Esperanza Aguirre vota a favor de la pareja Ayuso-Cayetana…y señala sin pelos en la lengua que en Génova hay demasiados niñatos y chiquilicuatres

 

Isabel Díaz Ayuso es ya la mejor Presidenta que ha tenido la Comunidad de Madrid

 

 

Si el PP quiere llegar a la Moncloa tendrá que reconstruir los puentes con VOX que Casado rompió cuando la Moción de Censura

 

“PONERLE TRABAS A AYUSO ES AYUDAR A SÁNCHEZ”

 

Yo no sé si habrá votado o no en la encuesta que “El Correo de España” está realizando y tendrá abierta hasta que se celebre la tan cacareada Convención de Valencia, que los pelotas de Génova han ideado para fortalecer la hundida imagen del cobardica Casado… pero, por su declaraciones de hoy en “El  Mundo” (que reproducimos integras) y su clara defensa de doña Isabel y doña Cayetana parece que sí, y no solo que sí, sino que ha votado a la pareja femenina en contra de la masculina, o sea, en contra del cobardica Pablo Casado y de don Teo, el fullero compravotos de Murcia

Así que por mi parte no voy a echar más leña al fuego y me limito a recomendar su lectura. Leyendo lo que dice doña Esperanza ya podemos imaginar que el futuro del PP van a ser estas dos mujeres: doña Isabel Díaz Ayuso y doña Cayetana Álvarez de Toledo.

Lo que algunos, y yo el primer, celebramos.

JULIO MERINO

Y ahora pasen y lean la magnífica entrevista que Juanma Lamet ha hecho para “El Mundo”

 

 

 

 

 

ESPERANZA AGUIRRE

«Votaré a Ayuso: el modelo del PP en Madrid ahora no tiene sentido»

La ex lideresa pide que Ayuso dirija el partido en la región aunque sea presidenta autonómica y critica a «chiquilicuatres» afines a Almeida. No acusa a García Egea ni a Casado, que le «ha puesto por escrito» que no censura el ‘modelo Aguirre’, que Ayuso intenta reeditar. La ex presidenta pide, además, acercarse a Vox.

 

Pregunta.– ¿Quién debe presidir el PP de Madrid?

Respuesta.– Quien digan los afiliados.

P.– Si se presentaran Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida,

¿usted apoyaría a Ayuso?

R.– Yo es que creo que Almeida, que es un excelente alcalde al que conozco muy bien, es muy inteligente y lo admiro mucho, no se va a pre- sentar. A Ayuso, como a mí, no le parece correcto que llevemos cinco años en Madrid con una gestora.

¡¿Pero cómo es posible?! Hay que hacer el congreso cuanto antes. Y Teo- doro García Egea dijo que si él fuera afiliado de Madrid votaría a Isabel Díaz Ayuso, así que…

P.– Pero Casado ha dicho que hay

«dos militantes con mucho peso» en el PP de Madrid, lo que mete a Almeida también en la carrera.

 

R.– Es que los presidentes del PP en toda España, en las regiones, son los que presiden la comunidad autónoma o los que son candidatos auto- nómicos. Yo, que tampoco tenía en un principio interés por el partido, fui una vez a una reunión de presidentes autonómicos en La Rioja que convocó Mariano Rajoy, y todo el mundo era presidente de su partido menos yo. Y eso no es normal. Lo ha dicho muy bien Ayuso: hay que normalizar la situación de Madrid.

P.– Dicen en el PP que, por experiencia, si se preside la Comunidad y el partido, éste queda en segundo plano. ¿Qué le parece?

R.– ¿Y eso qué le parece a Núñez Feijóo? ¿Qué le parece al presidente de Castilla y León? ¿Qué le parece a Juanma Moreno? Vamos, hombre, que no digan tonterías esos niñatos que están en Génova intoxicando. El PP de Madrid, cuando yo fui presidenta, no tuvo más que mayorías absolutas. La última en 2011. Con todo el 15-M sentado en la Puerta del Sol, sacamos 72 escaños, el doble que el PSOE (36). Y existía UPyD. Y lo más importante para los que dicen que no nos ocupamos del partido: de los 179 municipios de la Comunidad, ganamos en 174 y gobernamos en más de 150. Ni el presidente, Pablo Casado, que me lo ha puesto por escrito, ni el secretario general del PP están de acuerdo con que cuando yo tuve el honor de presidir el PP de Madrid el modelo fuera malo. Por lo tanto, que no cuenten historias.

