**Izquierda liberticida y separatistas son ante todo partidos de ladrones. Supieron desde el primer momento que tenían que robar la bandera de la democracia, porque con ella  podían amparar  otros mil robos, desde el de la historia al de los parados.
**Lo más terrible en la profanación de la tumba de Franco no fue la acción de  la mafia liberticida socialista-comunista-separatista más un Tribunal Supremo corrupto, sino la no-acción colaboradora de sus auxiliares del PP, de la banda farisaica de los obispos y de los monárquicos, afectados por una pulsión suicida, como en el 31. Estos delitos termina pagándolos la sociedad.
**VOX ha cometido el error de hablar solo en sordina de la cuestión de Franco: es la cuestión clave de la democracia y la subsistencia de España. Es preciso verlo a tiempo. Y muy fácil de defender: “¿Por qué el antifranquismo exige la anulación de las libertades? ¿Por qué su versión de la historia necesita una ley soviética para sostenerse?”.