Asia Central desde el 2002 hasta su pase a la Reserva. En esta entrevista hablamos de su experiencia en Afganistán.

¿Cuándo llega a Afganistán y cuanto tiempo permanece allí?

La invasión de Afganistán se produjo desde el principio del año 2002. Los primeros españoles integrados en la Misión Libertad Duradera (Operation Enduring Freedom) llegamos al aeropuerto de Bagram (45 km al norte de Kabul) el 25 de enero de 2002, aunque ya el Ejército del Aire había realizado transportes logísticos a Kabul desde el 17 de ese mismo mes.

Los primeros españoles destinados allí éramos un conglomerado de militares sacados de distintas unidades del Ejército del Aire con la misión de montar un Hospital de Campaña y un puesto avanzado de CSAR (Búsqueda y Salvamento Aéreo de Combate). Inicialmente se pensó en que los helicópteros del Ala 48 de Madrid, montasen ese servicio en aquella zona, pero al llegar a Bagram se consigno que estaba en estado de guerra Había ataques nocturnos de los talibán que eran repelidos por las fuerzas de la OTAN que defendían fundamentalmente el aeropuerto y sus alrededores, el lugar donde precisamente se iba a montar el Hospital. La difícil situación y falta de experiencia de las tripulaciones españolas de los helicópteros en acciones de combate real, hizo que nunca llegara a montarse el servicio en Bagram y que el personal para el mismo, se trasladase a Manas, una gran base que se acababa de montar en Kirguistan, país al norte de Afganistán. Y allí nos trasladamos. Nuestra nueva misión era: cubrir ante un posible incidente la ruta desde  Manas a la frontera afgana y, con los aviones Hércules españoles, apoyar las misiones médicas del personal de la OTAN en Afganistán.

Aquello se prolongo durante años, pero los componentes de los diversos equipos de aeroevacuación nos relevábamos cada dos o cuatro meses con otros equipos procedentes de España. Por esas mismas fechas el Ejercito de Tierra y el del Aire montaron un destacamento, que reconstruyó y gestionó el aeropuerto de Kabul y mas tarde esa misma labor se llevó a cabo en Mazar e Sharif, Qala e Now y en Herat, ultima Base-Aeropuerto gestionada por lo españoles. En todos esos lugares hemos ido pasando los miembros de la Sanidad Militar desde 2002 a 2015, aunque después quedaron instructores y asesores.

Aparte del ámbito militar, ¿cómo han influido estas misiones la vida de los afganos?

Nuestros hospitales atendieron desde el primer momento a personal civil afgano, al principio filtrado por las autoridades afganas, y luego directamente a través de consultorios montados en las poblaciones cercanas. También ha sido importante la colaboración española en la construcción de carreteras. En Afganistán no había casi carreteras asfaltadas y distintos países han contribuido a asfaltar la que llamamos la M30 afgana, que rodeaba todo el país. España construyo directamente mas de 500 km de la carretera principal y varios cientos mas de carreteras secundarias.

Cuando llegamos a Qala e Now, capital de la provincia de Badghis, no había electricidad publica, solo algunos equipos electrógenos privados. Allí se construyo un centro de enseñanza media, se electrifico una zona de la ciudad y, lo mas importante, se construyo un aeropuerto en donde había una pista de tierra que hicieron los rusos. Se hizo lo mismo en los demás lugares en los que estuvimos.

Civiles afganos esperan para pasar consulta en el centro de salud "Mostoles 2"

 

¿Por qué ha fracasado la OTAN en Afganistán?

Para los españoles no ha habido tal fracaso porque, como en otros lugares, supimos adaptarnos a los lugareños y mantener un contacto de tu a tu con los afganos, persona a persona. Aceptando sus peculiaridades y tratando de modernizarlos, pero sin destruir su cultura, simplemente con tolerancia. Ellos estaban en el siglo XI, pero conocían la existencia del XXI.

Sin embargo, muchos anglosajones no tienen ese concepto, están por encima de “los indígenas” y los tratan como a niños o a tontos y no lo son.  La situación y los jefes tribales, con una religión muy influyente y exclusivista como es la musulmana sunni, les hacia rechazar cualquier integración, simplemente querían los beneficios que les daban los extranjeros, pero no una relación con ellos. La imposición en contra del Islam y su cultura ha sido nefasta.

