El día 17 del presente mes de abril, Vox abre su campaña electoral, para la Comunidad de Madrid, en Móstoles, una localidad de raigambre histórica en su lucha hace más de dos siglos contra la invasión francesa. La candidata que es Rocío Monasterio, ejemplar madre de cuatro hijos y buena conocedora del comunismo de Cuba del que huyó con sus padres en su día, señaló que  "hay que combatir una a una todas las políticas de izquierda, y para eso ha venido Vox". Por su parte el Presidente del Partido, Santiago Abascal, que le acompañaba, destacó que los comicios del próximo 4 de mayo "no son solo unas elecciones regionales… Afrontamos una encrucijada para toda España, en la que se juega el principio del fin del Gobierno de Pedro Sánchez".

En sus intervenciones, ambos líderes políticos explicaron por qué han decidido arrancar la campaña en una ciudad del sur de Madrid, resaltando que: "Móstoles tiene mucho simbolismo; en Móstoles tuvimos a esos madrileños aguerridos que se levantaron contra los franceses", ha afirmado Monasterio, que defiende que "por ese espíritu valiente, Vox va a llegar al Gobierno de la nación". Se encontraban frente al monumento de Andrés Torrejón, el alcalde de la localidad que animó a los ciudadanos a levantarse contra la invasión napoleónica en 1808. Centenares de seguidores se acercaron para vitorear a Abascal y a Monasterio.

Santiago Abascal que definió certeramente con pocas pinceladas el gobierno que tenemos, también señaló que los madrileños se juegan en las próximas elecciones "el asalto comunista a la Comunidad de Madrid", que haría empeorar todas las cosas mucho peor de lo que ya están. No fueron pasados por alto los altercados violentos que los intolerables ocasionaron en Vallecas, y de los que ya se dio cuenta en estas crónicas anteriormente. Fue en la presentación de la  candidatura, de Rocío Monasterio, en la conocida como 'Plaza Roja' de Vallecas, donde se produjeron los altercados, con lanzamiento de objetos, como piedras o adoquines, que finalmente ocasionaron, cargas policiales después de que diferentes miembros de colectivos antifascistas como 'Vallekas Antifa' o 'Bukaneros' rodearan el espacio donde estaban realizando el acto para intentar boicotearlo, escupiendo toda suerte de insultos. Noticias publicadas por los periódicos de izquierdas, fuertemente subvencionados por el gobierno social-comunista, como las televisiones de tal signo, pusieron a las víctimas en el lugar de los agresores, invirtiendo los términos, como es su natural. En Vallecas ocasionaron casi una cuarentena de heridos, la mitad policías. Muchos de estos pequeños monstruos, terroristas en potencia, que a punto estuvieron de matar a alguna persona, ya fueron detenidos por la policía.

Se han celebrado tras el acto de Vallecas otros más, que no fueron atacados, por distintos barrios madrileños, que se nombran por los izquierdistas, como el "cinturón rojo" en actitud desafiante. (En esta tarde del día 19 de abril se está celebrando otro mitin, en Fuenlabrada, hasta ahora, en paz)

El Presidente de VOX, dijo también algo del PP, contra uno de los últimos llamamientos del líder popular. "¿Qué hace Casado implorando una foto de familia vacunándose junto a Sánchez?", ha añadido Abascal. "Con Sánchez ni nos vacunamos ni acudimos a una fiesta". Aún así, y a pesar de las críticas a los populares, ha manifestado que tras las elecciones "apoyarán a quien esté en disposición" de impedir la llegada del "comunismo" al Ejecutivo madrileño.

Vox, que es más bien un movimiento popular contra las injusticias y arbitrariedades del gobierno, está compuesta por trabajadores a los que no engañó Pedro Sánchez y su socio comunista de Galapagar. Y algunos desengañados también se están afiliando. Son todos, gente normal que tiene sentido común, amor por las cosas, y quieren la paz y el progreso. Los asociados de  VOX son gente muy distinta a los que se nombran orgullosamente, "progresistas" de izquierdas, y corrompen el lenguaje, por donde empieza toda corrupción. Como las cosas se definen por sus contrarias, ya se sabe dónde nos llevan los "progresistas"... Los líderes de VOX forman un conjunto limpio, reflejo de sus asociados, con clara y fuerte voluntad, sin el menor indicio de corrupción, que siempre antepone España, a sus intereses partidistas o de grupo de extrema necesidad; su lucha sólo se basa en buscar la paz, la justicia, y el bien de la Patria: quiera Dios que lo consiga.