P.– Dicen también, tanto en el sector de Almeida como en el PP nacional, que es inviable estar a las dos cosas y que ahora el partido «ha revivido». ¿Qué les contesta?

 

R.– En el sector de Almeida hay algunos niñatos encabezados por un chico de cuyo nombre no quiero acordarme. En fin, que no digan bobadas, es que no han ganado una elección, han perdido todas las que se han presentado. No sé a qué llaman ellos revivir, pero casi sería mejor que remueran, porque desde que está la gestora no ganamos una elección. Las han perdido todas.

P.– ¿Qué le parece el modelo del triple liderazgo: una presidenta auto- nómica, un alcalde y un presidente o presidenta del PP de Madrid?

R.– Me parece un modelo que no tiene ningún sentido. Aquí tenemos a la persona que más daño político ha hecho a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias, que es Ayuso, que pretende simplemente normalizar la situación del PP de Madrid.

P.– ¿Sospecha que Génova quiere posponer el congreso madrileño?

R.– Quiere retrasarlo y eso no puede ser. Hay que recordar que el Supremo condenó al PP de Mariano Rajoy por no convocar el congreso cuando correspondía. Tienen que celebrarlo cuanto antes. Mi opinión es que Almeida no se va a presentar. Y lo que él dice es que los de Génova le están empujando. Puede que sea ver- dad, porque algunos chiquilicuatres que tienen por ahí detrás Génova y Almeida es lo que van diciendo.

P.– Según usted, ¿sólo Ayuso debe- ría presentarse al congreso?

R.– Se presentará todo aquel que quiera, pero Ayuso es la gran enemiga de Sánchez y, por tanto, ponerle trabas a Ayuso es ayudar a Sánchez. Y eso se lo he dicho a Teodoro García Egea, porque me indigna que hagan eso. Yo la votaré, pero quienes tienen que decidir son los afiliados.

P.– ¿Ve en este caso un paralelismo con el suyo?

R.– Yo he dicho, y lo mantengo, que Ayuso es la mejor presidenta que ha tenido la Comunidad. Yo estoy bastante satisfecha de muchas de las cosas que hice siendo presidenta, pero lo tuve muy fácil: tenía mayoría absoluta para llevar a cabo mi pro- grama. Sin embargo, ella, que perdió las elecciones, ha tenido que gobernar con un partido, Ciudadanos, que no podemos decir que le haya sido leal, todo lo contrario. Y cuando el PP estaba en el peor momento de su historia –y se lo digo yo, que sé algo más de la historia del PP que Pablo y que Teodoro–, después del resultado de las catalanas, tuvimos la suerte de que no sé si Sánchez o Iván Redondo decidieron que nos iban a quitar las instituciones en las que gobernamos. Y esa decisión no contó con los reflejos de Isabel Díaz Ayuso. Si Ayuso no llega a tener convocado ese martes por la mañana el Consejo de Gobierno no hubiera podido convocar las elecciones y Ciudadanos rápidamente se hubiera unido a la moción de censura de Gabilondo.

P.– ¿Ve en Ayuso una continuación de su modo de hacer política?

R.– Es una presidenta que tiene los principios y los valores del PP. Es decir, la libertad es el principio supremo al que todo los demás se debe supeditar. Los ciudadanos tienen que pagar los menos impuestos posibles para tener los mejores servicios posibles. Y las leyes ideológicas de Zapatero –que no derogó Rajoy– hay que derogarlas, junto con las de Sánchez.

P.– ¿Ve más cerca de usted a Ayuso que a Casado?

R.– Ayuso es una crack, y lo ha te- nido todo en contra. Cada vez que la critican, la calumnian, que la llaman tonta y le ponen el mote de «IDA», la están encumbrando. Y Pablo Casa do, en el congreso en el que lo elegimos presidente, hizo un discurso verdaderamente extraordinario, dan- do todas las batallas ideológicas.

