Creo no haber sido la única que ha recibido con total  indiferencia la  noticia del  cambio de algunos de los ministros del hasta ahora Gobierno de nuestro país. 

No me ha supuesto ningún trauma su salida  porque tampoco  su trabajo ha dejado en mi ninguna huella positiva , de hecho hay algunos  exministros que creo que solo dejaron huella en sus viajes por el espacio.

Ahora se nos presentan unos nuevos ministros dentro de un cambio profundo ideado por Pedro Sánchez, lo cual de entrada, ya me hace echarme a temblar. 

Como no podría ser de otra manera, el Presidente hizo una comparecencia televisiva de 9 minutos (sin preguntas) a la hora del telediario. De todos es sabido  que al Sr. Sánchez le gusta más aparecer en televisión que, como decía mi abuela, a un “tonto un lápiz”. 

Aprovechó para, a la vez que relataba la lista del personal entrante y saliente, hacer un pequeño mitin asegurando que este cambio de personal favorecería la recuperación económica y la creación de empleo. 

Bueno, vamos  a ver como cambia la manera de mejorar la economía y el empleo en nuestro país cuando  los cambios no han afectado  a los ministerios eminentemente económicos. 

Así, la cartera de Hacienda se ha mantenido en María Jesús Montero, Yolanda Diaz mantiene el Ministerio de Trabajo y Nadia Calviño sigue como Ministra de Economía. 

En esta “sublime “comparecencia también se quiso poner énfasis en la renovación generacional  y en el aumento de la cuota femenina del nuevo equipo de Gobierno. 

Vamos por partes. La edad media del Gabinete ha pasado de 55 a 50 años, lo que a mi modo de entender no tiene ni la más mínima importancia, aunque puedo estar equivocada, por supuesto, pero sinceramente no acabo de ver en este dato una renovación generacional. 

Por otro lado, la cuota femenina  en el Gobierno, según afirmó Pedro Sánchez,ha pasado del 54% al 63%. 

Es otro dato que, según el Presidente, nos debe esperanzar en cuanto a una nueva etapa con mejores resultados económicos  y laborales. 

Yo no veo la relación por ningún  lado, por supuesto, sin desmerecer a la gran juventud que ha entrado en el nuevo Gabinete y ni a la gran cantidad de féminas. Creo profundamente en la experiencia y ésta, en la mayoría de ocasiones la da la edad, pues son los años de experiencia los que te hacen ser un entendido en una o unas materias concretas. Y el hecho de ser mujer, y yo que lo soy, no asegura una mayor eficiencia ni ser mejor que un hombre aunque hayas sido alcaldesa de Puertollano, alcaldesa de Gandía, alcaldesa de Gavá, Presidenta del Senado o Delegada del Gobierno en Aragón. 

Espero otra comparecencia en breve del Sr. Sánchez ( desde España si puede ser, porque se le ve mucho en el extranjero pero poco en el país que preside) para ver si decide tomar cartas en el asunto de la pandemia, o como está haciendo hasta ahora, decide seguir  mirando para otro lado y deja que las autonomías hagan lo que puedan.