El sábado, la nueva Presidenta de Hungría, Katalin Novak, pronunció su discurso de investidura frente al edificio del Parlamento húngaro en la plaza Kossuth de Budapest. Este es el discurso integro de la presidenta húngara:

Mis compatriotas, queridos invitados,

He llegado hoy aquí con gratitud en mi corazón.

Estoy agradecida de tener aquí conmigo a los jóvenes y a los mayores de nuestra familia, y de poder dirigirme a vosotros con ellos a mi alrededor. También estoy agradecido de que tantos estemos juntos. Saludo a todos los húngaros del mundo, también a los que nos siguen con afecto vigilante desde la distancia.

Es la primera vez que me dirijo a ustedes como Presidenta de los húngaros. Os agradezco la confianza que habéis expresado con mi elección. En primer lugar, considero su confianza como una fuente de responsabilidad. Mi responsabilidad hacia quienes me apoyan es no defraudarlos. Pero también soy responsable de los que aún desconfían y desaprueban.

Como Presidenta, tengo la responsabilidad de mostrar lo que mi patria, Hungría, y mis compatriotas, los húngaros, significan para mí, y cómo veo la vida que compartimos y el lugar que ocupamos en el mundo. Mis acciones se derivarán de mi visión personal del mundo húngaro.

Aquí estamos juntos, en el corazón de Europa, en la capital de nuestro país, en medio de la cuenca de los Cárpatos, en la Plaza Mayor de la Nación. Pero también estamos unidos en la intención y la voluntad - "después de las décadas del siglo XX, que llevaron a un estado de decadencia moral"- de construir una vida mejor, más bella, más pacífica, más próspera y más segura para los húngaros en el siglo XXI.

Aunque el sol brilla hoy, y los húngaros tenemos muchos motivos para alegrarnos, sentirnos orgullosos y celebrar, una nube oscura proyecta su sombra sobre nuestras vidas. Esta sombra es la guerra.

No es la realidad virtual de los videojuegos, ni CGI, ni photoshop. Tampoco es una película de guerra. Es la sangrienta realidad que nuestros abuelos vivieron personalmente durante la Segunda Guerra Mundial; una realidad que sólo conocemos por las historias que nos contaron. Hasta ahora, para la mayoría de nosotros, la guerra no ha sido una amenaza real ni una realidad premonitoria, sino un riesgo evitable que nos recuerda que debemos estar atentos. Esto ha sido así a pesar de que la guerra de Yugoslavia se prolongó durante diez años en nuestra vecindad. Ahora, en Ucrania, la sangre de los soldados heridos y de los civiles es real, las lágrimas de las familias destrozadas, las lágrimas de los que lloran sus vidas son reales, los gritos de los niños, el rugido de los tanques y la lluvia de disparos son reales. La conmoción es real, el miedo es real.

Damas y caballeros,

La invasión de Ucrania -cuando nos recuperamos de la conmoción inicial- exigió respuestas inmediatas, pero bien pensadas y viables por parte de todos, incluidos nosotros.

El 25 de febrero, con la llegada de los primeros refugiados a Hungría, nos apresuramos a ayudarlos sin pensarlo, adoptando un curso de acción que instintivamente consideramos evidente. Bereg, Szabolcs y Szatmár, los alcaldes locales, las iglesias y las organizaciones de ayuda, el gobierno y los ciudadanos de nuestro país actuaron simultáneamente. Desde entonces, setecientos mil refugiados han entrado en el refugio húngaro, y nosotros, mis queridos compatriotas, hemos reunido donaciones por valor de varios cientos de millones de florines. Atendemos a los heridos, enviamos alimentos a los que se han quedado, ofrecemos la oportunidad de educación a los niños que llegan a nuestro país, proporcionamos a las familias un techo, comida y trabajo, y damos ánimo y apoyo espiritual a los desesperados. Hungría ha superado la prueba de la compasión. Se lo agradezco a todos.

Además de la ayuda desinteresada, también necesitamos saber cuál es nuestra respuesta a esta guerra, qué es lo mejor para nuestra nación visto desde la perspectiva de nuestro pasado, nuestro presente y el futuro que esperamos. En diez puntos, esto es lo que parece esta guerra desde Hungría:

  1. Condenamos la agresión de Putin, la invasión armada de un estado soberano. Decimos siempre no a todo esfuerzo que tenga como objetivo la restauración de la Unión Soviética.
  2. Nosotros, los húngaros, queremos la paz, tanto en Hungría como en nuestros países vecinos. ¡Queremos ganar la paz, no la guerra!
  3. Esta guerra no es nuestra guerra, pero esta guerra también se libra contra nosotros, los húngaros amantes de la paz. Anhelamos la seguridad, el respeto mutuo y la prosperidad. Exigimos que se investiguen y castiguen los crímenes de guerra.
  4. No somos neutrales. Estamos con las víctimas inocentes y con la verdad. 
  5. Como miembros de la Unión Europea y de la OTAN, cumplimos nuestros compromisos, y cuando tenemos derecho a decir no a una decisión y los intereses de Hungría lo exigen, decimos no.
  6. ¡En ningún caso estamos dispuestos a renunciar a la soberanía que tanto nos ha costado conseguir! Desarrollamos continuamente nuestras fuerzas de defensa.
  7. Apoyamos la adhesión de Ucrania a la comunidad de países europeos.
  8. Estamos dispuestos a hacer sacrificios por la paz, y no impedimos que nuestros aliados hagan sacrificios. Sin embargo, no consentiremos decisiones que exijan al pueblo húngaro un sacrificio mayor que el dolor que tales decisiones infligen al agresor ruso.
  9. Estamos dispuestos a desempeñar un papel de mediación entre las partes beligerantes para facilitar la continuación de las conversaciones de paz.
  10. Insistimos en el respeto de los derechos de los húngaros en Ucrania hasta ahora, insistimos en estos derechos ahora, y seguiremos insistiendo en estos derechos incluso después de la guerra.

Damas y caballeros,

A veces nos defendemos solos. Pero también tenemos aliados y amigos que comparten nuestra visión del mundo. Sabemos con quién podemos contar y cuándo, y los demás también saben que los húngaros mantienen su palabra y son compañeros valientes. Podemos ser amigos incómodos a veces, pero cuando la necesidad es real, no huimos.

Al ser elegida el 10 de marzo, dije que mi primer viaje sería a mi casa, a mi familia. También dije que me gustaría visitar a nuestros amigos polacos lo antes posible. Cumplí mi primera promesa; desde la Asamblea Nacional, me apresuré a visitar a mi familia. En cuanto a la segunda parte, tampoco me quedaré en deuda. El martes 17 de mayo viajo a Varsovia para reunirme con el Presidente del pueblo polaco. Señor Presidente, querido Andrzej, le agradezco la oportunidad de conversar como corresponde a los amigos.

Damas y caballeros,

Los húngaros tenemos todos los motivos para estar orgullosos de la riqueza de nuestra lengua única, la turbulenta historia de nuestra nación, los logros de la mente húngara y los tesoros de nuestra cultura. Creemos que la revolución de 1848, la lucha por la libertad de 1956 y la caída del Telón de Acero en 1989-90 ponen de manifiesto nuestra insaciable pasión por la libertad, y que, si es necesario, estamos dispuestos a luchar por ella. El mundo entero pudo comprobar que los húngaros son una nación valiente y fuerte. Hungría es un país soberano, defenderá sus intereses, no teme los conflictos y puede defenderse a sí misma y a su posición forjada a través de dolorosas experiencias.

No hemos cambiado. Seguimos siendo los mismos húngaros que lucharon por su libertad en 1848, en 1956 y hace 33 años.

¿Por qué, entonces, en las regiones del mundo donde antes se saludaba nuestra valentía se nos ve así cada vez menos?

Nuestros padres y abuelos -habiendo soportado un siglo XX que parece insoportable en retrospectiva- nos transmitieron las cualidades de autoestima, tolerancia, capacidad de supervivencia y espíritu de lucha. Se lo agradecemos y les damos las gracias. Pero nuestros antepasados no nos han enseñado que tener un gran producto no es suficiente para asegurar su éxito en el mercado. El dicho tan popular en Hungría, "El buen vino no necesita hiedra" es muy revelador. Yo no estoy de acuerdo. Yo digo que incluso el buen vino necesita ser publicitado.

Considero que es un privilegio ser ese hiedra para Hungría, un vino muy bueno, que incluso a mí me gusta.

Una de mis misiones será asegurarme de que los húngaros -más allá del romanticismo de ser incomprendidos- también experimentemos con la mayor frecuencia posible lo agradable que es ser comprendidos y apreciados.

Nuestra estrategia nacional fue expresada por Jenő Dsida en Transilvania de la siguiente manera:  "nos estamos preparando para una guerra suave, siempre para nosotros mismos, nunca contra los demás, cocemos sal y tejemos lienzos, menospreciados por los demás, estamos creciendo".