P.– ¿Y ahora le parece que ha deja- do de darlas?

R.– Dejó de darlas, creo yo. Casa- do, en el verano de 2020, decide dar un cambio estratégico para tratar de coger los votos de Ciudadanos. En la estrategia estoy de acuerdo, pero en la táctica hubo tres errores cra- sos. El primero, cesar a Cayetana Álvarez de Toledo, que había dado todas las batallas ideológicas y las había ganado todas. Segundo gran error: en la moción de censura: a mí me parece muy bien que se vote que no a Santi Abascal de presiden- te del Gobierno de España, pero lo que no se pueden hacer son ataques personales. Hizo dos, a mi juicio, inaceptables: dijo que había pisoteaddo la sangre de nuestros muertos y que lo habíamos estado manteniendo durante 15 años. Y el tercer error táctico, y para mí el peor, fue la entrevista que dio en RAC1. El resulta- do fue que no cogimos ninguno de los 30 diputados perdidos por Ciudadanos en Cataluña y encima per- dimos uno de los nuestros. Eso nos sumió a los peperos en la más absoluta de las depresiones. Yo nunca he visto al PP tan deprimido como después de las elecciones catalanas.

P.– ¿Teme que España se rompa?

R.– Me parece que la situación es muy grave. En el Gobierno están aquellos que quieren destruir España: los comunistas, los bilduetarras, los independentistas catalanes... y tenemos un PSOE que no les hace frente. Al contrario, cede en todo lo que le piden. Es la tormenta perfecta. Por eso, me duele tanto que quien más y mejor ha combatido a Sánchez y a Iglesias, que es Ayuso, sea atacada ahora por nuestro pro- pio partido. Para mí, atacarle a ella es ayudar a Sánchez.

P.– ¿A su juicio, el PP debe estre- char lazos con Vox?

R.– Si quieren gobernar, desde luego que deben rehacer puentes, se- gún todas las encuestas (en las que creen a pies juntillas los de Génova, pero son fotos del momento y no hay que creérselas). Necesitan a Vox.

P.– ¿Cómo se rehacen los puen- tes con Vox?

R.– Yo lo que sí sé es que Vox está dando batallas ideológicas muy im- portantes que nosotros tenemos que dar también.

P.– ¿Cuáles son?

R.- La de la Ley de Memoria Democratica que hay que derogarla in- mediatamente; o la eliminación de la presunción de inocencia de los hom- bres en la Ley de Violencia de Géne- ro, que es anticonstitucional.

P.– ¿Ha hablado con Aznar sobre el acercamiento a Vox? Parece que el ex presidente no piensa lo mismo que usted.

R.– Aznar estaba muy dolido con aquello de la «derechita cobarde», y lo comprendo, pero una cosa es ésa y otra los ataques personales. En América no te dejan estar en política si haces ataques personales.

P.– ¿El PP no debería combatir más a Vox?

R.– ¿En qué?

P.- En la defensa del Estado auto- nómico, de los inmigrantes, de la cultura europeísta o de los avances en diversidad sexual, por ejemplo.

R.– Hay cosas en las que discrepo de Vox, por ejemplo en el tema del Estado autonómico. Sin él, yo no podría haber dado la oportunidad de aprender inglés maravillosamente bien a chavales con pocos medios económicos. Yo soy súper europeísta y en la UE sí creo que ha habido excesos en la burocracia y en la híper regulación. Pero son más importantes las cosas que me unen a Vox que las que me separan.

P.– ¿Son los que usted llama «apparatchiks» de Génova, o «chiquilicuatres», los que lastran esa batalla ideológica?

R.– Yo creo que sí. Creo que en el PP no hay nadie de más de 55 años que se dedique a pensar. Y pensar es muy importante y en eso el PSOE nos gana. Tienen todo preparado para hacerlo el día que llegan a La Moncloa. Son infinidad de leyes las que nosotros tenemos que derogar. La ventana de oportunidad de un Gobierno son seis meses, como dijo Milton Friedman, lo que no hagas en los primeros seis meses no lo harás.

P.– El tercer error que usted le nachaca a Casado se refiere a Cataluña. ¿Le falta al PP un proyecto reconocible en esa autonomía?

