La implicación de España en este conflicto a remolque de EEUU y de la UE lleva ocasionando a España unas pérdidas millonarias.

Hay cosas que nuestro gobierno no nos cuenta, de lo importante que son las sanciones económicas a Rusia y que afectan a la economía española .Las exportaciones de nuestras empresas proceden fundamentalmente de las pequeñas y medianas empresas, exportamos a Rusia, carne de vacuno, de porcino, fruta, pesca y marisco.

Desde el año 2014 en que se implantaron las sanciones al régimen de Putin , hemos tenido unas pérdidas de 500 millones de euros , lo que supone más de 4000 millones de euros en estos ocho años. Todo esto por hacer el seguidismo con los ojos cerrados a la política estadounidense, empeñada en meter la mano en Europa.

Las exportaciones de las pequeñas y medianas empresas españolas suponían un 70% de las exportaciones españolas a Rusia, como vemos esto no perjudica a las grandes empresas, una vez más los gobiernos ignoran como sus decisiones afectan a nuestros agricultores y ganaderos, que ya han recibido un nuevo varapalo con las declaraciones del impresentable ministro de consumo Alberto Garzón.

España suministraba a Rusia el 24% de los productos frescos que exportaba la UE. El gobierno europeo liderado por Ursula Von der Leyen debería haberse preocupado, igual que nuestro gobierno, de apoyar y buscar mercados para estos productos que ya no vendemos a Rusia.,pues no ha sido así. La UE ha sido incapaz de absorber esta oferta de productos Españoles y han tenido que ser los propios empresarios los que agudizando su ingenio y su buen hacer, han ido a buscar mercados en China, Japón y Corea.

Rusia no ha tenido problema en buscar otros mercados como son China, Turquía y Bielorrusia.

Pero hay países europeos como UK, con poco comercio con Rusia o Italia, que hace oídos sordos a las sanciones que impone la UE, otros países tienen posibilidad de diversificar su oferta como sucede con Francia.

Se suma a todo esto que según los expertos las sanciones no han sido efectivas, ya que si el motivo de las sanciones económicas, era hacer desistir a Rusia de sus propósitos, se ha comprobado que después de ocho años, no se ha conseguido doblegar al Presidente Putín.

Además se suma a esto las contra sanciones que Rusia nos puede aplicar, como han sido el cerrar sus mercados a productos europeos que no estaban afectados por las sanciones.El gobierno Ruso tiene otras alternativas de sanciones a occidente como puede ser la imposición de subir las tarifas aéreas a los aviones de EEUU y UE  que sobrevuelen territorio Ruso, prohibir la exportación de cohetes espaciales que la NASA utiliza para lanzar satélites gubernamentales de EEUU.

Tenemos que tener mucho cuidado, mejor dicho El Gobierno debería tener mucho cuidado cuándo se pone en el primer tiempo del saludo con las órdenes que desde EEUU le vienen a la UE.

El Gobierno de Sánchez ya ha recibido el primer aviso del embajador Ruso en Madrid, qué ha advertido de las consecuencias que puede tener este apoyo incondicional a las postura Española en el conflicto de Ucrania.

El gobierno socialista comunista de España es capaz de sumar enemigos allá por donde va .Estamos enfrentados al  Reino Unido con el asunto no resuelto del brexit y Gibraltar, hemos dejado de ser socio confiable para los EEUU, Marruecos un día si y otro también hace lo posible por crear conflictos con Ceuta y Melilla si no cambiamos la postura sobre el Sahara, en Ibero América no paran los gobiernos populistas de insultarnos y de que pidamos perdón por el descubrimiento de América, que si no la hubiésemos descubierto, ahora Biden y Kamala Harris andarían en taparrabos.

La pérdida de de influencia de España a nivel internacional es total, no cuentan con nosotros en la UE, somos irrelevantes en el concierto internacional.

Los gobiernos están para buscar soluciones no para crear problemas donde no los hay.

Cuándo se toman decisiones en política intencional hay que tener presente las consecuencias para los ciudadanos Españoles.

El único problema es que este gobierno español jamás piensa en sus ciudadanos, solamente piensa en seguir hasta el 2023 en la Moncloa, o si puede ser un poco más como ya dejado entender Sánchez para mantener la presidencia europea en el segundo semestre de 2023