El único motivo por el cual, desde Génova han decidido votar NO a la moción de censura de VOX es por pura soberbia. La falta de iniciativa de los populares y la blanda oposición que están ejerciendo contra el gobierno socialcomunista ha provocado que sean los de Abascal los que hayan tomado la iniciativa y a pesar de ser la tercera fuerza en votos, erigirse como el principal partido de la oposición.

Una vez anunciada la moción de censura por parte de VOX, la pelota estaba en el tejado de Pablo Casado. Tenían que tomar una decisión y han optado por la peor, por puros y erróneos cálculos partidistas y electoralistas. Se piensan que votar SI, que sería lo natural, es ponerse a los pies de VOX y precisamente por eso se niegan en rotundo y son capaces de traicionar a sus votantes y lo que es peor, a sí mismos.

Ahora tendrán que explicar a sus votantes cómo han sido capaces de pulsar el mismo botón que socialistas, comunistas, etarras y separatistas. Estamos, sin lugar a dudas, frente al peor gobierno en el peor momento posible y no es momento de sacar la calculadora, sino de arrimar el hombro hacía una misma dirección que pasa, cada uno desde su sitio, por dar por terminado cuanto antes el mandato del ilegítimo Pedro Sánchez.

No es posible comprender como PP, CS y UPN deciden votar que NO en favor de Pedro Sánchez, el presidente más mentiroso de toda la democracia. No es posible comprender cómo van a votar NO junto con Podemos, defensores de regímenes autoritarios y comunistas. No es posible comprender cómo van votar NO junto con Bildu, brazo político de ETA. No es posible entender cómo van a votar NO junto con JxCAT, ERC, CUP y PNV que son partidos abiertamente separatistas cuyo único fin político no es otro que destruir la unidad de España.

Esta decisión marcará un antes y un después en el espectro político del centro-derecha/derecha español. Si con todos los acontecimientos de estos últimos meses son incapaces, por soberbia y egoísmo, de dejarse llevar por sus propios intereses en vez de actuar en beneficio del bien común que exige la sociedad en estos momentos, Pablo Casado y el PP habrá cavado su propia tumba.