Un grupo de mujeres damnificadas por las leyes de género en sud diferentes modalidades, nos hemos constituido como Plataforma para luchar contra las injusticias y la desigualdades que sufrimos las personas en nuestro día a día.

Toda persona que quiera adherirse a nuestro Manifiesto, puede hacerlo a través del siguiente correo electrónico: mcontrainjusticiaydesigualdad@gmail.com

Nos basamos en el siguiente MANIFIESTO

LUCHAMOS por:

– La IGUALDAD, tal y como dice la Constitución española en su artículo 14: Los españoles son IGUALES ante la ley, SIN QUE PUEDA PREVALECER DISCRIMINACIÓN alguna por razón de nacimiento, raza, SEXO, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia PERSONAL o SOCIAL.

– Por las PERSONAS que sufren violencia (niños, ancianos, mueres y hombres), es decir, LA FAMILIA.

– Para que el personal sanitario especializado realice exámenes periciales en temas de violencia familiar.

– Según el instituto Nacional de Estadística sólo hay estadísticas parciales indicativas de mujeres maltratadas y/o asesinadas. No hay niños, ni ancianos, ni hombres. Lo que no se contabiliza, no se nombre y sobre lo que no se nombra, no se actúa.

– Luchamos por la PRESUNCIÓN DE INOCENCIA, artículo básico de la Constitución, de un Estado de derecho y de los derechos internacionales, acuerdos firmados por el Estado español. Por esta causa nos hemos constituido como PALTAFORMA DE MUJERES CONTRA LA INJUSTICIA Y DESIGUALDAD, por los que no tienen voz, por los que no salen en ninguna estadística y sufren violencia en sus diferentes versiones día a día.

Ya el Informe del CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL, de abril de 2004 (anterior a la aprobación de la actual LIVG) dice textualmente en su página 17 que “NO SE OBTIENE MAYOR PROTECCIÓN DE LA MUJER POR LA CIRCUNSTANCIA DE QUE LA LEY LA PROTEJA TAN SOLA A ELLA EXCLUYENDO DE SU ÁMBITO A MENORES, ANCIANOS E INCLUSO HOMBRES”. Desgraciadamente esta ley ha generado una guerra de sexos que nunca debería de haber existido, proliferando las denuncias fraudulentas para despojar a los hombres de lo más sagrado para ellos: sus hijos y su libertad.

Añadamos que esta ley no tiene en cuenta a parejas del mismo sexo, que se encuentran indefensas. No es de justicia inventar leyes para proteger a unas personas en detrimento de otras, puesto que no solucionan el problema, más bien lo agravan, generando daños colaterales.

 

SOBRE QUÉ OCURRE Y QUÉ SE VULNERA:

  1. Los derechos de los niños, dado que por una simple denuncia por violencia con o sin sentencia, se aparta la figura del padre.
  2. El artículo 24 de la Constitución española, vulnerando la presunción de inocencia a favor de la aplicación del Derecho Penal de Autor.
  3. No se utilizan medidas probatorias que nos acerquen más a la realidad de lo ocurrido (maltrato psicológico, secuelas o violencia psíquica no perceptible a primera vista).
  4. No somos iguales ante la ley, dado que por la comisión de un mismo delito, se aplican penas diferentes en función del sexo de la persona que lo haya cometido.
  5. Luchamos por el honor y la dignidad de las personas de sexo masculino, que se ven privados de libertad a través de denuncias fraudulentas en procesos de divorcio, en la mayoría de casos teniendo conocimiento de su inocencia.
  6. Luchamos para evitar los suicidios de hombres que se están produciendo en procesos de divorcio contencioso, como consecuencia de la expoliación de bienes materiales y de la separación forzosa a la que se ven sometidos respecto de los hijos.
  7. Se ha llegado a un punto en que los términos machista, patriarcado y maltratador son utilizados como palabras comodín, llegando al extremo de que cualquier cosa que se dice o se produce lleva implícita este tipo de actitudes.
  8. Las mujeres también sufrimos los daños colaterales de estas leyes sexistas y machistas porque nos hacen quedar ante la sociedad como seres inútiles y débiles que necesitamos ayuda y protección continua.
  9. Anulan nuestras capacidades de decisión, imponiéndonos cómo tenemos que pensar, vestir e incluso que carreras debemos estudiar y los trabajos a los que tenemos que acceder.
  10. Somos utilizadas por políticos e instituciones como si fuéramos monedas a cambio de votos y de lo políticamente correcto.
  11. Nos niegan nuestro poder de decisión para ser madres y elegir nuestro estilo de vida.
  12. Nos impiden educar a nuestros hijos e hijas basándonos en el respeto imponiendo el miedo. Exigimos nuestra libertad para educar a nuestros hijos, libres de todo tipo de ideología, teniendo opción a elegir el modelo educativo que más nos convenga.
  13. Nos sentimos ofendidas como personas y mujeres que somos como seres independientes que somos, pensamos, trabajamos y sufrimos igual que cualquier persona del sexo opuesto. Por todo esto, reclamamos justicia e igualdad para la persona como ente. No necesitamos trato de favor por el hecho de ser mujeres.

Un Estado de Derecho no necesita Pacto de Estado contra la violencia de género que lo único que consigue es destruir a personas y familias. Lo que necesita es que las partidas presupuestarias vayan dirigidas a generar puestos de trabajo decentes y un buen sistema educativo, social y sanitario. En caso contrario, el problema seguirá aumentando, porque la mayoría de los problemas de pareja y familiares vienen dados por la mala gestión del Estado.

Les recordamos que el Poder emana Del Pueblo, por El Pueblo y Para El Pueblo