Mi tierra, Cantabria, tiene graves problemas internos y la mayoría de ellos derivan del absurdo sistema de Comunidad Autónoma.
 
¿Había razones, sólidas, históricas, económicas y demográficas para ser una Comunidad Autónoma independiente?. Además, ¿a quien se le ocurre ''ir por libre'', cuando se tiene en sus ''flancos'', sobre todo en uno de ellos, a todo un fuerza industrial como es el llamado ''País'' Vasco?.
 
Seamos sinceros, no podíamos reivindicar ningún reino en nuestra tierra, dentro de nuestras fronteras regionales, sólo un Ducado, pero este no llegó nunca a categoría de reino, formamos parte de varios, si, pero nunca tuvimos uno propio. 
 
Lo cierto es que balance después de poco más de treinta años aproximadamente como autonomía no puede ser más negativo y desalentador. Como era de prever... 
 
La salida de Cantabria de Castilla, se hizo a espaldas, sin consulta y sin la aceptación con ello de la mayoría del pueblo cántabro. 
 
Nuestros centros industriales de Torrelavega y Reinosa, junto con el puerto Santanderino, puerto que era de salida natural de las mercancías de Castilla y gracias en gran parte a eso, el sexto puerto en su momento de España, (ahora creo que es el penúltimo si no es el último ya), entre otros, fueron durante generaciones, los pulmones, el corazón y con ello la prosperidad para nuestra tierra.  
 
¿Y ahora que queda de eso?.
 
Industria, casi inexistente, puertos sin apenas movimientos de mercancías en ellos, migración de la juventud, motor del presente y del futuro, por falta de trabajo evidentemente, falta de nacimientos con ello, comunicaciones muy inadecuadas, ni una sola autopista por cierto. Y, ¿para cuándo un AVE?, el AVE, no estamos pidiendo un tren bala o magnético. Un aeropuerto ''patético'' con cada vez menos vuelos en el, etc... 
 
Sólo tenemos, para ir tirando, el turismo, pero ni siquiera eso está desarrollado y explotado como es debido.
 
Y la crisis económica actual, la estocada final a mi tierra.
 
Todo eso en poco más de treinta años. Vive Dios que no quisiera otros treinta así, con mi querida tierra arruinada y postrada sin futuro alguno para la gente. 
 
También, si hubiésemos sido ese supuesto ‘’pueblo indómito’’ de las antiguas crónicas, seguramente no habríamos llegado tampoco a la situación actual. Hubiésemos despertado ante el engaño y luchado, defendiéndonos de cualquier ataque contra nuestra tierra, todos juntos unidos contra la injusticia. Pero nos dormimos y, a la larga, lo hemos pagado muy caro.
 
Tan caro que en P.I.B estamos los penúltimos de España, o sea, en el puesto dieciséis de diecisiete Comunidades. (Datos de 2010).
 
Si muchas de nuestras autoridades regionales hubiesen mirado más, por la defensa de la región y menos por sí mismos o por sus partidos no estaríamos como estamos. Pero es que el nuevo gobierno de Cantabria daba la posibilidad de cargos con sueldos sustanciosos y eso por lo visto, privaba para ellos más que tener o no razones históricas, económicas, demográficas, etc... como para sostener un proyecto tan insensato. Tampoco les importó traicionar a su propio pueblo, por lo visto.
 
Pero, ¿fue todo esto una forma de debilitarnos, sacándonos de la ''órbita castellana'', con ayuda de algunas autoridades de nuestra región?. ¿Quien estuvo realmente detrás, interesado en este proyecto absurdo?. ¿Quién se a beneficiado más de él, tanto dentro como, sobre todo, fuera de la región?. Pensando un poco, salen las respuestas.