Estimados invitados,

Como resultado del trabajo de una década, los húngaros vuelven a vivir con la cabeza alta. Nos atrevemos a mirar a nuestro tamaño real y a ver el mundo desde nuestra perspectiva específica húngara, a través de la lente húngara, conscientes de nuestros intereses húngaros. La confianza húngara, la sana autoestima, el orgullo nacional son cualidades que vuelven a existir. ¡Cómo las hemos echado de menos!

Budapest es la capital más bella del mundo, ningún edificio supera la magnificencia de nuestro edificio del Parlamento, el pimentón es más picante en Szeged, las mujeres húngaras son las más bellas del mundo, las ciruelas de Szatmár dan el brandy más suculento, y nada puede igualar la mente húngara. Está bien si pensamos así. También es bueno que nos demos cuenta de que sólo nosotros lo pensamos. Mantengamos nuestro orgullo nacional, apreciémoslo. Pero asegurémonos también de que el orgullo nacional no se convierta en arrogancia nacional, y que tampoco sea sustituido por la cobardía globalista.

Damas y caballeros,

A veces hay que ir contra la pared. Esto es lo que nos ha enseñado la Comisión de Bruselas - que amplía constantemente su propio mandato - , los expertos nunca elegidos, las partes hostiles de los medios de comunicación internacionales, el dominio de los intereses de los grandes países. Hemos aprendido que es arriesgado para un país perseguir sus intereses nacionales. También hemos aprendido que a menudo tenemos que ir contra la pared, o incluso romperla a veces. Ahora somos lo suficientemente fuertes como para hacerlo.

He descubierto que también es una buena idea comprobar si hay una puerta en el muro. Si la puerta está cerrada, girar el pomo. Si la puerta sigue sin abrirse, ver si hay una llave en la cerradura. Si no hay llave, conviene buscar a algún conocido que pueda estar dispuesto a abrirnos la puerta. Y si todavía no hemos atravesado ese muro, ¡a por los arietes! ¡Qué bueno es saber que, a estas alturas, los húngaros tenemos mucha fuerza! Y qué bueno es que sepamos cuánta debemos y no debemos usar, y cuándo usarla.

¡Confío en que pueda ser de alguna utilidad para Hungría a la hora de abrir puertas y encontrar llaves!

¡Compatriotas!

En las elecciones del 3 de abril, Hungría tomó una decisión clara e indiscutible de confiar a la comunidad política que ha gobernado durante doce años la gestión de nuestros asuntos comunes también para los próximos cuatro años. Se ha constituido el nuevo Parlamento. Felicito al Presidente de la Cámara y a todos los diputados elegidos, y les pido que hagan honor a la confianza depositada en ellos, que respeten el marco constitucional vigente de elaboración democrática de leyes y que se esfuercen por tomar decisiones que beneficien a nuestra nación. La unidad de la nación no empieza en la cámara parlamentaria, pero si todos aceptamos que el poder pertenece al pueblo, también debemos aceptar las consecuencias de sus decisiones democráticas. Este podría ser nuestro terreno común. Y si también podemos estar de acuerdo en que un rechazo firme del punto de vista de otra persona no significa una negación del respeto a la persona, entonces nuestros hijos pueden aprender de los que están en la vida pública. Porque la cultura no es sólo la música coral de Kodaly, las danzas de la región de Gyimes, el siervo bostero de Munkácsy, los poemas de Csoóri, el aria de ópera "Hazám, hazám" cantada por Simándy, el Abigel de Magda Szabó, las iglesias diseñadas por Makovecz o nuestro rico patrimonio folclórico. La cultura es también la forma en que miramos y nos comportamos, cómo respetamos nuestras tradiciones y nos dirigimos a los demás. Me siento obligada a ser un ejemplo a seguir en esto.

Damas y caballeros,

La Asamblea Nacional elegirá un primer ministro el lunes, pronto podrá nombrar a los miembros del nuevo gobierno. Como ciudadana de Hungría, espero que quienes controlan el ejecutivo preserven la seguridad del pueblo húngaro. Espero que con las respuestas adecuadas a las pandemias, las amenazas a la seguridad y los retos económicos, quede energía suficiente para continuar lo que hemos empezado a construir.

