Va a ser interrogada la presidente socialista balear Francina Armengol por una comisión de la Unión Europea sobre el escándalo de las menores tuteladas prostituidas en Mallorca; nada se comenta. El pájaro de José Luis Ábalos que es como los cuervos que decíamos ayer, adjudicó a una empresa que facturaba CERO euros la friolera de 53 millones de euros, sigue a su bola, como el marido de Calviño que gestiona los fondos europeos a su aire, de los que su mujer es en parte es responsable al adjudicarlos. Sanidad adjudica a una firma sin empleados un contrato de 4,2 millones; el proveedor de material para combatir el coronavirus es una asesoría laboral de Málaga con pérdidas. El Gobierno compra material por 263 millones a una empresaria condenada por estafa. La empresa 'fantasma' a la que Illa compra hisopos para el Covid-19 está en Suiza y se dedica a la moda infantil. Illa adjudica 30,3 millones de euros "a dedo" a tres empresas de Barcelona para vacunas contra la gripe. El Ministerio de Sanidad adjudica contratos en el BOE a empresas que no tienen ni dirección. Esto sería el cuento de nunca acabar porque tienen el campo libre para seguir haciendo lo que tan bien saben, sin problemas, mientras están sin la oposición que se dedica a suicidarse, y porque para la izquierda no hay límites ni fronteras. Menos ética o moral de la que presumen.

La cosa del PP pasa a la fiscalía de Sánchez, que lleva la Lola de Garzón, al fin y al cabo él lo inició todo. Se las había jurado a la Ayuso y ahí la tiene servida en bandeja por los suyos. Las mujeres en el PP no disfrutan de mucho porvenir, parece que les tienen ojeriza. Y los dos federales, Pablo y su valido el de Murcia, se apalancan al poder y dijeron, de aquí no nos echa ni Dios. Al final dimitieron Egea, Andrea Levy, Ana Vázquez, Belén Hoyo... y sigue el goteo.

Cómo se agarran al pesebre los paquidermos. El que amarra el poder, se dice: esto es mío para siempre. Con lo que me costó no lo voy yo a dejar... Y se lo cree a pie juntilla, que es suyo y que no lo va a soltar. La izquierda que en todo juega sucio, porque es así, es superior en todas sus picardías, malicias y pecados. El daño que lleva hecho es incalculable. La sociedad está de pena porque ella, loca y endemoniada, así lo quiso. Desde la política se consigue todo eso. A ver si se arregla la derecha. Cayetana Álvarez de Toledo, dice que "nadie ha hecho más que Casado para perpetuar a Sánchez y consolidar a Vox". Lo que quede del PP, debe subordinarse a Vox, y otro gallo cantará. Y no los cuervos que solfeaban ayer junto a los riscos al aparecer entre las nieblas. El PP ya queda viciado de por vida. El cáncer le seguirá dentro. Sólo la derecha se puede recomponer desde Vox, que es una formación limpia, clara y patriota; destapará el porqué la izquierda gana, saca tantos votos que compra, con voluntades y todo tipo de trampa como es su natural, con el dinero de todos. Tenerla en el poder es la mayor desgracia para España.

Probablemente se haga cargo del partido el gallego Feijóo, el que dijo que "Vox no tenía cabida en Galicia". Pero para hacerse cargo del cotarro el gallego, tienen que echar a patadas al palentino que se aferran a las rejas como lapa, en espera de que Lola la de Garzón que manda Sánchez, consiga implicar a Isabel Ayuso en algo y las cosas le cambien. Isabel es como Agustina de Aragón, Juana de Arco, y otras célebres mujeres que asombraron al mundo. Lo dejaremos en Isabel la Católica. Y es que como católica Dios le ayuda, además de concederle tantos buenos dones, desde la belleza y el valor. En el homenaje a Paquito y Blanca Fernández Ochoa, que se celebró en Cercedilla, de la sierra madrileña, estuvo la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, siendo su primer acto tras la cruel "movida", y continuó con su agenda normal. Mostró con toda nitidez que los árboles no le impiden ver el bosque. Al final de la tarde de hoy como dimitió de su cargo, el Secretario General del partido, Teodoro García Egea, sólo se espera que Pablo Casado haga lo mismo, si no se deja liar antes por el enemigo (Sánchez) al que acude para evitarlo, y empiece entonces a arreglarse la maltrecha formación popular que tanto daño hace a España en tal estado.

La izquierda sabe que cuando se equivoca el enemigo hay que dejarlo con lo suyo, y por eso anima a Casado a que no dimita, sino que dinamite como hasta ahora y todo siga igual. La izquierda va más que nunca a gusto en la burra.  Hasta que España sea un erial y no tenga que comer ni la burra, por donde cada cual andemos como puta por rastrojo.

--