Dice Casado, el chico de los recados de Aznar, que: “al PP no se ocupa, ni le preocupa” la moción de censura de VOX, es decir los problemas de España.

Y que nadie piense mal.

Escribo desde la más total y absoluta independencia política, pues solo soy dueño de mi voto, y ejerzo el derecho a favor de quien considero conveniente, sin atadura alguna.

Como dice un tío mío, ya casi nonagenario, sólo voto al partido que creo que me va a perjudicar menos, pues tengo claro que ninguna va a beneficiarme, ya que todos buscan su propio beneficio, y no el nuestro…

Pero VOX, hoy por hoy, es la alternativa a ese corrupto sistema, como en su día lo fue PODEMOS, aunque ya se ha visto que son más de lo mismo.

Y con VOX es posible que pueda suceder algo parecido, pero al menos tienen derecho al beneficio de la duda.

Me duele España.

A cualquier persona con dos dedos de frente, y que se sienta patriota español, y no solamente catalán, vasco o aragonés, por ejemplo, tiene que dolerle el hundimiento del crédito político, económico y social de nuestra Patria.

O, más bien la falta de crédito, de forma que pronto engrosaremos las listas de “estados fallidos”.

Aquí lo único que sigue funcionando bien es esa máquina trituradora de nuestros ingresos o propiedades llamada la AEAT, Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Todo lo demás, fiscalías y juzgados incluidos, y no digamos las numerosas administraciones públicas existentes (muchas de ellas innecesarias), es papel mojado.

Casado es un zascandil, dicho sea con todo respeto, pero no pasa de ser el jefe de gabinete de Aznar, lo que toda la vida había sido la figura, por otra parte muy respetable, del secretario particular.

Su curriculum académico y profesional en realidad es un “ridiculum vitae”, y a sus casi cuarenta años, han tenido que ayudarle para poder obtener una licenciatura o grado en Derecho, en una universidad famosa por “facilitar” el acceso a sus títulos y, de paso, un máster, obtenido por la convalidación de los “no estudios” previamente realizados, pero sí certificados por la Universidad Juan Carlos I, que tiene la misma seriedad que el rey demérito.

Soy consciente de la geometría de los números, y de que los números no dan para que triunfe la moción de censura, pero al menos los españoles no lanares podremos oír las verdades del barquero… Y luego que cada cabeza saque sus propias conclusiones.

Como me decía siempre mi madre, que en gloria esté, cuando me veía abatido por los golpes que te va dando la vida, de la mano de algunos hideputas: “Lucha siempre, Ramiro, y no te rindas nunca”.

Y eso es lo que está haciendo VOX.

Lo demás no está en su mano.

A nadie puede exigírsele que haga más de lo que puede, o como decía también mi madre: “Nadie está obligado a dar más de lo que tiene”, cuando se presentaban muchas personas a comer, y no había demasiada comida…

Tengo un amigo, pepero perdido (yo también he tirado mi voto muchos años, votando al PP), que seguirá votando a ese partido –más bien partida- hasta que España desaparezca por los desagües de la Historia, y siempre le digo lo mismo: ¡tú sigue votando al PP, que así ayudas a Iglesias (el cerebro) y a Sánchez (el tonto útil), a seguir en el poder hasta la total destrucción de España!