Entonces, ¿la clave del fracaso de la política estadounidense en Afganistán es no querer entender a los afganos?

Es imposible que la política estadounidense hubiera funcionado en tan corto espacio de tiempo, llevar a un pueblo desde el siglo XI al XXI necesita varias generaciones y los americanos quieren que todo sea instantáneo. Y así es difícil atraer a una cultura como la islámica. Un afgano quiere un coche o un televisor, pero no traicionar los preceptos del Islam.

Los americanos confundieron una cosa con la otra y asimilaron la aceptación de una con la otra. Además, partieron de la base de que su sistema es bueno para todos y no lo es. La gente tiene roles, privilegios y maneras de comportarse. Trataron de hacer demócratas a los afganos por la fuerza, pero las clases dirigentes no entendían porque, si mandaban desde hace miles de años, los que estaban por debajo podían elegir nuevos jefes. El pueblo llano tampoco lo entendía, preferían seguir como estaban porque pensaban que eso solo serviría para que los ladrones y mala gente engañasen y consiguieran el poder. El tiempo les ha dado la razón con un presidente que ha huido con todo el dinero norteamericano que ha podido llevarse en su huida. Por tanto, lo de exportar la democracia no es que les esté saliendo muy bien.

Los lideres tribales han cogido la ayuda europea y americana, han sonreído y han seguido su camino sin aceptar realmente la situación. Otro punto candente han sido los “Caides”, los jueces religiosos del Islam, que no han aceptado, como es lógico para ellos, las costumbres que ellos califican de satánicas e inmorales. Eso ha facilitado que los talibán estuvieran de vuelta, aunque escondidos entre la población rural desde 2006 aproximadamente.

¿Era previsible la caída de Kabul?

Para los inteligentes miembros de la política internacional no, pero para los que a pie de obra, viviendo a diario y viendo la evolución del pueblo afgano, era previsible, aunque no tan rápido. Yo pensaba que los talibán volverían a partir del 11 de septiembre, pero les han dado alas y las han aprovechado. En realidad ya estaban en todas partes, por eso en menos de quince días se han hecho con el poder y con Kabul.

Lo cierto es que China por un lado, con el problema Uigur, ya tenia un acuerdo con ellos para facilitarles la vuelta y Rusia estaba interesada en lo mismo, pues el miedo a los islamitas radicales facilitará que los países de Asia Central estén otra vez bajo su manto protector. Respecto a Irán, la cosa no está an clara. Para un occidental todos los musulmanes son iguales y eso no sólo no es cierto, sino que es todo lo contrario, chiitas y sunnitas son enemigos a muerte la mayor parte del tiempo y el pueblo pastún, mayoritario en Afganistán, es en general sunnita. Por contra los iraníes son chiitas y aunque hasta ahora haya primado su enemistad con EEUU veremos que pasa entre ellos.

José Antonio Ruiz con un médico estadounidense.

 

¿Cuál fue la actitud de los distintos gobiernos españoles mientras duró la misión?

Los gobiernos españoles lo han tenido fácil porque los soldados y cooperantes españoles se han adaptado y han hecho amigos en Afganistán, han entendido a los afganos, pero los políticos españoles están en Babia, todos. Los del Partido Popular llegaron de visita y, como los demás europeos, pensaron que con repartir dinero era suficiente para ganarse a los afganos.

Los del Partido Socialista tuvieron los mismo errores que la Unión Soviética, muchas palabras y cero hechos. Por ejemplo, los estadounidenses encargaron a los diferentes países que tenían zonas de influencia y gobierno en las diferentes provincias la eliminación del cultivo del opio por medios no violentos o, si era necesario, por la fuerza. El señor Bono se reunió con los jefes tribales de Herat y Badghis. Les propuso sustituir el opio por otro cultivo de excelentes resultados económicos, que como les dijo era el mejor para eso en España, la flor del azafrán. La incultura de Bono es proverbial, pues el azafrán se cultivo por primera vez y desde siempre allí, no hay mas que ver la bandera de la India, que ostenta el color del azafrán en una de sus franjas. Los jefes tribales callaron y siguieron cultivando opio en zonas mas escondidas o remotas.

