No deja de ser una experiencia piloto. Es cierto que ha habido prejubilados en El Corte Inglés, pero de no de forma masiva y estandarizada.

 

Ahora sí, no corren buenos tiempos y la dirección se dispone a ofrecer prejubilaciones -siempre onerosas- a los trabadores de más de 58 años de edad. Superan el millar, de una plantilla por encima de los 90.000 trabajadores.

 

El problema viene ahora, porque la empresa sólo está dispuesta a ofrecer 65 días por año lo que los sindicatos no están dispuestos a aceptar. Tendrán que subir la oferta.

 

En cualquier caso, se trata de una experiencia piloto. No es que no haya habido prejubilaciones en El Corte Inglés antes pero no de forma estandarizada.

 

Además, en un sector como éste la experiencia de venta no sólo es un grado: lo es todo. Por otra parte, las condiciones laborales de los años felices no pueden ser las mismas de 2016. A lo mejor hay que sacrificar la calidad en el servicio al coste laboral de los jóvenes.