En estos días han acelerado la presión sobre los “no vacunados”. Aquellas almas bondadosas que nos tratan con mayor benevolencia nos consideran  “víctimas  de  ignorancia supina y obsesos de lo ‘conspiranoico’”. En resumen, que somos gente de mente infantil,  a lo sumo.  O candidatos pintiparados  para  la visita a un psiquiatra.  Sin duda les debemos estar muy agradecidos porque, al menos, nos libran de las garras de quienes nos fusilarían por enemigos del “bien común” y de la “salud del mundo” o nos llevarían directamente a un manicomio. ¡Qué le vamos a hacer! …, ¡paciencia!

Cada día que pasa, creo menos en la definición clásica: “el hombre es un animal racional”. Solo un irracional puede  admitir  esa comedia letal inventada por  la Sinagoga de Satanás, con el fin de liquidarnos mientras se ríe de la Humanidad.   Personalmente,  estoy “a prueba de bomba” y nada me afecto demasiado, de lo contrario estaría hundido y desesperado contemplando el panorama.

Las pruebas de la estupidez general son abrumadoras.  Durante casi dos mil años, la Iglesia Católica  ha ofrecido al mundo  el brillo de las mentes más preclaras; sin embargo, últimamente.  cierta  Jerarquía parece haberse vuelto tarumba.  Las pruebas son constantes. El Sábado pasado, por ejemplo,   estaban reunidos en la catedral de Santiago de Compostela todos los obispos españoles y celebraban una misa  solemne, pues bien, el Arzobispo celebrante “consagraba” --o sea,  procedía a la realización del  mayor milagro que pueden hacer los hombres  -- convertir el pan  y el vino en  el cuerpo de Cristo , Dios y hombre -- y lo hacía con la boca tapada  con el “bozal”  (¡ ese degradante utensilio  convertido por orden de la  Sinagoga de Satanás  en parte ya inseparable del cuerpo de los hombres de hoy!). Viendo el futuro con  humor, todo parece anunciar, la realidad de que  ver a los niños  saliendo del vientre de sus madres con el bozal incorporado. Es cuestión de pocos años.

Una vez más dejo constancia de que no me pienso poner  esa vacuna jamás;  nunca  he sido enemigo de las vacunas pues son una solución genial. Desde que se implantó la  de la gripe me la he puesto cada  otoño.  Pero ésta es “otra cosa, como llevo explicado.

Mientras  no cambie la esencia de la misma  no me la dejaré inyectar,   por varias razones: La primera  por el “material  de la vacuna”.  No es admisible, por criminal, buscar “la salud” --que tanto dicen proteger -- a costa de utilizar  los cuerpos asesinados de niños “abortados”.  Tendría la sensación  insoportable de  notar la circulación  por  mis venas --día y noche--, de un líquido  demoníaco.  Sólo “pensar en su elaboración”,  iniciada con la trituración de cuerpos infantiles en una túrmix,… me impediría dormir.

La segunda,  porque  toda mi vida –como buen español—he hecho lo que me ha dado mi realísima gana  y,  si  no me sentía a gusto,  me  alejaba del sitio  y por lo tanto  -- y a mi edad,-- no voy a cambiar. Jamás admitiré las imposiciones... Resumiendo: ni me he vacunado,  ni nadie me obligará a consentir que me inoculen esa mezcla criminal.  Sobre todo en razón del fin que persiguen sus inventores,  expresada muy claramente por los hijos de Satanás -- Bill Gates  junto con el otro gran   cabrón que dirige los destinos de España  mediante el pelele de Pedro Sánchez- : ¡eliminar el  85% del género humano! Para “ellos” vivir mejor.  

Ahora,  aclaremos algo que me han pedido: El pensamiento de ciertos eclesiásticos al respecto.

Sostienen  “ellos”, que  debemos oponernos a todo tipo de cooperación con cultivos celulares procedentes de abortos..., (los utilizados para crear las vacunas anti-Covid, los caldos celulares procedentes de aborto) y solo creen posible  aceptarlos forzados,  como “mal menor”. 

Personalmente, no estoy de acuerdo con esa postura, pero debo dejar claro la “no autorización” por parte de la Iglesia, o sea, la  contraria a lo proclamado, por  los medios de comunicación, incluso católicos

 

A partir de ahí, es usted libre para actuar pero, por favor, no diga que lo hace en  defensa de los demás,  ni adamita  el endiosamiento de los científicos --que han metido la pata.

Por otra parte,  los farmacéuticos protestan porque no se informa a los padres  sobre el origen y los contenidos de las vacunas que les ordenan inocular a sus hijos. Máxime, cuando es sabido que la Organización Mundial de la Salud (OMS), está llena de corruptos, vendidos a las grandes industrias y firmas farmacéuticas, mientras exigen fe, como si la ciencia fuese una religión dogmática. 

Y, por si fuera poco, los mismos que se han vacunado se rebelan y proclaman haberlo hecho presionados. Proclamando, además,  que “existe el deber grave de usar las vacunas alternativas y de invocar la objeción de conciencia,  pues  presentan problemas morales”; que,  quien no se vacune no tiene por qué ser castigado sino, más bien,  aplaudido;  y, el que se vacune,  tampoco debe ser condenado, sino solo informado de las consecuencias.

Como conclusión,  espero ingenuamente que haya más hombres inteligentes y valientes  que necios y apocados,  a la hora de elegir la respuesta como hombres libres,  en el momento de responder a quienes aspiran a vernos a todos esclavos y mansitos.

Está el capítulo de los que “se venden” pero son tan despreciables que no vale la pena dedicarles nuestro tiempo. Lo importante es trasmitir la información fundamental, pues vivimos en unos momentos en que la Humanidad se está jugando su libertad y la razón de existir. Y me encantaría lograr que dejemos de  ocuparnos en temas intrascendentes (nubes de humo que distraen de los verdaderos problemas) para demostrar que somos  verdaderamente racionales y nos preocupa los serio y responsable.