''Un aplauso para el recuerdo''. 
Con este siniestro, y carente del más mínimo afecto o cariño natural (no digamos ya según con nuestra tradición religiosa) se ha querido recordar este tercer año ''a las víctimas del COVID''.
En el primer año, la sorpresa por ver en TVE1 este tipo de Ceremonia, o Tenida Masónica Fúnebre, de Rito Luciferino ''con un altar circular negro sobre el que descansa un cuento con brasas y fuego ardiente en el que se arrojan rosas blancas símbolo de las víctimas por el COVID y en torno al cual están distribuidos los asistentes en 9 círculos concéntricos'' (cada vez somos más los que afirmamos que fueron víctimas al COVID y no del COVID y luego lo explicaré) esta primicia televisiva hizo que sólo algunos periodistas especializados analizásemos detalladamente este Maldito Acto, como Maldito fue ''el rito de paso masónico'' que supusieron:
- El confinamiento.
- El ruído de cazuelas desde los balcones mientras estábamos confinados.
- Las máscaras rituales y paganas para anulación personal.
- Todo el proceso posterior, también anulatorio, de las inoculaciones, como ganado, en los ''vacunódromos'' para poder pasar a lo que llamaron ''nueva normalidad''.
El segundo año, no hubo nada especialmente destacable salvo la reincidencia en las formas rituales masónico-luciferinas y cabalísticas, y la presencia de los representantes institucionales con la Jefatura del Estado:
Rey Borbón que en el 2019, el año clave, había sido condecorado con la máxima distinción masónica a un hermano ''por sus servicios a la hermandad'' de Obediencia Inglesa y Cabalista, tal y como contamos en su momento. 
Este tercer año, sí tiene elementos destacables que nos muestran la naturaleza demoníaca o satánica de lo que está sucediendo, muy especialmente en los países de la angloesfera y sionistas, y sus satélites, como es el nuestro tristemente: 
- Volvemos al ruído como elemento destacado, en este caso de palmas. 
Los talleres o planchas masónicas, es decir, los trabajos en las logias, comienzan con ruído de instrumentos de diversos tipos, que pueden ser baterías. 
Sin embargo, cuando ''un hermano masón marcha al Oriente Eterno'', es decir, muere (Oriente Eterno o Lugar de Sol y Calor Eternos no es precisamente la figura del Cielo o Paraíso que las religiones monoteístas destacan, sino la del Infierno) el resto de sus hermanos de la logia les aplauden ''por la partida''.
No fue casual que el primer año, y los restantes, el lugar escogido para esta Ceremonia Masónica fuera la Plaza de Oriente de Madrid, en esta ocasión se escogió en concreto el Patio de Armas o A los Caídos por España... ¡ Hace falta ser Maldito y Pérfido para tal Sacrilegio y Tracción a los muertos y vivos !. 
Un elemento también destacable es que en esta ocasión el número de círculos concéntricos en torno al Altar Circular de Fuego fueron 6 (3x3) mientras que el primer año fueron 9 (3x3x3) número considerado perfecto en la gnosis cabalista o talmúdico-judaica, como sucede con la llamada Estrella de David que es considerada perfecta por sus elementos triangulares o trinitarios símbolo de la divinidad trinitaria que ha de tender al Círculo o al Cero... Pasar del Triángulo al Círculo. Esto es puro paganismo heleno o pitagórico.
Aquí, en la Gnosis Cabalista, es donde entra la verdadera exégesis o explicación de COVID:
DIVOC.
Los cabalistas, como pérfidos que son, hacen uso de las palabras con sentido invertido o inverso, y promueven todo lo que sea invertido o contranatura. 
El DIVOC es un demonio o dios hebreo de naturaleza parasitaria que somete al ser que inocula o en el que se alberga con el fin de impedirle alcanzar la naturaleza divina o la filiación divina. Lo desnaturaliza y le altera su ser. 
¿ Significa esto que todos los inoculados están poseídos ? Eso quisieran estos malditos y tener tanto poder. 
Lo que sucede es que esta ''pandemia y sus protocolos covid-divoc'' están creando un ambiente mucho más alejado de Dios de lo que jamás hemos vivido y nos están sumergiendo ''en una luz que es en realidad oscuridad''. 
En un ''Orden que es Caos''.
Como conclusión, sólo decir a nuestros lectores que deben saber que muchos de nosotros, desde la Hispanidad en Europa y América (Tierra de María y del Sagrado Corazón de Jesús) estamos pidiendo por el Descanso Verdadero de los muertos y para que nuestros pueblos vuelvan a la Fe Verdadera hasta el Retorno de Cristo Jesús, el Único Camino, Verdad y Vida establecidos por Dios Padre. 
Mientras tanto seguiremos luchando en medio de este mundo de demonios, sean DIVOC o no.