Parece imposible que sean tan idiotas, a no ser que lo hagan siguiendo órdenes de poderes internacionales ocultos y todo esto suponiendo que exista el virus, que es mucho suponer (cosa que a nivel personal dudo mucho y me inclino más por las tesis del doctor Costa, de que todo es una gran tomadura de pelo).

Pero vamos a suponer que existiese el virus. En ese supuesto, se ha repetido lo de hace un año, cuando Sánchez y Coletas se negaron a prohibir los vuelos desde China e Italia durante dos meses (porque quienes lo pidieron eran xenófobos) y en consecuencia nos trajeron el supuesto virus que dicen que ha matado a 80.000 españoles. Ya tendrían que haber dimitido por eso, desde luego, (y por la manifestación feminista que esparció el supuesto virus por España) pero a fin de cuentas, el supuesto virus era nuevo entonces y se escudaron en eso (a pesar de desoír las advertencias internacionales).

Pues lo han vuelto a hacer. Mientras media Europa cerró sus vuelos desde Inglaterra hace dos semanas, España ha seguido manteniendo hasta ahora 400 vuelos internacionales desde Gran Bretaña. ¿Resultado? Ya tenemos nos dicen 70 casos confirmados de la supuesta nueva cepa en Madrid y otros 150 bajo sospecha.

¿Formaba parte de su plan para hundir Madrid? No lo sabemos, pero si es así, les ha vuelto a salir mal porque Cataluña vuelve a las medidas en las que lo cierran todo. Menos mal que al menos los españoles nos libramos de Illa. Ahora conocerá el infierno de la política catalana, donde deberá acostumbrarse a los escoltas.

Y se empieza a ver que la tan aclamada vacuna, que no es realmente una vacuna, parece inútil contra la supuesta nueva cepa.

La catástrofe humana y económica no va a tener parangón en la historia de España. Respecto a la economía, la gran crisis de hace 10 años fue una broma comparada con lo de ahora, cuando se hunden sectores enteros básicos, el paro alcanza dimensiones cósmicas, en la hostelería, la restauración, agoniza el pequeño comercio, se acabó el turismo y la industria está en estado crítico.

¿Qué tiene que pasar para que este gobierno dimita? Ya sabemos que no lo hará pero por lo menos los nombres de Sánchez e Iglesias van a pasar a la historia de España como los gobernantes más nefastos de todos los tiempos, lo cual es una importante alegría y una justicia poética importante.