Yuncos es un pueblo de Toledo, limítrofe con la provincia de Madrid con lo que ello conlleva para bien y para mal, de la comarca de la Sagra. La limitrofidad con Madrid es con Parla y Fuenlabrada, bien conocidos porque hasta las últimas elecciones municipales eran municipios del denominado "cinturón rojo" de Madrid, lo que le hace más exitoso la concejalía sacada por nuestro entrevistado de hoy,  Sergio Botonero Galán conseguida para el partido de Abascal y mucho más exitoso las previsiones del 36% que las últimas encuestas le dan.

Hablamos con el Concejal de VOX, para conocer sus inquietudes municipales y nacionales:

P-Tienes 39 años y vienes de la empresa privada. ¿Qué te motivó para dedicarte a la política municipal, en el que quizá sea uno de los peores momentos en cuanto a confianza de los ciudadanos en los políticos? ¿Por qué VOX?

R- Por vocación de servicio. Trabajo en una empresa privada, pero también he servido en las Fuerzas Armadas. Pasé una etapa de mi vida en la Guardia Real como soldado. Aquello me enseñó que el individualismo y la falta de empatía no lleva a ningún sitio, y que sin esfuerzo y sacrificio las cosas no salen. Llevo trabajando desde los 16 años. He conocido las ventajas de tener posibilidades económicas pero también sé lo que es el desempleo prolongado y la falta de recursos. Como muchos españoles, he pasado por etapas positivas y otras no tanto. El conocer los problemas de cerca me ha ayudado a tener una perspectiva objetiva frente a lo que otros pasan de largo o no prestan la suficiente atención. Puedo presumir de tener muchísima empatía, y eso me lleva a escuchar los problemas de la gente y compartir sus experiencias. Es la única manera de poder ayudar a alguien. A muchos políticos actuales les falta oído y les sobra lengua…

 

Efectivamente, es uno de los peores momentos para la credibilidad de la política de este País. Me siento alejado de guerras ideológicas. Como muchos ciudadanos, yo también estoy cansado de que primen las ideas y que el sentido común y los proyectos queden en un segundo plano. Hay que exigir soluciones, no palabrería. Por eso estoy en VOX. Porque creo que a diferencia de otros partidos es la acción la que nos guía. La palabrería y las promesas han hecho que otras formaciones se deshagan ahora como una pastilla efervescente en un vaso de agua. Cuando uno promete y no cumple, cae. En Yuncos hemos presentado multitud de mociones y escritos solicitando medidas, demostrando que no nos quedamos en palabras. 

P- Muchas son las voces que, en los últimos tiempos, han demandado que la política ponga los pies en el suelo y sea consciente de los problemas reales del País. Hay una nueva generación de partidos y dirigentes políticos jóvenes que prometieron en su momento cambiar las cosas. ¿Crees que se está velando realmente por los intereses de los ciudadanos? ¿Piensas que los partidos tradicionales pueden afrontar los cambios que la sociedad demanda a nuestras instituciones y a nuestros representantes políticos, en cuanto a transparencia y buen gobierno?

 PHOTO-2020-09-15-13-51-01

R- Rotundamente no a las dos preguntas. Y ambas cuestiones están muy ligadas. Los llamados partidos tradicionales llevan acaparando poder durante décadas, y eso conlleva deudas acumuladas no sólo en temas económicos, sino también en nepotismo. Nos echamos las manos a la cabeza con cada caso de corrupción que salpica a PP y PSOE. Y yo me pregunto… ¿De qué nos asombramos? Cuando uno paga por llegar al poder, llega al poder para cobrar. La prueba la tenemos en este mismo instante. Mientras Pablo Casado se tira los trastos a la cabeza con Pedro Sánchez, pacta la renovación del Poder Judicial y, aunque lo niegue, también los presupuestos. Estoy convencido de ello. No tienen capacidad de maniobra para adaptarse a los nuevos tiempos, por más cambios que hagan en sus directivas. Son partidos que poco o nada han hecho para aportar regeneración e higiene democrática. En lo único en lo que invierten su tiempo y sus esfuerzos es en no perder su status y su cuota de poder, y eso es incompatible con las necesidades de los ciudadanos.

P- ¿Qué significado tiene para ti el término “municipalismo?

R- Los ayuntamientos son el primer escalón ante el que el ciudadano recurre a las administraciones públicas. Han de ser eficientes y ágiles para resolver los problemas. Cuando uno va a un Ayuntamiento en busca de ayuda o asesoría, necesita que el proceso sea lo más claro y efectivo posible. No podemos atrapar a la gente en burocracias interminables y plazos faraónicos.

