Vox es el enemigo a batir de todo el arco parlamentario, el partido que hace daño porque va a socavar los cimientos de un sistema clientelar y corrupto que impone sectariamente su ideología marxista, una auténtica dictadura del pensamiento único.

Por eso quieren acabar con Vox por todos los medios usando todo tipo de malas artes, insultos, agresiones etc. Pero Vox, a diferencia de PP y Ciudadanos, no se acobarda ante los ataques de los intolerantes y no va a dar un paso atrás en defensa de sus principios.

La sede nacional de Vox en Madrid ha vuelto a sufrir hoy domingo un ataque vandálico con destrozos y pintadas en su fachada. Es el segundo ataque en ocho días. Esto es algo que no se puede consentir en país como en España. ¿Se atreverán a condenar este ataque el resto de partidos? ¿O callarán con un silencio cómplice?

La sede de unos 2.000 metros cuadrados, fue estrenada en la precampaña del 10-N, cuando el partido de Santiago Abascal.  Fuentes de Vox aseguran que éste "es el segundo fin de semana seguido" en el que atacan su sede.

Esperemos que se tomen los medios necesarios para acabar con estos actos vandálicos protagonizados por los que se dicen demócratas y son marxistas radicales y anti sistemas.