Entrevistamos de nuevo al Dr. Ignacio Vega, profesor doctor en turismo y arqueólogo que desde hace un año más o menos está liderando el nuevo partido emergente Identitarios en la escena política española. Este partido como veremos, se posicionó el primero ante la grave crisis migratoria en Canarias y también es el único que se ha querellado contra dos gobiernos autonómicos contra la plandemia. Veamos las interesantes respuestas.

¿Cómo valora los hechos de Ceuta y hasta qué punto es grave?

La invasión de Ceuta no es ni más ni menos que la culminación de lo que ya llevamos sufriendo los españoles mucho tiempo. Lo de Canarias hace casi un año fue el detonante. La actitud del gobierno de España, del de Marruecos y la desesperación del pueblo español que se ve incapaz e impotente, es de las situaciones más dramáticas recientemente vividas. Todo esto es gravísimo no solo por el hecho en sí, sino por los efectos secundarios: la sustitución demográfica, la pérdida de derechos sociales y ayudas económicas. Nos suben impuestos mientras el gobierno regala 30 millones de euros a un gobierno enemigo, que lo es histórica y providencialmente.

¿Considera tibia y tardía la reacción del gobierno?

Bueno, como identitario, soberanista español y patriota no puedo decir que la actitud del gobierno es tardía o tibia, diría que es traidora. Desde el momento que no se cumplen funciones de defensa, y ella lleva implícita la prevención, se puede decir que hay una traición. Las FFAASS deben tener una obligación prioritaria de defender las fronteras de la nación española y preservar la seguridad de los españoles. Y no se está cumpliendo. Regalar 30 millones de euros en plandemia mientras hemos visto suicidios de compatriotas hosteleros y cierres de miles de empresas en España es una auténtica aberración.

¿Es consciente la gente del peligro real en el que estamos?

No. Y lo digo otra vez o las veces que hagan falta. No. Las masas son llevaderas por los medios masivos y la TV, y lo que no es peligroso en la TV deja de serlo en las mentes de la gente. Pero si lo es. Y no es necesario llegar a un enfrentamiento armado, pues yo no lo sé si eso ocurrirá así o no. Es muy difícil saberlo y más arriesgado aún aventurarlo. Lo que sí se puede hacer es prever lo que sí está ocurriendo en otros países producto del choque multicultural que los propios inmigrantes provocan. Esos choques culturales (como ya han dicho muchos generales del ejército francés) pueden desembocar en guerras civiles del tipo étnico. Pero, para llegar ahí, antes hay un camino que ya he repetido: impacto negativo en nuestra sociedad, del tipo social, étnico y económico. Sustitución demográfica y pérdida de ayudas públicas en beneficio de los inmigrantes ilegales que son legalizados masivamente, y, posteriormente sustitución laboral.

Ustedes en Identitarios antes que Vox ya denunciaron lo de Canarias y ahora les han abierto diligencias por dar la voz de alarma en ese momento.

Exacto. Vimos venir esto hace mucho tiempo. Y el 21 de Noviembre organizamos una manifestación a pie en Tenerife con el lema “Salvemos nuestra identidad; sin integración no hay inmigración”. Unas semanas después (a primeros de diciembre) aparecía Abascal a pasearse por las islas con cierta repercusión, mayor que la nuestra, pero con menor reacción de los globalistas. Lo cual es un cierto indicador.

Para colmo nos acusan de un presunto delito de discriminación racial que es inexistente, a deducir por las diligencias incoadas, y este próximo 28 tendremos que declarar ante la fiscalía. Sabemos y tenemos seguro que Identitarios va a salir absuelto de este proceso y va a demostrar que estamos defendiendo la identidad de los españoles y denunciando la invasión y su gravedad sin incumplir la ley.

Hay que valorar la labor de su partido en defensa firme de la identidad. ¿Cómo plantean ustedes esta defensa identitaria?

La identidad de los españoles es posiblemente de las más antiguas de Europa si no la más antigua. Eso tiene un gran valor. Es de total injusticia que desde las instituciones se aliente a defender la identidad de los pueblos y sus aspectos diferenciales (culturales, folklóricos, étnicos, sociales, económicos, naturales, etc.) y los españoles no podamos hacerlo. Es injusto y absolutamente insostenible.

La defensa de la identidad además en el caso de España es fundamental para poder mejorar si cabe la segunda economía de la nación y la segunda potencia mundial, que es el Turismo en España. Pero además, en la identidad, hay aspectos patriotas, de sano patriotismo, conociendo y valorando la diversidad española en la unidad y la unidad de España en la diversidad. Todo lo que está ocurriendo en España últimamente desde el punto de vista político, pandémico, migratorio o económico, tiene una consecuencia negativa contra nuestra identidad que además está íntimamente relacionada con nuestra soberanía. La pérdida de soberanía, desgraciadamente ya es incuestionable.