En la guerra como en la paz, siempre es más adecuado un fuego graneado que un fuego a discreción.

El fuego graneado, es siempre en una misma dirección, sigue un orden de fuego, el fuego a discreción tiene el inconveniente de que al ser realizado al arbitrio del tirador por lo general se corre el peligro de que mueran inocentes.

En una España, donde la cultura de la muerte, es la tónica general, donde se ha perdido el respeto a la autoridad, donde a la cobardía la llaman prudencia, donde se ataca con saña y fobia a la religión católica, donde se dice que las personas tenemos género y un sinfín de aberraciones parecidas; creo que los hombres  decentes  debemos permanecer unidos o de lo contrario moriremos solos.

Me refiero al artículo, publicado en este medio, sobre las personas de D. Jorge Fernández Díaz y D. Jaime Mayor Oreja. No tengo el placer de conocer personalmente al Sr. Mayor Oreja, pero si al Sr. Fernandez Díaz. No hay más que tratarlo en las distancias cortas, para apreciar, que es un hombre docto, erudito y fiel defensor de Cristo Rey y de la religión católica, asi como de España. En los tiempos actuales, yo no le pediría más a un hombre.

Refiriéndome a la coherencia política, de sus actos, diré que la política nunca es coherente; no hay más que ver, uno de los puntos del programa de Vox, referente a la supresión de las Autonomías y resulta que estas,  son el unico enclave donde pueden progresar políticamente; “a veces Dios tienen sentido del humor”.

No se puede juzgar a los hombres por sus actos; “in saecula saeculorum”, creo que nadie es perfecto. Decía San Agustín, “Señor, hazme casto pero aun no”, y Fernando de Aragón, se encamaba “con todo lo vivo” y le llamaron “El Católico”.

Creo sinceramente, que hoy por hoy, en el frente de combate que se nos presenta, hemos de dejar a un lado las inquinas y los hechos  pasados con los hombres  que apuntan a nuestros enemigos,  y no a nuestra trinchera. Objetivos y dianas hay por desgracia centenares para disparar; -“hablando obviamente en sentido figurado y como símil bélico”, -. Decía Alexander Pope: “Errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios”.

El objetivo del enemigo es “destruir y sustituir el orden social basado en los fundamentos cristianos”; hasta donde yo sé, D. Jorge Fernández Díaz, está librando la batalla contra esa Gomorra, a base de conferencias, mesas, juntas, foros, etc; otros en su jubilación,  se dedican a la holganza, la chanza y el regodeo, en cuanto al Sr Mayor Oreja, es fundador del proyecto  NEOS,  donde en la exposición de motivos de este proyecto dice: “Desde los fundamentos cristianos, NEOS pretende mostrar el rumbo adecuado frente al relativismo y a la destrucción del orden social que tratan de imponerse hoy en España”.

 

Abramos fuego graneado, contra los enemigos de España, -“hablando obviamente en sentido figurado y como símil bélico”, -.  Permanezcamos unidos en esta cruenta batalla, todos; escritores, abogados, intelectuales, articulistas, grupos de opinión, Fundaciones, Organizaciones. No esperemos que los políticos nos cuiden ni nos salven; al final, “votar cada cuatro años es cambiar de amos cada cuatro años”.