R.– En Cataluña el PP no cogió ni un voto de Ciudadanos; en Madrid, todos. La diferencia es la batalla ideológica.

P.– ¿Qué espera de la convención nacional del PP? ¿Va a acudir?

R.– No tengo ni idea. No creo ni que me inviten. Yo no soy nadie.

P.– ¿Y qué espera de ese cónclave?

R.– Más que las convenciones, lo que me importan son los congresos, que es donde se aprueba la política y los principios y valores que va a defender el partido. Llevamos muchos años sin congresos. Desde que llegó Rajoy, cada vez los retrasan más.

P.– ¿Cómo ve la pugna por el CGPJ? ¿Comparte la línea roja de Casado de que los jueces se elijan entre sí?

R.– El PP siempre ha pensado lo mismo. Es mentira lo que dice el PSOE de que en 1985 se hiciera por consenso. Siempre hemos defendido que los jueces elijan a 12 jueces. Con la mayoría absoluta de 2011, Alberto Ruiz Gallardón presentó un proyecto en este sentido y Rajoy lo retiró. Sosa Wagner propone que el CGPJ haga los nombramientos por concurso y no a dedo, y me parece perfecto.

 

P.– ¿Qué balance hace Esperanza Aguirre de su etapa en el PP de Madrid, a pesar de que en aquellos 11 años se gestaron casos de corrupción como Púnica, Lezo o Gürtel?

R.– No hago balance, me limito a dar los datos. En mi presidencia se ganaron todas las elecciones a las que nos presentamos y gobernamos más de 150 municipios de los 179 de la Comunidad, récord absoluto. Y creo que es importante decir que los nuevos líderes se han forjado en el PP de Madrid: Díaz Ayuso, Casado y Almeida. ¿Casos de corrupción? Por supuesto que puede haberlos, pero hay presunción de inocencia, que es la clave de bóveda del Estado de Derecho

P.– Periodísticamente, ha quedado acreditado un trasfondo de envilecimiento público en Lezo, Púnica o Gürtel, ¿no cree?

R.– Cuando quede acreditado algún delito judicialmente y haya alguna condena, yo les quitaré la presunción de inocencia a Francisco Granados y a Ignacio González. Mientras tanto, no.

P.– Al mirar atrás, entonces, ¿no ve manchado su legado?

R.– Bueno, yo dimití. Soy muy británica en eso. Han detenido al señor González, en el que yo tenía toda mi confianza, pues yo dimito, oiga, y que se investigue a fondo. Yo estoy muy dolida con González porque su hermano dijo al juez que había recibido 400.000 euros de una adjudicación. Eso me parece horrible, impresentable. Por eso no he hablado más con González.

P.– ¿Se arrepiente al menos de no haber sido más vigilante?

R.– Por supuesto que sí. Tendría que haber sido más vigilante, pero yo no soy una policía.

P.– Hay una analogía con lo que dice el PP sobre Marlaska, por ejemplo: «Si lo sabía, mal; y si no lo sabía, peor».

R.– Bueno, eso lo que dicen de mí, claro. Que era tonta.

«CAYETANA HA SIDO LA MEJOR PORTAVOZ QUE HA TENIDO EL PP»

Para Esperanza Aguirre, uno de los tres grandes «errores tácticos» de Pablo Casado fue cesar a Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del PP en el Congreso.

¿Le parece que el grupo parlamentario ahora funciona peor?

«En Génova me dicen que el portavoz tiene que pastorear al grupo y yo creo que el portavoz lo que tiene que hacer es hablar en el Parlamento defendiendo los principios y los valores del partido», responde. «Y en esa defensa, Cayetana ha sido el mejor portavoz que ha tenido el partido jamás. Casado me dijo que ella no fue leal, pero también es verdad que en Génova le hicieron un poquito la cama», agrega.

¿Ha perdido el PP un trozo de su electorado al pasar Álvarez de Toledo al segundo plano?

«Yo lo que sé es que si se diera la batalla ideológica como la daba Cayetana…», ataja Aguirre.

¿El PP ya no da esa batalla?

«Como ella, nadie», zanja.