¿Y el ejército?

El ejército español como siempre: “a pie y sin dinero”. Aunque se hizo un gran esfuerzo económico, se notaba la falta de recursos, los vehículos antiguos, las armas efectivas pero antiguas. Sólo la inmensa voluntad de nuestros soldados los sacó adelante. Para hacerse una idea. La Base de Herat era conjunta hispano-italiana. La mandaba un coronel español, pero un sargento italiano ganaba diariamente mas euros. Simple, los soldados italianos estaban en una misión de guerra y cobraban dietas de guerra, los soldados españoles en una misión de paz y como las dietas no son únicas, sino que están valoradas en función de la renta per cápita del país donde se esta desplegado y Afganistán es de los mas pobres del mundo, pues cobraban por estar en Afganistán.

Luego los muertos, se habla de 102 españoles caídos en esta misión, ciertamente el capitulo mas importante fue el Yak42 que se estrello cuando traía a España un relevo desde Kabul y Manas. Los motivos, muchos y concatenados, pero los podemos resumir en que si alquilas un avión a un país pobre, que tiene tarifas pobres y aviones viejos y mal cuidados, y andas racaneando en todo lo relativo al viaje, ¿que puedes esperar? Pues lo que sucedió. Lo peor casi fue después, por el interés de enterrarlos cuanto antes para que se olvidase el tema y el desprecio y abandono a las familias.

El pasado lunes fue el aniversario del “accidente” en 2005 de dos helicópteros españoles en Afganistán. ¿Qué cree que sucedió en realidad?

Los helicópteros españoles volaban desde Herat a una posición norteamericana próxima a Farah. Inicialmente, el Ministerio de Defensa anunció que habían sido derribados, pero posteriormente la versión fue cambiando hasta que horas después cambió de forma radical. Esta versión oficial decía que se había producido un accidente al volar demasiado juntos ambos helicópteros, provocando la total destrucción de uno que estalló en el aire, causando la muerte de sus 17 ocupantes, y que el otro se estrellase, resultando heridos todos sus ocupantes.

Pero esa versión es más que dudosa por el testimonio de la tripulación del segundo helicóptero, la que sobrevivió, sobre todo por unas frases concretas: primero, “volábamos en formación y vuelo táctico”, es decir a menos de cien metros de distancia el uno del otro, a corta distancia del suelo (apenas el doble de la altura del helicóptero) y a más de doscientos kilómetros por hora. Segundo, “perdimos de vista al descrestar una colina al “líder” y cuando volvimos a verle se estrellaba contra el suelo y explotaba”. No hay por donde coger esta versión pues, volando a esa velocidad y distancia, siempre, absolutamente siempre, los dos helicópteros están a la vista el uno del otro, además por donde está la colina, en las fotos y por la posición en la que se encuentran los restos de ambos helicópteros es fácil de deducir de donde venían y a donde iban, y el cauce del río seco, que con toda seguridad iban siguiendo, en medio de una planicie. Las únicas montañas próximas son precisamente donde se esconde/estrella el segundo helicóptero, y estas están fuera de la posible ruta. La colina famosa sólo puede estar en la imaginación de alguien y esta versión oficial no es creíble.

Los talibán parecen contar ahora con el apoyo del gobierno chino. ¿Significa eso que van a tener carta blanca?

Ciertamente, la postura de China, como nuevo arbitro mundial es clave. El Globalismo esta desplazando a los Estados Unidos y la postura del gobierno de Biden no la entiende nadie. China necesita tranquilidad en su patio trasero y Afganistán lo es. Además, los musulmanes chinos son un problema muy serio y con un acuerdo con los talibán se acaba el problema Uigur. Rusia, que sufrió su gran derrota allí por la ayuda americana a los talibán, esta encantada con la nueva situación. Todos ganan con el nuevo status quo: Rusia, China e incluso Irán. Pero quien mas gana es el Globalismo. Solo pierde el pueblo llano que vuelve al siglo XI.