Damas y caballeros, deben saber que durante la última década he participado en la vida pública y en la labor del gobierno como miembro de una comunidad nacional, cívica y democristiana. Estoy orgullosa de ello, y lo seguiré estando. Mi compromiso con mi nación y mi país de origen no cambia y, naturalmente, también me responsabilizo de aquellos húngaros cuyos valores son diferentes a los míos. Mi tarea consiste en encontrar la profundidad y la altura en las que los húngaros se unen de forma natural. Encontraré y destacaré aquellos aspectos de nuestra vida que van más allá de los antagonismos habituales de la política de partidos. Me siento obligada a comprender los argumentos que dan forma a las distintas posiciones, y a ayudar incluso a quienes aceptan la decisión de la mayoría cuyas opiniones resultan ser compartidas por una minoría.

La cuna de la soberanía es la familia. La unidad de una nación empieza también en la familia.  En toda familia extensa, algunos miembros son esencialmente diferentes de otros. Unos viven en un pueblo, otros en una pequeña ciudad, unos en Pest, otros en Buda, en la Gran Llanura o en el Transdanubio, unos viven en las Tierras Altas, otros en el Sur. Profesionales y trabajadores cualificados, derechistas e izquierdistas, indiferentes. En las familias hay bebés, jóvenes, miembros de mediana edad y ancianos, algunos son creyentes, otros no tienen fe, los hay católicos, calvinistas, luteranos y judíos, tolerantes e intolerantes, los que tienen muchos hijos y los que no los tienen, los trabajadores y los perezosos, los ricos y los pobres, los centrados en la familia y los que prefieren la soltería. Así se compone también la nación húngara. Así de diferentes somos los unos de los otros, y así de diferentes pensamos en el mundo que nos rodea. Pero compartimos una historia, nos conocemos, nos pertenecemos. Tenemos que ser capaces de experimentar, comprender e incluso enriquecer lo que tenemos en común, lo que nos une y lo que nos es propio. Y con el tiempo, también podemos aprender a anhelar lo que es nuestro.

Como Presidenta, apoyaré a los húngaros guiada por mi convicción personal, es decir, en los valores basados en el cristianismo, en la transmisión de la vida. Fomentaré que los niños se críen bajo un cuidado amoroso, que se proteja la vida humana desde la concepción, protegeré a la familia, que nos respetemos unos a otros y que apoyemos a los débiles.

En el país y en el extranjero, me pronunciaré para ayudar a los jóvenes a formar una familia, a combinar las responsabilidades de una carrera con las de tener hijos y cuidar a los ancianos. Protejamos el orden de la creación y el mundo creado, apoyemos a las familias numerosas, a los padres a tiempo completo, a los adoptantes y a los que cuidan solos de sus hijos. Trabajemos para eliminar todos los obstáculos financieros en el camino hacia la paternidad responsable. También me pronunciaré para proteger la vida, representando a los que aún no pueden levantarse para defenderse. Dirigiré mi atención a los jóvenes con talento.

Los húngaros que viven en la pobreza, en lugares invisibles para la mayoría, también pueden contar conmigo. Estaré allí entre ellos, me sentaré en el taburete, les escucharé y les representaré. Quiero ser el oído, el corazón y la boca de los que ahora son menos escuchados, vistos y comprendidos, para que podamos sentir que pertenecemos juntos.

Y aunque la presencia personal es lo más importante de todo, esta unión se reflejará también en los medios de comunicación de la comunidad: en mis páginas de Facebook, Instagram y twitter.

Queridos asistentes,

Gracias por la presencia de tantos de vosotros hoy. Gracias por haber hecho posible venir aquí desde la iglesia, desde el culto. Gracias por las oraciones.

Agradezco a Magdi Rúzsa, a Jancsi Balázs y a Viki Kádár, al coro de niñas Angelika, a las bailarinas de Zsura y Zsuzsika, a las Fuerzas de Defensa de Hungría y a Soma Zámbori por haber traído aquí algunos de los tesoros de la cultura húngara para que los disfrutemos. Agradezco el trabajo de todos los que han participado en la organización de este evento.

Damas y caballeros, esperamos su visita a partir de la una de la tarde en mi nuevo lugar de trabajo, el Palacio Sándor, donde trabajaré durante los próximos cinco años para conseguir que más personas vivan mejor aquí en Hungría, y que no seamos los únicos en sentirlo y verlo.

Como escribe Ady:

"Guardias, cuidado,

La vida está viva y quiere prosperar,

No ha dado toda esta belleza

Para permitir ahora que la sangrienta y estúpida

monstruosidad la pisotee sin sentido".

¡Dios, bendice a los húngaros con buen ánimo y generosidad!

¡Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria!