Y no es un eslogan, como esos que acostumbra a lanzar la progresía sin fundamentarlos en datos. Puntualizar, antes de nada, que me refiera al feminismo actual en España, no me refiero al feminismo socialista de la Segunda República, ese que votaba en contra de que la mujer tuviera derecho al voto y que proclamaba que "la mujer es histerismo". No, ese feminismo no lo sufrí, pero sí sufro a diario los efectos del actual feminismo que se ha construido como se construye una secta destructiva, basándose en odio y victimismo y alejándose de la razón.
 
La razón, las estadísticas, nos dicen que por violencia machista murieron en el año 2020 cuarenta y cinco mujeres a manos de sus parejas o exparejas hombres. Unos datos que están manipulados, pero bueno aceptemos que son ciertos. Frente a ellos, cuatro causas de muertes entre los hombres víctimas del feminismo. 
 
En primer lugar los hombres muertos a manos de mujeres y exmujeres, que son unos siete hombres al año. Dicen que todas las muertes cuentan, pero se ve que estos hombres muertos cuentan menos, no ocupan espacio en los medios de comunicación. 
 
A estos hombres fallecidos habría que sumar los hombres envenenados. Según datos del Instituto Nacional de Estadística mueren envenenados cada año 200 hombres más que mujeres. Tampoco se escucha hablar de este factor, aunque sí que habría que analizar las circunstancias de los envenenamientos y ver cuántas de esas muertes han sido provocadas por el feminismo.
 
También, como no, hay que tener en cuenta el número de personas fallecidas el año pasado por Coronavirus contagiado por las marchas de la muerte del 8-M, que es como pasarán a la historia. El año pasado fueron muy lejos las feministas con sus aquelarres y fue un gran error que antepusieran la Ideología Sectaria de Género a la salud. Un error de cálculo político que tuvo un altísimo coste en vidas.
 
Y por último, y no menos importante, están todos los hombres que se han suicidado por sufrir, en medio de un proceso de separación, una denuncia falsa e instrumental que les deja en clara indefensión y sin presunción de inocencia. Para algunos de esos hombres todo se hace demasiado cuesta arriba y no ven otra salida que quitarse de enmedio, son víctimas achacables al feminismo destructivo imperante, pero al que cada vez le salen más grietas.
 
Si sumamos esos factores es evidente que el año pasado murieron muchos más de 45 hombres por esos motivos, por lo tanto, y hay poco que debatir, el feminismo mata más que el machismo.
 
Estas y otras cuestiones son analizadas en la sección "Descabalgando contradicciones", a la que son invitados en el siguiente vídeo: