Ya hemos hablado en múltiples ocasiones sobre deseo sexual y, sobre todo, de un tema que nos preocupa mucho a todos/as : el bajo deseo sexual. Pero en este post vengo a daros una perspectiva diferente porque…¿Sabías que la juguetería erótica y nuestra libido están muy relacionados?
 
A lo largo de la historia, los juguetes para adultos han sido utilizados en terapia sexual así que, si ni tan siquiera lo sospechabas, ¡necesitas seguir leyendo! Empecemos por el principio, ¿cómo funciona el deseo sexual? y, lo más importante ¿qué puede hacer que el deseo sea más bajo?
  • El deseo sexual no funciona a voluntad, todo lo contrario, forzarlo es el mayor seguro de que no aparezca. Es instintivo o provocado, pero nunca forzado.
  • Para que haya deseo todo “tiene que estar bien”. Debemos de estar relajados, con un buen clima.
  • El estrés, las preocupaciones y el cansancio son tres grandes enemigos del deseo sexual.
  • Algunos medicamentos, sobre todo los psicológicos, afectan directamente a nuestra función sexual sin saberlo.
  • La falta de satisfacción y el aburrimiento son otro de los grandes alimentos del bajo deseo sexual.
Por todo esto, es importante ser conscientes de que el deseo debe de ser estimulado día a día. ¿Cómo? Cuidando nuestra salud, cuidando nuestros hábitos diarios, cuidando a nuestra pareja y, por supuesto, cuidando que nuestras relaciones sexuales sean divertidas, placenteras y creativas.
 
Esto último suele ser lo más fácil de lograr, aunque es verdad que no todo el mundo es igual de creativo. Una idea genial son los juguetes eróticos. Existen de mil tipos, sus funciones son infinitas y, sin duda, son una herramienta fabulosa para, como comentábamos antes, que las relaciones sean más divertidas, placenteras, creativas y, por supuesto, satisfactorias.
 
 Me gustaría dejarte un poco de inspiración en este sentido así que te animo a entrar en la web de Vibralia. Podrás encontrar un montón de propuestas y, ahora ya sabes, ¡deja tu deseo volar, que no decaiga!