(Claudicar nunca, Rendirse jamás)

Irreversible error del ilegítimo gobierno español: enfadar al sátrapa, el Sexto Mojamé, colando de matute a Brahim Ghali. Intento de revertir los efectos: cambio de ministro en exteriores. Arancha González Laya por José Manuel Albares Bueno. Lo mismo da, el país norteafricano nos vuelve a chantajear y, sobre todo, humillar. Desde luego, Marruecos mosqueado, muy mosqueado al acoger al "enfermito" Ghali, criminal personaje del polisario aliado a Argelia. Y nuestro infausto gobierno, vaya, ignorando la guerra que existe ambos países magrebíes. Los cruciales gasoductos, gambito y contragambito: pierden los españoles, dudoso suministro.

Españoles, como putas por rastrojo

Ahora, Israel cierra acuerdos con Marruecos para buscar petróleo y gas en pleno Sáhara y aguas canarias. La firma para explorar hidrocarburos en 109.000 km cuadrados llega nueve meses después del acuerdo entre Marruecos, Israel y Estados Unidos. Aguas canarias, pues, que no son canarias y, por ende, españolas, por nuestros traidores sociatas y peperos que capitanean el sórdido sistema del 78: parásitos carroñeros, eficaces sirvientes de una narco-oligarquía nepotista, pedófila y cleptocrática. Cleptocracia y, sobre todo, Criptocracia. Lo de siempre: lo visible exotérico y lo esotérico invisible. Aguas: ni canarias ni españolas, internacionales pues.

Hoy Marruecos, magníficamente colocado en la geopolítica. Los primos de Zumosol para lo que sea: Sáhara Occidental, Ceuta, Melilla y Canarias. Nuestros gobiernos, la taifa canaria incluida, inermes, fementidos, traidores. Y la población canaria, cobardeando. ¿Dónde quedaron los guanches? Para mear y no echar gota. Eso sí, en el ínterin, la "invasión" subsahariana no se detendrá. Y nuestras aguas serán violadas, mancilladas, expropiadas, buscando pingues y suculentos yacimientos de tierras raras.

España, una nación ocupada

Marruecos amplió 200 millas su zona económica exclusiva y la plataforma continental en 350 millas, en marzo de 2020, al inicio de la PLANdemia. Curioso. En la práctica, supone apropiarse por toda la cara las aguas del Sáhara Occidental y solapar las españolas, sobre todo las de las Islas dicen que Afortunadas.  Las aguas del Sáhara y todo lo demás.

Excelentes relaciones con Tel Aviv y Washington, Rabat ha ido firmando más acuerdos con empresas del país en otros dominios, como los decisivos fosfatos. Por su parte, también ha acordado la exploración de otros pozos de gas con compañías británicas. ¿Y España geopolíticamente? Nada. Un país ocupado, sin más. Su territorio canario, tan evidente. En fin.