Bajo mi punto de vista, las corporaciones municipales han de conservar cierta independencia en cuanto a sus competencias. Lo que pasa en Yuncos, por ejemplo,  debe tratarse de manera distinta a cómo debe hacerse en una población de igual tamaño en otra comunidad autónoma. Las necesidades no son las mismas, ni tampoco los recursos disponibles. Ahí entramos en la duplicidad de las administraciones. Existen 17 entramados legales que no hacen sino enredar las cuestiones y dificultar la resolución de problemas, a la par que crean ciudadanos de distintas clases según el lugar donde residan. Hay que acabar con esto. Al igual que hay que cambiar la forma en que las administraciones locales se comunican con sus ciudadanos. Veo imprescindible la digitalización y la accesibilidad, y por desgracia no es una prioridad para aquellos que ahora mismo manejan las cuentas públicas.

 

P- Medios de comunicación, adversarios políticos… Muchos son los que ponen el calificativo “ultra” a las políticas de VOX. Los discursos de Santiago Abascal y Javier Ortega Smith también son criticados ¿Por qué crees que hay muchos votantes que aún tachan a VOX de “ultraderecha”? ¿Qué les dirías a todos aquellos que creen que es populista hablar de medidas como parar la inmigración ilegal, o proteger la unidad e integridad territorial de España?

R- Se maltrata continuamente a VOX y a aquellos que formamos parte de este partido. Pero esto es por una razón muy sencilla. Los que venimos a desmontar la mentira y el fraude de la vieja política sufrimos el vapuleo constante por parte de los medios afines a ésta que, buscando no perder dinero e influencias, nos han intentado convencer de que eso de la “alternancia” entre unos y otros es positivo. Y no lo es. El “quítate tú que ahora me toca a mí” nos ha metido en un ciclo de crisis y recuperación modesta que no termina de fraguar, y cuyas consecuencias arrastramos desde la transición.

A todos aquellos que creen que VOX es populista, les diría únicamente que leyeran el programa electoral y que no se dejen influenciar por opiniones subjetivas. Que se pregunten si los que están ahora son capaces de mejorar su situación, y si los que han estado han sido valientes para deshacer los desmanes de las políticas de izquierdas que nos han llevado a la ruina económica en varias ocasiones. Ayudar a las empresas y autónomos, defender la integridad de España, cambiar la ley electoral para que el voto de todos los ciudadanos valga lo mismo viva donde viva,  defender nuestras fronteras, rebajar los impuestos para crear empleo, reindustrialización, sanidad universal e igualitaria en todo el territorio,… No es populismo, es sentido común. ¿En qué momento hemos perdido la perspectiva del País donde tenemos la gran suerte de vivir? ¿Cómo nos hemos dejado engañar por la mediocridad de aquellos que no han tenido la decencia de dejar de mirarse el ombligo, y entender que la política es servicio público?

P- En cuanto al funcionamiento interno de los partidos, estamos viendo cómo otras formaciones que vendieron una imagen de regeneración se deshacen en luchas internas de poder.  ¿Crees que VOX cumple con lo que se denomina “democracia interna”? ¿Cambiarías algún aspecto para dar más transparencia y participación a los afiliados de VOX?

R- Nunca es suficiente. Es esencial depurar el sistema político. Hay que dar voz a los afiliados cuando lo estipulen los estatutos. Las direcciones provinciales, regionales y nacionales son un fiel reflejo de lo que un partido puede hacer por los ciudadanos que lo votan. No solo hay que predicar con el ejemplo, tenemos que dar lecciones de democracia a todos aquellos partidos que están basados en el nepotismo y la cadena de favores. Somos muchos los que podemos aportar en esto. El liderazgo hay que ganárselo con cada paso que se da, no puede venir ni heredado ni impuesto. Tenemos unos estatutos garantistas en cuanto a democracia interna, que se aplican escrupulosamente para que todo el mundo sea escuchado cuando tiene algo que decir. Nuestro comité de garantías vela por el buen funcionamiento y las buenas prácticas, a la vez que lucha contra cualquier tipo de corrupción ya sea económica o política. En este aspecto, creo que podemos estar tranquilos. 

P- Con la pandemia asolando la economía del País, y especialmente en entornos de poblaciones pequeñas como Yuncos, ¿Crees que las medidas que se están tomando desde las administraciones superiores (gobierno central, autonomías, diputación…) son realmente efectivas para atajar este desastre? ¿Qué opinas de la actuación del Gobierno Central?

