El general Batet detiene y encarcela al Presidente de la Generalitat y todos sus Consejeros.

*  Las fuerzas de Seguridad del Estado detienen y ponen a disposición de la Justicia a más de 3.000 radicales pro-independencia de Cataluña

 

 

Si ayer hablábamos de la actuación del general Batet cuando la sublevación y Golpe de Estado que dio el Presidente Companys en 1934 para conseguir la independencia de Cataluña y proclamar el “Estat Catala” de la República catalana, que terminó con la rendición, la detención y el encarcelamiento de todas las Autoridades de la Generalitat y más de 3.000 radicales que había participado con las armas en la mano hoy vamos a repasar lo que sucedió desde el momento en que fueron detenidos Companys y los suyos, ya al amanecer del día 7 de octubre.

En primer lugar el general Batet, siguiendo las instrucciones del Gobierno de Madrid, designó Delegado del Gobierno al Teniente Coronel Francisco Jiménez Arenas,  y como alcalde de Barcelona a un comandante del ejército, para que no se quedase la ciudad sin autoridades.

Y tras las primeras medidas de carácter militar, tomadas para restaurar la legalidad como fueron la destitución y arresto del Presidente Luis Companys y los miembros del consejo ejecutivo, el Gobierno adoptó una batería de medidas administrativas encaminadas a controlar las instituciones catalanas y administrar dicha región. El 9 de octubre un decreto del Gobierno ordenaba a las Delegaciones de Hacienda  de las cuatro provincias catalanas que incautaran los impuestos cedidos a la Generalitat. El 1 de noviembre se nombra un Comisario General de Enseñanza para que supervisara a todas las instituciones dedicadas a la educación pública en Cataluña. El 24 de noviembre otro decreto autorizaba al Gobierno para que asumiera la dirección de los servicios de orden público cedidos a la Generalitat en virtud del Estatuto.

Pero el decreto más importante fue el publicado el 14 de noviembre por lo  que se autorizaba  al Gobierno a presentar un proyecto de ley para suspender las competencias  legislativas de la Generalitat  dada la participación del Presidente, el Consejo Ejecutivo de la misma y buena parte de los miembros del Parlamento catalán en el movimiento subversivo de octubre, pero manteniendo el Estatuto en lo posible ya que como se decía en el preámbulo del proyecto de ley: ” el Estado español, fiel guardador de las normas constitucionales, se halla obligado a reconocer y amparar el Estatuto como parte integrante de su ordenamiento jurídico”.  En el proyecto de ley se proponía el nombramiento de un Gobernador General para Cataluña que asumiera las funciones del Presidente y el Consejo Ejecutivo de la Generalitat hasta que volviera a restablecerse el Estatuto cuando las circunstancias así lo permitieran. Se  establecía también una comisión que estudiara una reorganización de la Generalitat y de las competencias asumidas por estas. La ley fue aprobada en enero de 1935 y la persona nombrada para ocupar el cargo de Gobernador General fue Manuel Portela Valladares, que ya había sido con anterioridad y por dos veces Gobernador civil de Barcelona, bajo la Monarquía de Alfonso XIII.

Toma de posesión de Portela Valladares como Gobernador General de Cataluña a la izquierda de la imagen y junto a Portela aparece el General Batet y a la derecha el teniente coronel Jiménez Arenas

Pero, en seguida el Gobierno se planteó la necesidad de buscarle una solución jurídica a la situación y llevó al Congreso de los Diputados un Proyecto de Ley para suspender la autonomía catalana.

Proyecto que produjo debates intensísimos entre las Izquierdas, las Derechas y el Centro, ya que unos querían acabar de una vez por todas con el espíritu independentista de los catalanes y otros solo pretendían resolver el problema que había planteado Companys con la proclamación del “Estat Catala”. Al final se aprobó una Ley que entró en vigor el 2 de enero de 1935, fue esta Ley:

 

PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS 

 

 

EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA 

 

A todos los que la presente vieren y entendieren, sabed 

 

Que las CORTES han decretado y sancionado la siguiente

 

LEY 

 

Artículo 1.° Quedan en suspenso las facultades concedidas por el Estatuto de Cataluña al Parlamento de la Generalidad, hasta que las Cortes, a propuesta del Gobierno y después de levantada la suspensión de garantías constitucionales, acuerde el restablecimiento gradual del régimen autonómico. 

 

Artículo 2.° En el período transitorio de que se habla en el artículo anterior, asumirá todas las funciones que corresponden al Presidente de la Generalidad y a su Consejo Ejecutivo, un Gobernador general que nombrará el Gobierno, con facultades de delegar en todo o en parte las funciones atribuidas a dicho Consejo. 

Al cesar el período transitorio, si antes no se hubiera reformado el Estatuto, el Gobierno podrá confiar su representación a un Delegado, para el ejercicio total o parcial en Cataluña de las funciones no atribuidas a la Generalidad. 

 

Artículo 3.° El Gobierno nombrará una Comisión que, en el plazo máximo de tres meses, estudie los servicios traspasados y valorados y proponga los que durante este régimen provisional deban subsistir, los que deban rectificarse y los que deben revertir al Estado, señalando en cada caso las normas a que deberá sujetarse la ejecución de los acuerdos adoptados. 

En todo caso, las normas referentes a los servicios de Orden público, Justicia y Enseñanza, serán objeto de una ley. 

 

Por tanto: 

Mando a todos los ciudadanos que coadyuven al cumplimiento de esta Ley, así como a todos los Tribunales y Autoridades que la hagan cumplir. 

 

Madrid, dos de Enero de mil novecientos treinta y cinco. 

 

NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES 

Presidente de la República

 

ALEJANDRO LERROUX GARCÍA

 El Presidente del Consejo de Ministros, 

 

 

Portela tomó posesión del cargo el 10 de enero de 1935 sucediendo al teniente coronel Jiménez Arenas, con lo que la Generalitat volvía a estar presidida por un civil que además consiguió se le devolvieran las competencias de orden público. Portela  llegó a este puesto  con la idea de buscar la normalización política de Cataluña y en su discurso de toma  de posesión dijo: La obra que tenemos por delante es la de conciliar y establecer la conjunción de las ansias que la Generalidad de Cataluña representa con las funciones esenciales e intransmisibles del Estado español. 

A pesar de sus buenas intenciones, la labor de Portella Valladares se limitó principalmente a gestionar el orden público pero sirvió para devolverlo a la primera fila de la política nacional de tal manera que Alejandro Lerroux lo nombró Ministro de Gobernación en la remodelación del gabinete de abril de ese mismo año de 1935.

 

 

Por la transcripción Julio MERINO