Decía John Rockefeller que lo importante para un joven es establecer su carácter, una reputación y un crédito. Con el panorama que asola al país es difícil, pero no imposible. Si lo pensamos, la crueldad de esta anarquía mental permite sólo la supervivencia del más fuerte o el más desalmado.

¿Sirve de algo la política española? ¿Hubo un tiempo en el que se miraba a favor del bien común? Los tiempos cambian y cada generación crece con unos valores, incluso con la inexistencia de éstos, repercutiendo en su forma de ser y estilo de vida. Esto, sumado a las carencias que traerán los años venideros, convierte la lucha por la estabilidad en una batalla casi perdida.

En esta ocasión, hablamos de los últimos pasos del Gobierno, del camino que dejará para los jóvenes que hoy crecen, de la respuesta de la oposición del Estado y cuál es la actitud de los jóvenes. Kalergi, medios de comunicación y declaraciones políticamente incorrectas, caracterizan a este polémico programa.