R- No, no son efectivas. Principalmente porque se está engañando al ciudadano. No sólo en cuanto al número de fallecidos, algo que va más allá de lo político y entra en lo moral. Ninguna administración ha sabido anticiparse a lo que ya sabíamos que estaba sucediendo en China e Italia, y que era algo que de manera absolutamente previsible nos iba a terminar azotando. Tenemos un gobierno central que no lucha contra una pandemia con las armas que otros países utilizan. Están a otra cosa. Su batalla es ideológica, y eso por supuesto que afecta a todas las administraciones que están por debajo de éste. Si el capitán del barco no para de dar bandazos con el timón, los que reman en las bodegas pueden esforzarse, pero el barco no llega a ningún puerto. No se ha tenido en cuenta el componente psicológico que la gestión de la pandemia ha tenido y está teniendo en todos y cada uno de nosotros. No hablo de la incidencia del virus, si no de la sensación de caos y de inseguridad que la población lleva padeciendo desde principios de año. Las secuelas sanitarias están siendo inmensas, pero la incertidumbre y el miedo nos están haciendo también muchísimo daño como sociedad.

Me preguntas por Yuncos. Tenemos una de las tasas más altas de contagio de toda la provincia de Toledo y casi me atrevería a decir que de Castilla La Mancha. Y parece que a la Diputación de Toledo y a la Junta de Comunidades les importa bien poco, a pesar de que nuestra Alcaldesa es diputada regional. Nos hemos tenido que costear de nuestro propio bolsillo las medidas de prevención, aportando incluso crédito para paliar carencias en asuntos cuya competencia no es municipal. El Señor Page sólo ha venido a Yuncos a hacerse la foto en la inauguración del nuevo consultorio médico, pero sigue sin dotarlo de más personal para que su funcionamiento sea correcto y no tengamos unos sanitarios desbordados y al borde del abismo. Creo que alguien debería mirar sus prioridades y compatibilizarlas con las necesidades de los yunqueros. Aún está por llegar el día en que recibamos la ayuda que necesitamos por parte de las administraciones supramunicipales, y al paso que vamos, tendremos vacuna antes que ayuda por parte de la Administración.

 

Lo único que hemos recibido ha sido una petición infame a través de la FEMP para que cedamos nuestro superávit en el remanente de caja al gobierno central. Es decir, un chantaje en toda regla que pretendía blanquear la desastrosa gestión económica del gobierno de Sánchez hipotecando el futuro de los españoles. Un ataque a la autonomía financiera municipal. Creo sinceramente que hubiera sido justo derogar ciertas partes de la regla de gasto para ayudar a los ayuntamientos cumplidores a sufragar los gastos surgidos de la pandemia con su propio dinero.

P- VOX ha planteado desde su nacimiento la necesidad de acabar con el gasto supérfluo que suponen, a su juicio, algunas de las administraciones. Por otra parte, VOX se presenta para obtener cargos electos en todas ellas. ¿Te parece coherente?

R- Si quieres que algo cambie, cámbialo tú mismo. Por supuesto que es coherente. Presentamos listas en todas las administraciones porque es desde dentro desde donde se puede cambiar lo que es malo o injusto para España. Creemos que el denominado estado de las autonomías está probadamente fracasado. No concebimos que haya 17 legislaciones diferentes, 17 modelos educativos diferentes, 17 sistemas sanitarios diferentes… Y mucho menos que haya administraciones con competencias duplicadas. Estas últimas sólo han servido como agencia de colocación para los partidos tradicionales. Por ejemplo, las diputaciones provinciales. Mantener la de Toledo nos cuesta a los ciudadanos 120 millones al año. ¿Cuántos proyectos se podrían llevar a cabo con tan inmensa cantidad? ¿Cuántos institutos, consultorios, parques, colegios, centros de día, residencias…? Una institución que en su origen se instauró para ahorrar dinero, no puede ser un elefante más que alimentar con el dinero de todos. 

P- Mucho se está hablando de Yuncos y los problemas de “okupacion”. ¿Que se ha hecho mal? ¿Qué medidas podrían aplicarse que no se estén aplicando en este momento? Y por otra parte, ¿Qué opinas del pacto firmado entre el presidente Page y el Partido Popular de Castilla La Mancha?¿Crees que surtirá algún efecto?

R- La colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ha sido y es continua, me consta. Pero ellos llegan hasta donde llegan. El Ayuntamiento debería tomar medidas más drásticas en la lucha contra la ocupación ilegal. Alameda de la Sagra es un buen ejemplo. Tras acordarlo con las empresas suministradoras, ha procedido al corte de luz y agua en aquellas viviendas cuyos propietarios han denunciado su ocupación. Aquí eso no se está llevando a cabo. Tenemos un problema monumental con esto, y las causas son variadas. Por un lado, están las mafias que se dedican a cobrar cantidades por facilitar la entrada a las casas de aquellos que quieren ocuparlas. Y por otro, las entidades bancarias propietarias de la práctica totalidad de los inmuebles ocupados que no sólo eluden sus responsabilidades impositivas con el Ayuntamiento, sino que además no denuncian en ningún caso la ocupación de sus propiedades, dejando el problema en manos de la administración. Hay que forzar a los bancos a que denuncien para que así las autoridades y los jueces puedan iniciar los procedimientos de desahucio. Las consecuencias de esta negligencia las sufrimos los ciudadanos. El Ayuntamiento debe asegurarse no sólo de luchar contra el problema, también debe prevenirlo. Hacer público en los medios el número de viviendas vacías que tenemos en Yuncos no es la mejor opción, al contrario. Creamos un efecto llamada que a todas luces es una temeridad. 

Yuncos necesita medios y efectivos policiales así como ordenanzas municipales claras y concretas para este problema. Y debemos asegurarnos de su efectivo cumplimiento. No podemos ser laxos con esto, o a la larga nos convertiremos en un gueto.

P- Imagina que ganas las elecciones municipales y llegas a la alcaldía de Yuncos. ¿Cuál sería la primera medida que tomarías? ¿Crees que serías capaz de cumplir las promesas surgidas en la campaña electoral?

R- Es difícil definir cual sería la primera medida que tomaría desde el cargo de Alcalde. Son muchísimos los problemas que hay que atajar en Yuncos, y muchísimas las cuestiones que hay que abordar. Creo que lo primero que haría sería reducir la carga impositiva, tanto para las empresa y autónomos como para los ciudadanos en general. Ya hemos presentado varias mociones y propuestas solicitando estas rebajas, todas ellas denegadas por el actual gobierno socialista. Si queremos que haya prosperidad, debemos descargar de impuestos a las familias y empresas para que el dinero se mueva. Esto, sumado a una gestión presupuestaria más coherente y efectiva, lograrían que Yuncos se convirtiera en todo un referente en la provincia de Toledo.

Me preguntas si sería capaz de cumplir con las promesas adquiridas en campaña. Si el programa electoral se elabora desde el sentido común y la coherencia, por supuesto. En las pasadas elecciones así lo hicimos. Fuimos los primeros en hacer públicas nuestras propuestas, y finalmente vimos muchas de ellas reflejadas en el resto de formaciones políticas. Tan mal encaminados no íbamos…

P- Algunos medios y miembros de otros partidos opinan que el programa electoral de VOX es irreal y populista. ¿Puede aplicarse el programa nacional de VOX en los municipios? ¿En qué ámbitos? ¿Hay márgenes legales para actuar en función de las necesidades?

 

R- Las medidas de VOX son perfectamente aplicables en los municipios, siempre y cuando contemplemos las competencias municipales como una barrera infranqueable. Cada administración dentro de sus atribuciones puede contribuir a que el dinero de los españoles se gaste en lo que realmente importa, y se dejen las guerras ideológicas para la barra de los bares. Si nos centramos en lo que realmente importa, no veo por qué no se pueden aplicar las medidas propuestas en nuestro ideario. Principalmente en lo económico, como ya he resaltado. Pero también en cuanto a protección de la familia, fomento del empleo, educación y sanidad… Más allá de lo que los medios dicen de nosotros, hay toda una batería de propuestas. No hay que quedarse con la polémica o con las declaraciones sacadas de contexto. VOX es un proyecto perfectamente aplicable y cuyos resultados creo que serían más que beneficiosos para cada uno de los españoles.  

 

P- Siempre se ha tenido la idea de que subir escalones en un partido político está ligado a los contactos o la influencia que uno pueda llegar a conseguir dentro de él. En tu caso, ¿Crees que VOX puede ofrecerte posibilidades reales de ascenso en tu carrera política?

R- Me presenté a las elecciones municipales para ser alcalde de Yuncos. El programa que junto a mi equipo elaboramos es perfectamente extrapolable al resto de municipios en su fondo, y necesariamente tiene que ir de la mano de un proyecto provincial y regional que impulse la modernización y el progreso del pueblo. Quiero defender los intereses de Yuncos desde las instituciones, y por supuesto que me gustaría ser copartícipe de cualquier proyecto proyecto político que ayude a mejorar el día a día de mis vecinos. Estoy a disposición de los yunqueros y de mi partido para lo que me pidan, siempre que esté en mi mano poder llevarlo a cabo.